scorecardresearch

El desabastecimiento hace mella en las plantas de automoción

SPC
-

Michelin para este fin de semana en Valladolid, Nissan sufre retrasos en la llegada de materiales, Iveco condiciona nuevas paradas a la huelga y Renault modifica turnos por la caída de demanda

Instalaciones de Iveco en Valladolid. - Foto: Jonathan Tajes

Las grandes industrias de Castilla y León ligadas al sector de la automoción y sus auxiliares empiezan a sufrir los efectos del desabastecimiento de materias primas por la huelga de transporte que se unen a las consecuencias de la guerra en Ucrania. Michelin, Iveco, Nissan, Renault y las empresas auxiliares registran retrasos en la llegada de materiales y advierten del impacto en su producción industrial si continúan las protestas.

Michelin

Michelin informó a los trabajadores de la planta de Valladolid que paraliza la producción de forma total o parcial en cinco líneas este fin de semana y el 2 de abril debido a las "dificultades de aprovisionamiento" y la "tensión constante" en la recepción de materias primas, que explica está provocando "roturas de stock" en "semiterminados".

En su comunicación a la plantilla, la empresa explica que las medidas afectarán de forma total este sábado a tres líneas y siete equipos de trabajadores y de forma parcial a dos líneas y cuatro equipos. El domingo 27 de marzo la actividad queda suspendida de forma total en una línea, lo que afecta a un equipo. Además, el 2 de abril la compañía prevé paralizar una línea, lo que deja sin trabajar a dos equipos.

Estas medidas se adoptaron hoy, tras una reunión "extraordinaria", entre el comité de empresa de Michelin y la representación de la compañía debido al "problema de abastecimiento" en las materias primas y en la logística por la guerra de Ucrania y la huelga del sector de los transportes. Además, aclara que "no se realizarán ni cierres, ni arranques en ninguna actividad".

Nissan

Por su parte, la compañía Nissan advirtió de que aunque "no hay un riesgo de bloqueo de las operaciones industriales aún" por la huelga de transportes, determinados materiales "llegan con retraso" a su planta de Ávila. En este sentido, fuentes consultadas por Ical, explicaron que en ese sentido, las protestas "sí están teniendo incidencia" en su industria y advirtieron que "de continuar así, obviamente, aumentará la misma poniendo en riesgo las operaciones industriales de la planta".

Iveco

La compañía Iveco informó por la mañana de que en ese momento no tenía programadas nuevas paradas en Valladolid aunque todo dependerá de la evolución de la huelga de transportistas. La empresa de producción de camiones ligeros detuvo la producción de su factoría vallisoletana este miércoles por la falta de componentes fundamentales y en aplicación de las medidas de flexibilidad recogidas en el convenio colectivo.

Renault

La dirección de Renault comunicó a los sindicatos que la bajada de actividad motivada por una adecuación de la demanda del diésel, les lleva a suprimir el medio turno de la línea diésel k9 L2. Este cambio de organización afectará a 91 trabajadores a partir del 18 de abril, cuando se eliminará la rotación de turnos mañana/tarde, pasando a prestar sus servicios en el turno fijo de mañana, según informaron desde CCOO. La producción alcanzará casi 5.000 motores semanales. La comunicación de hoy a la Comisión Negociadora, abre el periodo de consultas, y el siguiente encuentro tendrá lugar el 8 de abril.

Clúster automoción

Por su parte, los casi 80 socios del clúster de la automoción de Castilla y León, Facyl, firmó un escrito dirigido a la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y a la ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, para exigir al Gobierno medidas "inmediatas y eficaces" para corregir la subida del coste energético.

En este sentido, criticaron "el incremento exponencial del precio de la energía está destrozando las cuentas de las empresas por el incremento de los costes fijos y variables y, por lo tanto, de la economía española. Ya hay demasiadas compañías que han visto reducido o anulado su margen de beneficio, por lo que ahora mismo, tenemos empresas que no obtienen ningún rendimiento de su actividad. De hecho, algunas de ellas han tenido que cambiar los turnos a fin de semana para intentar reducir el gasto en energía".

Recordaron que su sector es "intensivo el consumo energético" por lo que para la automoción "el coste de la energía es un factor crítico que marca de manera decisiva nuestra posición competitiva". Por eso, advirtieron de que la crisis actual "conduce al cierre masivo de compañías y la consecuente pérdida de puestos de trabajo".

"La estructura de precios del sector energético debe ser actualizada, porque si bien en su momento podía tener una razón de ser, es evidente que ahora mismo el sistema es perjudicial para garantizar el futuro de las empresas españolas", resumieron.