scorecardresearch
Froilán de Lózar

La madeja

Froilán de Lózar


Atapuerca 2022

03/06/2022

Soy curioso y crédulo por naturaleza. Cuando a primeros de abril, en compañía de amigos y colaboradores, pude visitar por primera vez la Sierra de Atapuerca, esperaba algo diferente. Sabemos por la información que se ha ido generando, que Atapuerca es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de toda Europa. La nota que empuja la diferencia o la particularidad es que en esta sierra burgalesa se han localizado gran cantidad de restos, que nos trasmiten gota a gota la historia de nuestros ancestros.
No pongo en duda los hallazgos de quienes realizan las excavaciones un mes al año, que es el tiempo que tienen estipulado para eso. Si hay algo más, que lo habrá, que revele la presencia humana: cómo vivieron, cómo murieron, su complexión, su parecido a nosotros, su vida, se piensa y ellos mismos así lo comunican, que está mejor y más seguro en la pared o en el subsuelo, que en los museos o en la calle. Esto para mí tiene mucha importancia y refuerza en parte mi credulidad. Porque yo me imagino al investigador, cuando localiza un cráneo, una mandíbula o un hueso, levantándolo como un trofeo, asiéndolo con cuidado para que no se rompa y con firmeza para que nadie se lo quite y le prive de pasar a la historia como la persona que encontró a 'fulanón', a la altura, por ejemplo, de los 500.000 años, que corresponde a los preneandertales, o alguna de las otras cuatro especies de homínidos que se han encontrado en esta Sierra de Atapuerca a finales del siglo XX. Ya había indicios de que allí había algo importante desde finales del siglo anterior, cuando Richard Preece, empresario británico, tuvo la ocurrencia de construir un ferrocarril minero que discurría por el corazón de Atapuerca, para transportar el mineral de hierro desde la Sierra de la Demanda hasta el enlace con la vía férrea Burgos-Bilbao.
Es verdad que me lo creo todo, pero en medio de muchas preguntas, en medio de muchas lagunas, pues cómo se determina por ejemplo la pertenencia a un determinado grupo, de unos hallazgos que hablan de cientos de miles de años, cuando apenas recordamos lo que hicimos ayer.