scorecardresearch

Joyas bibliográficas para revivir el amor por la lectura

Jesús Hoyos
-

La XXVII Feria del Libro Viejo y de Ocasión se retoma en el parque del Salón, tras al parón del año pasado, con la participación de cuatro librerías de la Comunidad que aportan unos 20.000 títulos

Joyas bibliográficas para revivir el amor por la lectura - Foto: Óscar Navarro

Más de 20.000 libros raros y descatalogados de incontables formatos y géneros son el principal atractivo de la XXVII Feria del Libro Viejo y de Ocasión, que se inauguró ayer y exhibirá los tesoros bibliográficos llegados desde varias provincias de Castilla y León. 


La cita cultural, ubicada como es habitual en el parque del Salón, se celebra hasta el próximo 20 de junio y su horario de apertura es de 11 a 14 y de 17 a 21.30 horas. El evento regresa a la ciudad con un estricto protocolo de seguridad tras el parón obligado del año pasado por la pandemia.


En la edición de este año participan cuatro librerías, dos de León y dos de Valladolid, sin haber presencia de ningún negocio palentino o del resto de España. Aun así, la oferta es muy amplia y variada, ya que cada librería ha traído entre 4.000 y 6.000 ejemplares de hasta dos siglos de antigüedad.


«El atractivo de esta feria es infinitamente mayor a la del libro nuevo», opinó su responsable de organización y propietario de la librería Maxtor de Valladolid, Maximiano San José, quien reconoció que la principal diferencia entre ambos formatos es que, en el suyo, «dispones de lo que cada librero ha ido encontrando con el paso de los años», y no solo promoción de las últimas novedades, como a su juicio ocurre en la feria enmarcada en los festejos de San Antolín. Algunos de ellos llevan en el negocio más de cuarenta años y han recopilado «de todo», incluyendo libros técnicos y científicos o tratados sobre filosofía y arte. 


Bibliofilia. San José, con cuarenta y dos años de negocio a sus espaldas, lleva tiempo editando bajo su propio sello reproducciones de libros antiguos, llamados facsímiles. Es un evento dedicado a los bibliófilos, aquellos que sienten amor y pasión por los libros. Aunque expresó que el término coleccionista no le gusta demasiado, reconoció que, en algunos casos, sí se puede hablar de coleccionismo. «Cuando el bibliófilo se adentra en un tema concreto, como el cervantino o el taurino, pasa a ser especialista y coleccionista de esa materia», explicó.

 

Toño, de Libros Pariente, tampoco se ha perdido esta cita ineludible para los amantes de la literatura. El librero se mostró ilusionado con la edición palentina después que en Valladolid funcionara «muy bien» durante el mes de abril. «La gente estaba deseando salir, era la primera feria que hacíamos en ocho meses», aclaró. Entre sus 5.000 ejemplares, los visitantes podrán encontrar «desde cuentos o cómics hasta teología pura y dura», señaló un librero que lleva dedicándose a esto casi cuatro décadas y no teme al e-book. También manifestó que se trata de una ocasión «perfecta» para hacerse con los clásicos que se leen en los colegios o para recordar las lecturas que hacían los niños hace cuarenta o cincuenta años. 


En fin, mucha literatura que tiene un valor especial para muchas personas que, por ejemplo, «leyeron un libro en su momento, les gustó y ahora pueden comprarlo por diez euros en lugar de veinticinco», subrayó. Y es que aquí los libreros venden, más o menos, a la mitad de precio. «Necesitamos lectores», concluyó, «desde señoras mayores que buscan cuentos para sus nietos a adolescentes». 


Desde Librería Cajón Desastre, José Manuel Suárez se mostró impaciente por volver a ver las caras conocidas que recuerda de sus otras visitas a la capital palentina. 


La tradición se retoma así en Palencia gracias a la colaboración de la Concejalía de Cultura y la Asociación de Libreros de Viejo y Antiguo de Castilla y León (Alvacal), contemplada en un convenio mediante el que el Ayuntamiento aporta 1.200 euros para facilitar su celebración. 


El alcalde, Mario Simón, agradeció a los libreros su compromiso con la ciudad  y animó a los palentinos a «rebuscar entre las joyas que estos profesionales especializados nos han traído».