Los mercadillos posponen su reapertura al carecer de género

J. Benito Iglesias
-

El presidente de la Asociación Gitana de Palencia (Gipal), Diego Lozano, confía en que un mayor aforo permita recuperar la venta ambulante y que haya alguna ayuda para el sector

Los mercadillos posponen su reapertura al carecer de género - Foto: Juan Mellado

La Asociación de Gitanos de Palencia (Gipal), a la que pertenecen los comerciantes de venta ambulante que se ubican en los mercadillos de la capital, ha decidido que no retomarán su actividad el próximo martes, 26 de mayo, en la fase 1 con el 25% de los puestos disponibles. Así lo puso de manifiesto ayer su presidente, Diego Lozano, quien señaló a DP que no es factible «ya que muchos de los vendedores adquieren género textil y otros productos al por mayor en el polígono de  Cobo Calleja situado en Fuenlabrada (Madrid). Aún no se sabe sí se podrá  viajar a estos grandes almacenes en la fase 2 o en la 3, al no estar nada claro, junto a la nula rentabilidad económica que representa abrir solo una cuarta parte, lo que supone 42 puestos».
Para el representante de la comunidad gitana, abrir ahora no es posible en la mayor parte de los casos. «El material del que disponen es de la temporada de invierno que no se ha podido poner a la venta y ahora no tiene salida. Podrían vender los tres o cuatro puestos de alimentación y los que se dedican a ropa de interior. Si se pasa de fase, cuando empiece junio los comerciantes ya están deseando trabajar y vender a sus clientes, que de momento es lógico que tengan algo de miedo a la hora de retomar la normalidad», dijo.
La idea del Ayuntamiento, aplicando las medidas contempladas en el Boletín Oficial del Estado, es la de sustituir el mercadillo de los martes en el paseo de la Julia al no poder garantizarse un control seguridad por la Policía Local, y  trasladarlo el mismo día al recinto ferial, donde se mantendría el del domingo, junto al del miércoles en el barrio de San Juanillo. 
Los mercadillos posponen su reapertura al carecer de género Los mercadillos posponen su reapertura al carecer de género - Foto: Juan Mellado«Si no quieren montar los puestos están en su derecho. No es una obligación y respecto a los micro-créditos, a los que podrían optar como autónomos los vendedores, es un tema que deben resolver con las entidades financieras o los entes asociados como el ICO», indicó ayer el alcalde, Mario Simón.
Diego Lozano señaló además que la comunidad gitana, mayoritaría en la venta de los mercadillos, ha pasado la pandemia sin poder trabajar «subsistiendo con lo poco que se tiene al vivir al día y tras haber invertido en ropa de invierno, compartiendo unos con otros, y esperando algún tipo de apoyo del Ayuntamiento u otras administraciones que no ha llegado, salvo alguna prestación social que ya percibía quien no llega al SMI y lo podía compatibilizar con la venta».
sin noticias. Además, apuntó que con el Consistorio «aún no se ha hablado y al colectivo, salvo que haya sido a alguien en concreto, no se le ha comunicado que se reabrirían a partir del martes los mercardillosn y en qué condiciones». 
Tal y como indicó el pasado miércoles el concejal responsable de Desarrollo Económico y Empleo, Urbano Revilla, además de limitar el aforo, «porque así lo marca la normativa vigente», desde el Ayuntamiento, «que es la entidad encargada de proporcionar la debida autorización administrativa para la celebración de los mercados semales», recordó, se ha decidido el mantenimiento de los días de celebración con el cambio de la sede del paseo de la Julia los martes, que pasa al recinto ferial . El motivo está basado en las indicaciones realizadas desde Policía Local, «al entender que, durante la fase 1, este espacio no reúne las condiciones necesarias para poder ejercer la labor de control del cumplimiento de las medidas exigidas por la norma».
Además, sostuvo que se autoriza el mercadillo ecológico  mensual de los domingos en la plaza mayor, con las restricciones de seguridad exigidas y la Agencia de Desarrollo Local establecerá qué puestos se instalarán en cada fecha de entre aquellos que tienen regularizado el pago de la tasa o han llegado a un acuerdo con el Consistorio para hacerlo y están cumpliendo.