Mañueco compromete 100M€ a la industria agroalimentaria

Rubén Abad
-

El presidente de la Junta visita Cascajares, que ha invertido 1,2 millones de euros en una nueva nave destinada al empaquetado. La firma factura 15 millones de euros y da trabajo a 55 empleados

Mañueco compromete 100M€ a la industria agroalimentaria - Foto: Sara Muniosguren

La industria agroalimentaria de Castilla y León, con más de 37.000 empleados, lidera el ranking nacional de productividad y es la más arraigada al territorio, principalmente al medio rural, contribuyendo a generar riqueza y oportunidades de empleo. Para ayudar a consolidar los proyectos ya en activo y facilitar la implantación de otros nuevos, el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, comprometió ayer, durante su visita a las instalaciones de Cascajares en Dueñas, 100 millones de euros que ayudarán a crear empleo y fijar población. Una importante inyección económica para un sector que representa, según señaló Fernández Mañueco, el 5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la región.
Paralelamente, el líder del Ejecutivo autonómico apostó por una fiscalidad «inteligente y moderada, más favorable para el medio rural». En esta línea, habló sobre la necesidad de suprimir el impuesto de donaciones y sucesiones entre padres e hijos para facilitar el traspaso de poderes también en el ámbito empresarial, amén de abaratar en un 25 por ciento de media el suelo industrial y facilitar la transformación digital de las compañías. Sin olvidar el plan de crecimiento dotado con 200 millones de euros.
En este sentido, Fernández Mañueco, expuso la importancia de la internacionalización de las empresas asentadas en la Comunidad. «Hay que apoyar las para que sean la punta de lanza de la exportación de nuestros productos, porque es fundamental ganar presencia en los mercados internacionales», afirmó. Y es que, a juicio del presidente autonómico, «Europa es fundamental, porque es garantía de fortaleza y de seguridad frente a la inestabilidad de los mercados». 
En lo que al ámbito regional se refiere, subrayó que es importante que haya un gobierno autonómico cercano a los empresarios, a los trabajadores y a las administraciones locales. «Entre todos estamos consiguiendo que esta Comunidad sea más dinámica, se creen más oportunidades y se generen más empleos», dijo. Asimismo, destacó la colaboración de la Junta con la industria agroalimentaria y enarboló el «gran trabajo» que realizan las organizaciones agrarias y los grupos de acción local en pro del medio rural y las industrias radicadas en él.
AMPLIACIÓN DE CASCAJARES. La empresa Cascajares, con 15 millones de euros de facturación (dos terceras partes fuera de España, principalmente Europa y Canadá), una plantilla de 55 empleados y una perspectiva de crecimiento del 10 por ciento, ha invertido 1,2 millones de euros en la ampliación de sus instalaciones en el polígono industrial de Dueñas. Más concretamente, en la construcción de una  nave destinada al empaquetamiento final de los productos. 
Entre las innovaciones de esta nueva sala, destaca un robot colaborativo y una máquina de rayos x que duplica el sistema de seguridad alimentaria. «Ahora haremos una doble revisión del producto final, pues los rayos x se suman al detector de metales con el que ya funcionábamos», explicó el cofundador, Francisco Iglesias.
Por su parte, Alfonso Jiménez, presidente y CEO de la firma, resaltó el crecimiento que ha experimentado la empresa desde su nacimiento hace un cuarto de siglo, en 1994. «Son 10 las veces que hemos tenido que invertir y ampliar nuestra empresa en estos 25 años desde que Francisco y yo pusimos esas 160.000 pesetas (algo menos de mil euros al cambio) para iniciar el proyecto». A renglón seguido, Jiménez aseveró que la agroalimentación «aporta valor y empleo al medio rural» y que las administraciones les han ayudado «a llegar hasta aquí». No sin olvidar a sus socios y empelados, con los que reconoció que «es una gozada trabajar».
Del proyecto de Cascajares, el presidente de la Junta dijo que «son un ejemplo a seguir», para añadir que «Cascajares demuestra que el medio rural es capaz de generar oportunidades y que desde los pueblos se puede conquistar el mundo» y pone de manifiesto «la importancia de abrirse a los mercados internacionales». Por último, Fernández Mañueco calificó como «fundamental» en este éxito el trabajo de los Grupos de Acción Local (44 repartidos por las nueve provincias de Castilla y León), de los que precisó que «realizan una labor esencial en el desarrollo rural y la creación de empleo».