«Nos ha faltado potenciar la marca Castilla y León»

P. Velasco
-

Nacido en Valdepeñas (Ciudad Real), en 1970, es militar en excedencia y está licenciado en Historia Medieval. Antes de su salto a la Consejería de Cultura al inicio de esta legislatura, era el director gerente de la Fundación Miguel Delibes

«Nos ha faltado potenciar la marca Castilla y León» - Foto: Leticia Pérez (Ical)

Pocos meses después de su desembarco al frente de la Consejería de Cultura, Javier Ortega realiza un balance positivo de esta primera etapa porque considera que ha trasladado su «filosofía» a todos los colectivos implicados, aunque matiza que no llegó con «el ánimo de hacer tabla rasa». «Tenemos un trabajo ya realizado aunque nosotros vengamos con otra visión», aclara. A punto de vivir su primera Feria de Turismo de Interior (Intur) como consejero, cree que Castilla y León todavía tiene mucho recorrido a nivel turístico y apuesta por «ser inteligentes» en este aspecto e impulsar «la calidad» de nuestros servicios y la especialización.
En los primeros nueve meses del año, 6,8 millones de turistas han visitado la Comunidad. Una cifra que no ha dejado de crecer en los últimos años, ¿se marca algún tope?
Para esta legislatura nos habíamos marcado ocho millones de turistas y vemos que cada año se supera el porcentaje y el número. Pero siempre apuesto por no quedarnos ahí, no podemos quedarnos en la idea de que somos líderes. Tenemos que hacer reformas y ser inteligentes para adecuarnos a todos estos cambios vertiginosos que se producen en el mundo del turismo, porque antes todo el mundo iba a la oficina correspondiente para informarse y ahora las nuevas tecnologías han dado la vuelta a todo. Nosotros debemos ser inteligentes en ese sentido y aportar nuestro granito de arena para que ese turismo siga creciendo y que sea de calidad, de referencia y que el visitante no solo venga y pase el día, sino que pernocte.
El sector turístico es uno de los que más rápidamente evoluciona, ¿ha sabido Castilla y León adaptarse a los nuevos tiempos?
Yo creo que vamos progresando adecuadamente. Que seamos líderes me parece que es un indicativo importante que no debemos desechar por mucho que nosotros tengamos que estar constantemente al día. Si se mide la satisfacción del cliente es muy buena, pero ahí está esa nueva visión estratégica: no nos podemos quedar ahí y tenemos que dar pasos, no solo para satisfacer al visitante, sino que debemos atraer nuevos porque hay una competencia feroz en el mundo del turismo y tenemos que ser atractivos para dar un producto bueno a ese turista y que decida invertir una parte de su tiempo en nuestra Comunidad.
¿Cuáles son los sectores que más  interesan en la actualidad?
Nosotros vamos a apostar por un turismo internacional, que además sabemos que usa mucho el tren, que es sostenible, y tenemos aquí ahora mismo una red de infraestructuras que conecta toda la Comunidad. Tenemos esa relación con Portugal al que le prestamos una especial atención, porque es un país que lo tenemos a la vuelta de la esquina, compartimos frontera y en muchos aspectos compartimos cultura. Y tenemos un río, como es el Duero que vertebra toda nuestra Comunidad pero que desemboca en Oporto donde hay que tener en cuenta que desembarcan casi 12 millones de turistas extranjeros al año. Entonces debemos verlo como una oportunidad para que una parte de esos turistas visiten nuestra Comunidad.
Unos turistas que antes tenían preferencia por la oferta de sol y playa...
Sí, pero nosotros tenemos una materia prima incomparable. La realidad es que nuestra riqueza patrimonial es abrumadora, incluso es envidiada en algunas partes del mundo, pues vamos a utilizarla como recurso. Tenemos unos parajes naturales espectaculares, unos archivos maravillosos, una gastronomía importante, que además estamos introduciendo en toda esa estrategia tanto de difusión del ámbito del español como turístico... Nuestra oferta es muy buena y debemos caminar en ese objetivo de ofrecer un producto turístico para que el turista lo aprecie y nos convirtamos en embajadores de nuestra marca. Yo creo que si algo ha faltado ha sido potenciar esa marca Castilla y León.
