scorecardresearch

60-70% de ocupación en turismo rural en julio y agosto

J. Benito Iglesias
-

El sector considera que en la provincia afectó que mucha gente viajó más en verano a destinos de playa tras la covid-19 y las cifras bajaron respecto a 2021. Septiembre está siendo «regular»

60-70% de ocupación en turismo rural en julio y agosto - Foto: Alberto Rodrigo

Las buenas expectativas iniciales de poder cerrar los dos meses más fuertes en cuanto a ocupación de turismo rural, julio y agosto, con cifras similares respecto al buen año que supuso 2021 -con una recuperación estimable tras la pandemia- no se han cumplido. Así, en los alojamientos de la Montaña Palentina la ocupación media se acercó al 60% y en Tierra de Campos la cifra subió hasta un 70%, con los datos aproximados facilitados por los establecimientos consultados, mientras en el mismo período de 2021 sobrepasó el 80%.

En el caso de la Red de Turismo Rural de la Montaña Palentina, en palabras de su presidente, Fidel González, se esperaba algo más de presencia de  clientes en los 43 alojamientos rurales -cuatro se han dado de baja en el último año- con 250 plazas disponibles. «Agosto ha ido bastante bien y casi llenamos, pero de julio no podemos decir lo mismo y algún propietario comenta que ha sido de los peores meses veraniegos de la historia. Mucha gente ha preferido destinos de playa o viajar al extranjero, sin juntarse tanto con familias y amigos en las casas rurales como un año antes. En cuanto a septiembre, esta siendo regular; hay llamadas y la ocupación esperada es de en torno al 50%», indica.

Recuperar las cifras de ocupación en turismo rural en la provincia para volver a las de prepandemia en 2019 no está siendo fácil. «Sí es cierto que en agosto de 2021 el resultado fue magnífico -con una ocupación bastante alta en julio y septiembre y cifras históricas- pero influyó que no se podía ir a otros sitios por las restricciones sanitarias. Este verano hubo dicho mes un 30% menos de clientes», asevera el responsable de la asociación turística.

En Tierra de Campos, con numerosos alojamientos diversificados en distintas ubicaciones, la situación de ocupación ha sido sustancialmente más alta que en el norte de la provincia. «En mi caso, con dos alojamientos, los he tenido al completo en julio y agosto y en lo que va de septiembre igual», señala Juan Bautista Herrador, socio fundador de la Asociación Palentina de Turismo Rural (Apatur), disuelta hace unos días al contar con una actividad mínima.

«No mantenemos contacto entre los asociados y, en vistas de que el movimiento era muy escaso, hemos registrado la disolución del colectivo. No obstante, en ocupación este año se ha notado en nuestro entorno más movimiento turístico y la gente ha permanecido más días aquí que antes», tal y como señala.

Por su parte, la propietaria del Hotel Rural San Hipólito de Támara de Campos, Anabel Pérez, también califica el verano como «de mucha gente» en su municipio y los entornos del Camino de Santiago y su alfoz. «Los visitantes han proliferado sobre todo en agosto, también se presentó con mucha gente la  primera quincena de junio, mientras julio fue más normalito. En septiembre ya solo abrimos fines de semana, pero está bastante animado y no nos podemos quejar. En este mes acude a nuestro establecimiento otro tipo de perfil de turista, que no viene tanto en grupo y es de otro estilo viajero. Estamos  contentos y la ocupación media veraniega aproximada es de un 70%», manifiesta.

«Para estar cerrando ya el verano la cosa no está nada mal. En pueblos como Frómista y Carrión se percibe una gran animación de visitantes y esto es bueno para toda la zona. Con otros propietarios que hablas te dicen que la ocupación de sus establecimientos está resultando bastante bien», puntualiza.

turismo activo. En cuanto al turismo activo -que combina el alojamiento con la organización de actividades complementarias al aire libre- en el caso de Dos Aves, empresa que realiza iniciativas relacionadas con la observación de naturaleza, las perspectivas son realmente muy buenas. «En general podemos decir que el resultado de clientes es mejor que el del año pasado, que ya de por sí fue bastante bueno tras el parón de la pandemia. La ocupación está siendo mayor y se puede hablar del 100 por 100, al igual que la participación en las actividades y rutas de naturaleza para observar varias especies de animales y plantas. En nuestro caso, incluso, en septiembre vamos a estar al completo ya que trabajamos con numerosos turistas británicos y también suizos», explica con satisfacción el empresario, que posee tres casas rurales con 27 plazas en Cordovilla de Aguilar.

Tino García se congratula de la creciente demanda de turistas europeos que tienen las distintas actividades relacionadas con las visitas a hábitats naturales, especialmente en los entornos de montaña. «En nuestros programas participan visitantes de cualquier país del continente. Además de suizos y británicos, que ahora son un 80%, llegan también alemanes, holandeses y de países escandinavos. En cuanto a los españoles, en julio y agosto han supuesto un 70% del total, pero en septiembre el porcentaje baja a un 5%», finaliza el empresario.