scorecardresearch

Arranca el riesgo controlado con repunte de indicadores

Carlos H. Sanz
-

Una placa recuerda Campos Góticos como «un bastión y un halo de esperanza frente a la pandemia»

Repunte de casos el día en que la provincia - Foto: Óscar Navarro

Nivel de riesgo controlado. Ese es el nombre que la Junta de Castilla y León ha dado a la «situación epidemiológica muy favorable» que atraviesa la comunidad una vez que se ha dado por superada la quinta ola de la pandemia de coronavirus. Un nivel que la provincia estrenó ayer con un repunte de los contagios, tras detectarse 18 nuevos casos en la provincia, 11 de ellos en la capital y el resto en las zonas básica de salud de Villamuriel, Venta de Baños, Paredes de Nava y Palencia Rural.

Habrá que esperar a la estadística de los próximos días para saber si es algo anecdótico -son 17 casos más que en la jornada anterior- o la provincia afronta una tendencia al alza, pero lo cierto es que ayer la incidencia acumulada a 14 días se elevó a 77,34 casos por cada 100.000 habitantes; y la registra a siete días vista, a 31,81.

No hay motivos para llevarse las manos a la cabeza. Ahora mismo, la provincia registra una incidencia similar a la registrada a mediados de junio, muy cerca de los datos a 14 días registrados durante la última semana de ese mes, cuando la relación de casos por cada 100.00 habitante se situó por debajo de 50, el mejor registro desde que en noviembre del año pasado la Junta de  Castilla y León comenzó a utilizar este sistema.

Cierre de campos góticos. Ese paso al nivel de riesgo controlado coincidió también con el cierre del centro de vacunación de Campos Góticos después de haber inoculado más de 100.000 dosis a la población. Solo durante el día de ayer, un millar de personas nacidas en 2002 y 2003 pasó por estas instalaciones para recibir su segundo pinchazo y, de esa forma, completar el ciclo de vacunación.

Una jornada agridulce para los profesionales y voluntarios, más de un centenar, que han sostenido este dispositivo desde el 8 de abril. A partir de ahora, el proceso de vacunación pasa a ser bajo demanda, con el sistema de autocita y en punto de La Puebla.

En reconocimiento a la labor de todos ellos, el Ayuntamiento colocó ayer una placa en la que se les rinde homenaje. «Nunca olvidaremos los momentos tan duros ni el trabajo y la dedicación de todos para proteger a los palentinos de la pandemia», aseveró el alcalde, Mario Simón, quien recalcó que la sociedad palentina «no se cansará de agradecer el trabajo incesante de los voluntarios y de los trabajadores», con palabras de reconocimiento para con el concejal Víctor Torres y el personal municipal de Policía, Bomberos Protección Civil y Cruz Roja, así como del PMD y de servicios como oficios, obras, electricidad y servicios sociales, «pero sobre todo para los profesionales del área de salud», añadió.

«Lugares como este van a permanecer en nuestra memoria. El pabellón de Campos Góticos será recordado por albergar el primer dispositivo de cribado y, posteriormente, de vacunación masiva que, verdaderamente, puso a prueba las capacidades del Ayuntamiento y del servicio sanitario de la Junta», añadió el primer edil.

«Un sentimiento extraño». Felisa Baños, directora médica de Atención Primaria, reconocía que todo el equipo tenía «un sentimiento extraño de alegría porque terminar aquí significa que hay mucha gente vacunada pero también de pena, porque se ha convertido en su casa». 

Sentimiento y balance compartido por Luzdivina Izquierdo, directora de Enfermería de Atención Primaria, quien señalaba que «se ha hecho un equipo humano que se siente muy feliz porque ha ayudado mucho a los palentinos». «Ha habido días de mucho esfuerzo, de mucho cansancio, en los que, sin embargo, al final de día el vacunar a 3.000 o 4.000 palentinos era un motivo de satisfacción porque avanzábamos en la lucha contra la pandemia», recordaba.

«No tenemos palabras para expresar lo satisfechos que estamos del comportamiento de la población palentina. En general, han sido muy disciplinados, aguantando algunos días largas colas o situaciones climatológicas adversas por calor o frío. Hay que felicitar a la población de la capital y la provincia por su comportamiento cívico, maduro y respetuoso», recalcaban.

Luzdivina Izquierdo realizaba también «un último llamamiento a aquel grupo de palentinos que tiene sus reservas por la vacunación por miedo, precaución o alguna otra cuestión». «Si estamos en otra fase de la pandemia y se están superando estas situaciones complicadas es gracias a las vacunas», resumía.

Víctor Torres, el concejal del equipo de Gobierno al frente de la organización del dispositivo, ponía en valor «un grupo humano excepcional que ha sabido coordinarse en todo momento». «Si dentro todo marchaba ligero gracias al trabajo de Cruz Roja y Protección Civil, era porque iba de la mano con el dispositivo de fuera, coordinado por Bomberos y Policía Local. «Y, lógicamente, gracias a los actores principales que eran los sanitarios, quienes han hecho un trabajo increíble. Cualquiera que haya pasado por aquí se habrá admirado del ritmo constante de trabajo, casi sin descanso. La sociedad palentina tiene que estar muy orgullosa», añadió Torres.