Recomiendan la vacuna de la gripe a hipertensos y docentes

ALBERTO ABASCAL
-

Sanidad dispone de 42.780 dosis para la presente campaña. Durante la anterior se vacunó uno de cada cuatro palentinos

Imagen de archivo de la administración de la vacuna de la gripe a una palentina. - Foto: Eva Garrido

La campaña de vacunación contra la gripe de la temporada 2020-2021 tratará de mitigar, por un lado, los efectos que en la infraestructura sanitaria está produciendo la pandemia del coronavirus y, por otro lado, bajar de los 2.094 casos declarados en la última temporada en la provincia, según informó ayer el delegado territorial de la Junta, José Antonio Rubio Mielgo, y la jefa del Servicio Territorial de Sanidad, Carmen Andrés.
En cualquier caso, la Junta desarrollará oficialmente la campaña autonómica de vacunación frente a la gripe a partir del 13 de octubre y hasta el 13 de diciembre, aunque a lo largo de la presente semana se ha comenzado a vacunar ya, de forma sistemática, a personas mayores de 75 años residentes en centros socio-sanitarios. La vacunación es gratuita, voluntaria y universal para los grupos que la tienen recomendada.
Desde el punto de vista numérico, las dosis disponibles para la provincia alcanzarán las 42.780 (en la última campaña se vacunaron 39.030 personas o, lo que es lo mismo, el 24,2 por ciento de la población) y como principales novedades este año Sanidad incrementará los grupos de riesgo a quienes se recomienda la vacuna, incluyendo, por este motivo, a personas con hipertensión crónica, trabajadores de centros educativos y mujeres en los seis meses posteriores al parto.
Además los mayores de 75 años institucionalizados recibirán una vacuna distinta, que será tetravalente y con una mayor carga de antígenos. Concretamente, estarán disponibles 26.490 dosis de vacuna adyuvada, vacuna trivalente de inmunogenicidad reforzada (65 años), otras 13.220 dosis de vacuna tetravalente, (destinadas para grupos de riesgo entre seis meses y 59 años y población general entre 60 y 64 años) y 3.070 dosis de vacuna tetravalente con alta carga antigénica, (para residentes en instituciones geriátricas, con prioridad para personas de 75 años o más), suministradas por el Ministerio de Sanidad. La cantidad destinada por la Junta a esta campaña autonómica  de vacunación frente a la gripe alcanza los 3.124.160 euros.

Según informó Carmen Andrés, la campaña se extenderá  «el tiempo necesario» para facilitar el acceso de la población de forma escalonada y, además, las personas hospitalizadas por Covid-19 o recientemente ingresadas por otras patologías (y que tengan condiciones para recibirla)  pertenecerán al denominado grupo diana, por lo que deben ser vacunadas, aunque el personal sanitario establecerá el momento adecuado para administrar la dosis.  En el contexto pandémico, según la situación concreta de cada centro, se podrán habilitar espacios y horarios diferentes de los habituales para facilitar la vacunación. También podrán realizarse desde el ámbito de la Enfermería acciones de captación.
Para incrementar la participación de pacientes susceptibles de vacunarse la receta electrónica incluirá la indicación de la vacuna frente a la gripe. Asimismo, el Consejo General de Colegios Oficiales                        de Farmacéuticos de Castilla y León colaborará informando sobre la campaña en las oficinas de farmacia. Además, en los centros de atención a personas mayores   y de asistidos, la vacunación se hará por medio      de la red de Atención Primaria de Sacyl o personal de la propia institución.
Recuerdan desde la Junta, por lo demás, que los grupos de riesgo a los que se recomienda la vacunación son personas mayores de 60 años, adultos y niños mayores de seis meses que padezcan enfermedades crónicas, así como personas con discapacidad y/o déficit cognitivo como síndrome de Down o demencias.
También forman parte de este grupo los niños y adolescentes, de seis meses a dieciocho años, que reciban tratamientos con ácido acetilsalicílico; personas con obesidad mórbida, con implante coclear o en espera del mismo; niños de entre seis meses y dos años de edad con antecedentes de prematuridad menor de 32 semanas; mujeres embarazadas, en cualquier momento del embarazo y en el puerperio, si no se han vacunado, personas institucionalizadas de cualquier edad, que residan en instituciones cerradas.

servicios sociales. Dentro de este grupo estarían  incluidos geriátricos y centros de asistencia a enfermos crónicos, con discapacidad;  personal de servicios públicos esenciales, trabajadores sanitarios (oficinas de Farmacia) y sociales como emergencias sanitarias, bomberos, Policía, Protección Civil, instituciones penitenciarias y personal de Educación de todas las etapas, ya sean docentes o no.
Por otro lado, coincidiendo con la campaña antigripal se pondrá en marcha la campaña del neumococo, especialmente para personas menores de 65 años que pertenezcan a algún grupo de riesgo, y también personas sanas mayores de 65 años. Se aprovechará la campaña de vacunación frente a la gripe para revisar los antecedentes de vacunación frente al neumococo tanto en grupos de riesgo de cualquier edad  como en población sana.

«Los hábitos de higiene adoptados por el Covid-19  pueden mitigar la gripe»

La jefa territorial de Sanidad, Carmen Andrés, (estuvo acompañada por la técnico de Epidemiología del servicio Territorial de Sanidad, Loreto Mateos) aprovechó la coyuntura de la presentación de la campaña de vacunación contra la gripe para incentivar aún más entre la población que se mantengan las medidas higiénico sanitarias y de distancia social por culpa de la pandemia porque, entre otras cosas, también serán medidas beneficiosas para evitar la propagación de la gripe. «Los hábitos de higiene adoptados con motivo del Covid-19, como lavado frecuente de manos o uso de mascarillas, puedan contribuir a reducir significativamente la incidencia de la gripe este año», apuntó Andrés a preguntas de los periodistas.
Recordó también que en la actual situación pandémica «es fundamental» el acceso seguro a los centros sanitarios y espacios habilitados, y para ello estarán garantizadas las medidas de seguridad  y control frente al coronavirus, como los accesos libres de riesgos, atención en consultas y horarios específicos, salas de espera, uso obligatorio de mascarilla y de geles hidroalcohólicos.
Por lo demás, apuntó que «no se conocen contraindicaciones para vacunar  a personas que han superado la Covid-19 pero, para minimizar el riesgo de transmisión, se recomienda posponer la vacunación hasta finalizar el período de aislamiento».
Reiteró que la gripe «es un importante problema de salud, tanto por la mortalidad que puede provocar directa o indirectamente, como por las complicaciones que puede ocasionar y los costes económicos y sociales que origina. La vacunación es la medida más efectiva para prevenir la gripe y sus complicaciones, sobre todo en las personas que tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedad grave en caso de adquirirla».
Carmen Andrés y el delegado territorial de la Junta, José Antonio Rubio, coincidieron en señalar que la pandemia por Covid-19 está ocasionado una importante saturación del sistema sanitario. El modo de transmisión y los síntomas del nuevo coronavirus y del virus de la gripe son muy similares. Por tanto, debido a la posible coexistencia de la circulación de ambos virus, «se hace necesario proteger a los más vulnerables».