scorecardresearch

El final de una feria histórica

Rubén Abad
-

Campos Góticos se despide de su afición taurina hasta el próximo año tras cinco tardes para el recuerdo. La corrida de rejones cierra un ciclo caracterizado por la buena entrada en los tendidos, como sucedió ayer una vez más

El final de una feria histórica - Foto: Óscar Navarro

Esto se acabó. La feria taurina de los sanantolines de este 2022, a la que muchos calificaron, no sin falta de razón, como histórica por sus rematados carteles -y así se ha confirmado con lo visto en el ruedo-, se despidió ayer de la afición palentina con un  saldo de 25 orejas, dos rabos y cinco puertas grandes en cinco tardes, todo un éxito. Campos Góticos entonó así su particular Pobre de mí hasta el año 2023 con una apoteósica corrida de rejones que congregó nuevamente a numeroso público en los tendidos de la plaza de toros, tres cuartas partes del aforo.

Y es que el toreo a caballo gusta especialmente en los pueblos de la provincia, donde hay una gran tradición ganadera. Como muestra, hasta la capital se desplazaron ayer los alcaldes de Ampudia (José Luis Gil, también diputado del PSOE), Cevico Navero (José María Rodríguez), Cordovilla la Real (Roberto Rodríguez), Espinosa de Villagonzalo (Pedro José Muñoz), Frómista (Fernando Diez), Fuentes de Valdepero (Fernando Martín), Hontoria de Cerrato (Juan Antonio Abarquero), Hornillos de Cerrato (Ignacio Valdeolmillos), Mazuecos de Valdeginate (Francisco Javier Melero), Ribas de Campos (Julio Martínez), Salinas de Pisuerga (Julián Aguilar), San Mamés de Campos (Jesús Salvador), Santa Cecilia del Alcor (Héctor Alonso), Sotobañado y Priorato (Miguel Abia, también diputado de Medio Ambiente) y Soto de Cerrato (Jesús María Sánchez), que siguieron la lidia desde el burladero.

Allí se encontraban también María Jesús Romón y Blanca y Herrero, ganadoras ambas con Diario Palentino de un pase para cada una a este privilegiado lugar en el que igualmente se encontraba la secretaria general de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León, Silvia Aneas, acompañada por varios jefes de servicio. Muy cerca de ellos andaba el consagrado rejoneador navarro Pablo Hermoso de Mendoza, atento en todo momento al quehacer en el ruedo de su hijo Guillermo.

En la barrera -engalanadas para despedir la feria con cuatro mantones de manila y un capote- se sentaron los diputados de Cultura, Carolina Valbuena, y Turismo, Francisco Pérez, que no se han perdido una corrida en Campos Góticos durante esta feria de cinco tardes de buen toreo. En esta ocasión estuvieron acompañados por la alcaldesa de Magaz, Patricia Pérez, y por la portavoz del PP en Herrera de Pisuerga, Ana San Millán (hija del que fuera alcalde de la ciudad norteña y diputado, Javier San Millán). La barrera también fue el lugar elegido por Julio Gancedo (Ubaser) y su mujer, Concepción López; así como el alcalde de Castromocho, Florencio Caballero. Los concejales capitalinos de Hacienda, Luis Miguel Cárcel, y Deportes, Víctor Torres, se decantaron por los tendidos en esta ocasión.

En ellos se encontraban también el director provincial de Educación, Sabino Herrero; el diputado provincial del PSOE, Amador Aparicio, y los dos de Ciudadanos, Jorge Llanos y Milagros Bodero. Por este mismo lugar optaron el diputado de Acción Territorial, Urbano Alonso, quien asistió a la última de abono junto a la senadora del PP, Mariví Álvarez, ambos de Cervera de Pisuerga. En representación del Ayuntamiento de Guardo se desplazaron los ediles de Medio Ambiente e Igualdad, Yolanda Miguel y Raúl Vallejo, respectivamente, ambos repetidores en esta feria.

En lo más alto del graderío, una cumpleañera a la que su sector felicitó a voz en grito y, no muy lejos de allí, la Banda Municipal de Música, que deleitó en su actuación final en el coso capitalino con los pasodobles Roberto Domínguez (en el paseíllo), Dauder, Lea Vicens (durante la lidia de la rejoneadora gala), Tercio de quites, Félix Rodríguez, Marcos de Celis y El gato montés como última pieza. Lo suyo sí que fue, una vez más, una actuación de puerta grande.

A los palentinos les gustaron ayer los caballeros rejoneadores, pero sobre todo los caballos que estos montaban. Ejemplares llenos de raza y poderío que se ganaron los piropos de los aficionados.