scorecardresearch

Condenado a muerte por Poncio Pilato

Rubén Abad
-

INCLUYE VÍDEO | La Sentencia abre el ciclo procesional de la capital tras dos años de ausencia por la covid-19. La talla viste de morado en recuerdo de las víctimas de la pandemia. La UME acompaña a la imagen

Toda espera tiene su recompensa, y la de la Semana Santa de Palencia llegó ayer en forma de procesión tras dos años de ausencia obligada en las calles de la capital por la pandemia de la covid-19. La encargada de abrir el ciclo procesional fue la hermandad penitencial de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y de María Santísima de la Esperanza con su talla de Ventura Gómez Rodríguez (2011). Imagen con la que los palentinos tuvieron la oportunidad de reencontrarse hace unos días en forma de cartel, obra de Chema Manzano, que ha elegido un primer plano de las manos de la talla para el cuadro que ilustra esta fiesta declarada de interés turístico internacional.

Salir o no hacerlo fue una decisión difícil. Un cielo encapotado y una lluvia intermitente, intensa en algunos momentos, obligó a hacer un receso de media hora en la salida, tal y como fijan los estatutos de la hermandad. Fue una espera muy tensa, que los costaleros realizaron  junto a la talla, y el público asistente paraguas en mano a pie de calle. Media hora pegados al móvil y mirando al cielo, hasta que finalmente el agua cesó. En ese momento sonaron los aplausos de algunos hermanos, emocionados por recuperar una tradición perdida temporalmente con la pandemia.

La meteorología fue caprichosa en la tarde de ayer, y obligó a modificar el recorrido previsto. Más concretamente, se optó por acortar por los Cuatro Cantones en lugar de continuar hacia el palacio de la Diputación en vista de que la lluvia podía estropear la única talla de la procesión, cargada a costal, y entorpecer el trabajo de los 35 costaleros que la cargaban. Entre ellos se encontraban varios miembros de la Archicofradía de la Santísima Cruz y Pasión de Nuestro Señor Jesucristo de Santander, que ya acompañaron a los cargadores de la Sentencia en el Ensayo Solidario de marzo.

Condenado a muerte por Poncio PilatoCondenado a muerte por Poncio Pilato

Más allá de las circusntancias adversas por el tiempo, Cristo de la Sentencia volvió a estar acompañado, en esta ocasión unicamente por dos efectivos e la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Quinto Batallón desplazados desde la Base Militar Conde de Gazola de El Ferral del Bernesga, en la vecina provincia de León. Con este gesto, la hermandad  agradeció la inestimable labor realizada en la provincia por la unidad más joven de las Fuerzas Armadas durante los meses  duros de la pandemia. 

Guiño que repitió, a modo de homenaje y en recuerdo de todas las víctimas de la covid-19 en estos dos años de pandemia, con la túnica morada que lució el Señor de la Setencia en lugar de la color burdeos que suele vestir en esta procesión que conmemora, mediante un acto penitencial dedicado a la Sentencia de Cristo, pasaje evangélico en el que Jesús es injustamente condenado por Poncio Pilato a morir crucificado, abriendo así el camino hacia la cruz. 

La túnica es una donación realizada por los hermanos Julio Martín y Daniel Gallardo, si bien éste último no pudo completar su sueño de portar la imagen engalanada con su hábito ya que, precisamente, dos años antes, el 8 de abril de 2020,  falleció a los 47 años víctima del coronavirus.

ACOMPAÑAMIENTO MUSICAL

El acompañamiento musical corrió un año más a cargo de la banda de cornetas y tambores de la Santísima Trinidad de Palencia que desde su fundación ha participado en todos los actos celebrados por esta hermandad penitencial. La agrupación musical surgía en 2017 de la fusión entre la de Padre Nuestro y la del Cristo de la Buena Muerte, habiéndose estrechándose aún más los lazos de hermandad que ya se habían iniciado con ésta última banda en su etapa en solitario. 

Como novedad, estaba previsto que los músicos de esta formación silenciaran sus instrumentos en el tramo comprendido entre la plaza del Cordón e Isabel la Católica para favorecer la presencia de personas con trastorno del espectro del Autismo. La acción se desarrolla en colaboración con Mundo Azul.