Más viejos y más solos

DP
-

Sucesos como el del hombre cuyo cadáver fue localizado en Aguilar dos meses después de su fallecimiento sacan a la luz los datos del número de personas que viven en soledad

Más viejos y más solos - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en España hay más de dos millones de mayores de 65 años viviendo solos. Teniendo en cuenta que en 2018 se registraron en nuestro país 4,7 millones de hogares unipersonales, la cifra representa casi la mitad del total. 
La Encuesta Continua de Hogares (ECH) es una investigación que ofrece información anual sobre las características demográficas básicas de la población, de los hogares que componen y de las viviendas que habitan. La información se ofrece desagregada por comunidades autónomas y provincias, por lo que resulta muy interesante a la hora de analizar las tendencias de la sociedad y su actual situación. 
Atendiendo a los últimos datos, publicados en abril de este mismo año, en Castilla y León hay 154.500 personas que viven solas. Yendo un paso más allá y estrechando el foco a nivel provincial, el estudio revela que son 9.400 los palentinos de 65 o más años que no tienen compañía en el hogar. Hay que tener en cuenta, además, que la esperanza de vida va en aumento, por lo que cada vez somos más viejos y estamos más solos. Una realidad que, por cierto, afecta más a las mujeres.
Más viejos y más solosMás viejos y más solosSucesos como el ocurrido en Aguilar, donde el pasado día 1 agentes de la Guardia Civil encontraron el cadáver de un hombre de 67 años que vivía solo en su domicilio, al que nadie había echado de menos y que podía llevar muerto, al menos, dos meses, traen a debate cuestiones relacionadas con datos como los que revela la ECH.
¿Cómo pudo ser que nadie denunciara la desaparición de un hombre que trabajó durante años en la recepción de un conocido establecimiento hotelero de Aguilar? ¿Qué llevó a Constantino García a vivir en completa soledad? ¿Disponía de algún tipo de ayuda social? Estas son solo algunas de las preguntas que se hacen los vecinos de Aguilar. Muchos de ellos no recuerdan al fallecido o se refieren a él como una persona "poco sociable".
Según fuentes consultadas por Diario Palentino, fue un conocido el que se acercó hasta su domicilio e informó a la Guardia Civil de que algo raro ocurría. El mal olor y la acumulación de correspondencia en el buzón (sobre todo electoral) dieron la voz de alarma. Interrogados por la Benemérita, los vecinos confirmaron que hacía tiempo que no veían a este hombre que, al parecer, vivió con su madre hasta que esta falleció y aunque tenía familiares en la villa galletera, no existía relación entre ellos. 
El número 11 de la calle Modesto Lafuente fue su hogar y también el lugar en el que murió una persona ya jubilada cuya autopsia reveló que la muerte fue en circunstancias naturales. La ausencia de esquelas hizo que el hecho pasara desapercibido en Aguilar, aunque al parecer, su cuerpo fue incinerado poco después de ser extraído del domicilio. 
OTROS CASOS. No es el primer caso de este tipo que se da en la localidad, aunque lo cierto es que nunca había pasado tanto tiempo desde el fallecimiento de la persona hasta su localización. Bien es cierto que en municipios de mayor tamaño estos sucesos se dan con mayor facilidad. "En el pueblo, la proximidad es mayor. Si no se da cuenta el vecino, se percata el tendero o el dueño del bar de abajo", indican desde el Ayuntamiento
Sin embargo, siempre hay excepciones, y más cuando se trata de casos como el de un hombre que, tal y como apunta el CEAS, "no encajaba en los perfiles de la ayuda a domicilio o la teleasistencia". En cualquier caso, no habrá que perder de vista las estimaciones del INE, que calcula que en 15 años habrá 5,8 millones de personas viviendo solas. Vejez y soledad, problemas de hoy que se agravarán mañana.