scorecardresearch

Militares birmanos lanzan su vehículo contra civiles en Rangún

Europa Press
-

Por el momento se contabilizan cuatro fallecimientos y varios heridos. Tras el atropello, las brigadas comenzaron a disparar contra los manifestantes que huían despavoridos mientras otras empezaron a detener a participantes rezagados

Manifestantes marchan durante una protesta contra el golpe militar en Mandalay, Birmania, en una foto de archivo. - Foto: EFE/EPA/STRINGER

Al menos cuatro personas han muerto en Birmania y varias han resultado heridas, entre ellas un periodista, en un atropello y un tiroteo posterior protagonizados este domingo por un grupo de militares que han lanzado su vehículo contra una concentración prodemocrática celebrada en la ciudad de Rangún, ha denunciado este domingo el Gobierno birmano en el exilio.

El atropello ocurrió en el barrio de Kyimyindaing, informa Khit Thit Media, escenario como en otras tantas ocasiones de una protesta contra la junta militar golpista que se hizo con el poder por la fuerza en febrero de este año.

Tras el atropello, varios militares comenzaron a disparar contra los manifestantes que huían despavoridos mientras otras brigadas empezaron a detener a participantes rezagados.

Las autoridades birmanas exiliadas han denunciado que al menos cuatro personas han muerto en este incidente, atribuido a "un vehículo del Consejo Administrativo del Estado que embistió a un grupo de manifestantes pacíficos tras acelerar de manera intencionada, antes de abrir fuego contra ellos", según ha hecho saber en su cuenta de Twitter.

Residentes de la zona explicaron al medio que, tras el suceso, un grupo de militares transportó varios cuerpos inmóviles en sus propias ambulancias y que ellos mismos procedieron a limpiar "manchas de sangre en la calzada".

La junta militar birmana no se ha pronunciado sobre estos incidentes.

Ante la represión de la junta militar, los opositores han comenzado a realizar protestas y movilizaciones menos multitudinarias, con más carga simbólica, en un intento por evitar nuevas masacres como las vividas los primeros meses desde que se impuso el golpe de Estado el 1 de febrero.

Según la Asociación de Asistencia para Presos Políticos (AAPP), una organización sin fines de lucro, al menos 1.300 personas han muerto y más de 10.000 han sido arrestadas desde la asonada.

ARCHIVADO EN: Birmania, Manifestación