scorecardresearch
Ilia Galán

LA OTRA MIRADA

Ilia Galán

Poeta y filósofo


Sin pan

12/06/2022

La recolección se había logrado en un verano que había llegado precipitado, con calores extremados y pese a problemas varios, altísimo el precio de los carburantes, los desastres de lejanos conflictos... Pero se pudría en los almacenes porque no llegaban camioneros, no querían llevar la producción de un sitio a otro, faltaban candidatos a esos puestos laborales. Ya habían tenido problemas para recolectar en el campo y habían solicitado trabajadores sudamericanos. Los españoles no querían trabajar con salarios tan bajos y, sin embargo, seguía siendo el país de la Comunidad Europea con mayores tasas de paro. Casi tres millones de personas sin empleo en mayo, uno de cada tres jóvenes sin trabajo, mas no querían pastorear o recoger fruta, que en muchos pueblos y aldeas cae abandonándose sobre la tierra, porque se prefiere vivir de los subsidios que da el gobierno o bien colgarse de la parentela y seguir viviendo del cuento, de los progenitores, mientras continúa la fiesta antes que ir a ganarse el sustento. Piden también en la hostelería camareros y no encuentran, y otro tipo de personal para servicios varios, ahora que vuelven los turistas a visitarnos... Lo ideal sería que los sueldos pudieran ser atractivos, pero entonces tal vez no serían competitivos... En cualquier caso, no tiene sentido traer de fuera miles de inmigrantes a trabajar como pastores o agricultores, camareros o bien otros puestos necesarios, habiendo millones aquí de brazos cruzados, cobrando del estado apaños, pues no son estimulados para ir al trabajo, mientras vivan bien acomodados... Y más cuando se anuncian hambrunas por la guerra en Ucrania, ya que el pan en el mundo puede faltar, y mucho. Sin embargo, España es un país rico en recursos alimentarios... Sector esencial que no debe ser abandonado. 
«Pan» (???) era el dios griego de pastores y rebaños, a veces representado como un fauno en la mitología romana, tocando su flauta y persiguiendo ninfas, pues también lo era de la fertilidad. Nuestra fecundidad es mínima, la natalidad hispánica deja un futuro vacío: deseos improductivos. De Pan, que no podía ser despertado sin sufrir su ira salvaje cuando dormía la siesta, sale la palabra «pánico». Pánico es lo que comienzan a sufrir millones de personas en el mundo por la falta de pan o grano, por el hambre amenazante..., y España sesteando. «Pánta», en griego: «todas las cosas», nos recuerda cómo el pan es esencial hoy para la supervivencia de nuestra especie. Cierto es que «no solo de pan vive el hombre», como decía el Resucitado, pero sin pan, sin comida, muchos sufren y mueren, y el amor que predicaba se cumple no solo con buenas palabras sino sobre todo con acciones. Mientras haya hambre en el mundo no podemos quedarnos con los brazos cruzados. «Quien no trabaje, que no coma», decía San Pablo. Es justo.

ARCHIVADO EN: España, Empleo, Paro, Hostelería