El futuro de los parques solares y las granjas porcinas

Rubén Abad
-

UGT advierte que cien empleos del sector porcino podrían peligrar por los proyectos de parques solares. El secretario comarcal en Guardo, Carlos Mesa, está a favor de las energías verdes, siempre que sean compatibles con las empresas ya consolidadas

El futuro de los parques solares y las granjas porcinas - Foto: David Pérez

No hay proyecto empresarial en la comarca de Guardo que no comience con el pie torcido, al que no se le pongan trabas en el camino desde la administración o que sea incompatible con otras industrias ya consolidadas en el territorio. Este es el caso de los nuevos parques solares que se pretenden instalar en diferentes municipios del noroeste de la provincia, pues estos podrían poner en peligro la continuidad del sector ganadero de la comarca, especialmente el de la industria porcina, una de las más potentes y motor de empleo en la zona, tal y como señaló a Diario Palentino el secretario comarcal de UGTen Guardo, Carlos Mesa.
En concreto, el ugetista habla de un centenar de empleos en las granjas de cerdos que podrían irse al traste, y de una decena de ganaderos y una quincena de agricultores, además de los cazadores, los que podrían pasarlo mal si la implantación de los parques solares se lleva a efecto tal y como están planteados. El principal problema no es otro que el vertido de los purines, pues las naves destinadas a la cría y engorde de cerdos necesitan tierras de cultivo para depositarlos. Para ello, tienen acuerdos con varios ganaderos y agricultores de la zona. Tierras que, si son ocupadas por las placas solares, quedarían inservibles para este acometido, asegura Mesa.
En este punto, el secretario comarcal de UGT en el municipio guardense señala que sí está a favor de las energías limpias, siempre y cuando estas sean compatibles con otros proyectos ya asentados en la zona. «Sería factible colocar placas en 60 hectáreas en el norte de Guardo, 30 en el sur de la localidad, 50 en Mantinos o 100 en Villalba, pero no más de 1.000 hectáreas de terreno como pretenden». Una superficie que, a juicio de Mesa, causaría «un gran impacto medioambiental» en el noroeste de la provincia.
Según la información que maneja el sindicalista, la única justificación que impulsa a los ayuntamientos a seguir adelante con este proyecto no es otra que el dinero. En esta línea, subraya que las parcelas ocupadas por placas solares se pagan a entre 700 y 1.000 euros la hectárea por año. «Es mucho dinero para los municipios: unos 300.000 para Guardo (se prevén 300 hectáreas), 600.000 para Villalba (600 hectáreas) o 300.000 para Santibáñez de la Peña (300 hectáreas), pero apenas van a crear empleos, solo durante la fase de construcción». Por estos motivos, desde UGT-Guardo piden a la Junta, y especialmente a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, que «salga de su cueva» y diga «de una vez por todas» si va a permitir que los municipios sigan adelante con estos macroproyectos.
Plataforma ciudadana

Por lo demás, Carlos Mesa anunció la creación de una plataforma ciudadana, asesorada por abogados, para que los vecinos de la comarca de Guardo «conozcan toda la verdad sobre las empresas y personas que están detrás de la puesta en servicio de los parques solares en estos municipios».
«No podemos consentir, bajo ninguna circunstancia, que se vuelva a vender a esta zona de Palencia por los intereses de unos pocos, bien sea a nivel político  bien a nivel económico, como ya nos ha ocurrido en otras ocasiones», sentenció el ugetista.
Y es que, para el líder de UGT,en el extremo oeste de la Montaña Palentina, lo «primordial» ha de ser siempre la generación y el mantenimiento de empleo. «No nos vaya a pasar como los desmontes, con los que engañaron a toda la comarca cargándose la minería», finalizó Mesa.