Pero para conseguir una marca que aglutine todos esos aspectos, ¿se debería contar con la ayuda de todas las consejerías?
En esta nueva legislatura ese tipo de sinergías y colaboración va a ser una de las cosas positivas y en esa coordinación es en la que estamos intentando avanzar.
Uno de los ejes de su estrategia es la promoción de Castilla y León como destino prioritario para el aprendizaje del español. ¿Cómo se puede conseguir ese objetivo?
Hoy hay en torno a 560 millones entre hispanohablantes y gente que estudia español, por lo que debe convertirse en una herramienta cultural y un recurso turístico y económico importante. Ya se han hecho muchas cosas. No descubrimos el mediterráneo, porque hay ciudades como Salamanca o Valladolid, a través de las universidades, que se han posicionado muy bien en el ámbito asiático. Yo creo que Castilla y León tiene que convertirse en el destino principal para todos aquellos estudiantes que estén interesadas en aprender español. Recientemente, nuestro director general de Políticas Culturales ha estado en Estados Unidos fomentando el aprendizaje de español y mostrando Castilla y León como destino turístico; hace un mes estuvo en Roma donde no habíamos ido nunca; ahora en enero iremos también al festival de Kerala en la India. Es decir, tenemos que ser proactivos, no nos podemos quedar esperando, debemos buscar al futuro hispanohablante que al final van a ser embajadores de nuestra marca y hacer un plan de marketing en el que podamos vender nuestra cultura.
El turismo gastronómico es uno de nuestros potenciales en los últimos años, pero ¿cómo se puede impulsar y no perder oportunidades?
Recientemente hemos celebrado la mesa de gastronomía y dentro de la estrategia que pretendemos establecer durante esta legislatura se encuentra que la gastronomía esté implementada en todas las estrategias de las distintas direcciones generales, en torno a las grandes líneas culturales y el español, y de la misma forma en deporte, en turismo… Es decir, tenemos esa serie de vectores que al final convergen y que los tenemos que ver como una oportunidad. No puedes hacer una actividad sobre políticas culturales como ese Festival Internacional de Literatura que también queremos crear con carácter bienal, sin que la gastronomía esté presente. Cuando tuvimos la Mesa de la Gastronomía en Segovia sí que dejamos claro que ellos también debían aportar su granito de arena y yo creo que esa es la mejor manera, la colaboración entre todos y que no sea unidireccional. Yo creo que va a salir bien, soy muy optimista y los colectivos están muy implicados y contentos porque se cuente con ellos.
Sin embargo eso no es posible en el caso del turismo rural, ¿la Consejería va a hacer esfuerzos por volver a agrupar a este colectivo tras la disolución de la agrupación regional Acaltur?
Me consta que la directora general está trabajando en ese sentido con las asociaciones de turismo rural para tener interlocutores sólidos y además únicos, porque es muy complicado cuando se trabaja en ello tener 10 ó 15 interlocutores. Si tienes uno fuerte y único que traslade todas las propuestas y nos las hagan llegar a nosotros es muy positivo.
Intur también servirá de escenario para debatir sobre el futuro del turismo que tiende a especializarse cada vez más. ¿Ese es el objetivo?
El objetivo es tener un turismo más especializado, más sostenible, y más accesible. Nosotros tenemos el nuevo plan de accesibilidad, en el que vamos a empezar a trabajar en enero, pero que no solo se refiere a la accesibilidad física, sino la propia accesibilidad sobre cómo se planifica ese viaje. Pero también es la desestacionalización y la especialización por sector, porque tenemos muchos sectores en los que nos podemos especializar como el turismo enológico o el gastronómico, pero si venimos a explorarlo tendremos que ver cuáles son los recovecos que nos pueden dar más posibilidades. Y tenemos que trabajar también en la desestacionalización del turismo, por ejemplo estamos apostado muy fuerte por un turismo de congresos, que además sabemos que económicamente nos deja un retorno muchísimo mayor, y en el que vamos a crear ‘Castilla y León Convention Bureau’.
Últimamente se ha vuelto a hablar de la posibilidad de que Castilla y León se sumara a otras regiones que ya han implantado una tasa turística que grava las pernoctaciones. ¿Es partidario de su implantación?
Este tema lo he tratado con la alcaldesa de Segovia, que es quien ha propuesto el tema. En primer lugar, la creación de la tasa no es competencia de la Consejería de Cultura, en todo caso sería de Hacienda. En segundo lugar, si se hace una legislación es importante que sea de ámbito autonómico, porque si la crea una sola ciudad eso puede crear ciertos recelos porque a qué se van a dedicar ese dinero. Y luego, yo creo que es importantísimo que exista un marco nacional e incluso europeo. Entonces la cuestión es que hay que atenernos a cuál es la legislación nacional en este sentido y cuales son las recomendaciones. Creo también que crear una tasa, es verdad que Segovia tiene un enorme turismo para el que tiene que prestar una serie de servicios que a lo mejor con los medios que tienes puedes sentirte desbordado, pero también es cierto que ese turismo está creando riqueza. Yo en este ámbito creo que hay que ver cuál es la legislación europea en este sentido, porque creo que crear distintas tasas en una legislación que no sea de ámbito autonómico o que no sea igual para todos, desde mi punto de vista no sería lo más acertado. Creo que cuando se cree algo tiene que ser de ámbito autonómico y estar de acorde con la legislación nacional.
Una de las líneas que quiere potenciar su Consejería es la apertura de espacios que hasta ahora no se conocen por el público en general, es el caso de los archivos, tanto en el medio urbano como rural. ¿Cómo se consigue eso?
Siempre, como no puede ser de otra manera, con la colaboración. Aquí por lo general con el patrimonio actuamos sobre la ruina, restauramos y volvemos a cerrar. Nuestra estrategia cuál es: queremos iniciar un trabajo con la conservación proactiva, tenemos la digitalización, tenemos las herramientas tecnológicas disponibles para todo lo que se ha pensado en la conservación y la restauración patrimonial a nuestra disposición, y lo que queremos es implementar esas herramientas de conservación preventiva. Conservación preventiva y digitalización del patrimonio desde el primer momento, necesitamos una copia exacta de ese patrimonio. Pero también para difundirlo, existen ya museos virtuales, rutas que se pueden hacer, venderlo a través de internet. Todos sabemos que un edificio que se cierra es fruto de un nuevo deterioro, tenemos que ser inteligentes y audaces para dar uso a un patrimonio, porque es un recurso económico de primer orden. Te hablo de colaboración porque el 80 por ciento del patrimonio sigue en manos de la iglesia como titulares del mismo. Si entre todos, además del uso religioso, puede tener un uso artístico, cultural, incluso para personas que vengan a hacer reuniones y crear riqueza alrededor. Esa es la estrategia que trae la Consejería durante esta legislatura y hemos dado ya muchos pasos en esa dirección.
Esta estrategia va en línea con otra serie de acciones que quiere poner en marcha para luchar contra la despoblación. ¿Cómo se puede acercar la cultural al medio rural?
Todas las estrategias se encuentran en el ámbito de acción de atención al medio rural. No podemos dejar que muchas veces un vecino del medio rural se sienta un ciudadano de segunda porque no puede acceder a una experiencia cultural o porque se esté despoblando y nadie cuide su iglesia o porque el turismo no pase por su pueblo. Yo creo que la atención al medio rural es fundamental, nosotros estamos volcados en ello y vamos a disponer todo lo que sea necesario para dotar de bienes. A la hora de hacer exposiciones, queremos aplicar a través de un programa el concepto de economía circular a la cultura y en todas las fundaciones, patronatos o instituciones en las que estamos presentes y en las que invertimos una cantidad de dinero, los productos culturales que salgan de estas acciones, sobre todo exposiciones, puedan circular por nuestra comunidad y no se quede en algo efímero solo de un mes y se expongan solo en un sitio. Yo creo que vamos a hacer un esfuerzo importante, porque también hablamos de ese turismo de congresos que hay espacios en el medio rural donde se pueden llevar a cabo. Con el deporte tenemos un programa con el medio natural donde se pueden aprovechar los elementos naturales que tenemos. Es una riqueza que tenemos, que hemos cuidado y que al final tenemos que proteger para que lleguen a las siguientes generaciones.