Humano e inquieto

Sergio Borja
-

Palentino, exhostelero, miembro de la Asociación de Sumilleres de Palencia, exlotero, empresario y «promulgador de cosas que desconozca y me gusten»

Humano e inquieto - Foto: Óscar Navarro

Javier Sansegundo es un palentino de los pies a la cabeza. Se autodefine como un «promulgador de las cosas que desconozca y que al final me acaben gustando». Estudió en el colegio Maristas de la capital y se licenció en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad de Valladolid.
Después de acabar la carrera, trabajó diez años en banca y, estando allí, le llamó el mundo de la hostelería. «Así nació el Lemon, el bar con más ginebras del mundo», relata orgulloso. «Soy una persona que ha dado rienda suelta a la cabeza, no paro de generar ideas y experiencias», comenta. «En mi local celebrábamos muchos eventos, como conciertos o catas de vino», explica Sansegundo. «Quería que fuese un lugar que tuviera trascendencia más allá de Palencia, no me quería estancar aquí, por eso pusimos en las vitrinas todo tipo de ginebras, para que se nos diferenciase en algo», alega.
Pero es una puerta que cerró porque esos negocios «te tienen con la cabeza siempre pensando en cosas». «Fueron ocho años y medio y fue una experiencia muy bonita», señala orgulloso. 
A día de hoy, Sansegundo pertenece a la Asociación de Sumilleres de Palencia, en la que ha representado a la ciudad en más de una ocasión. «He participado dos años en el campeonato nacional de sumilleres y también soy miembro de la Asociación de Gourmets y Barmans de Castilla y León», subraya. 
A mayores, mientras estaba regentando el bar y compaginó su pasión con la dirección de una administración de loterías en Madrid, llamada El lotero limonero. «La tuve tres años y he cumplido uno de los sueños de mi padre, que era tener en propiedad una administración de loterías», relata. «Esto me abrió la puerta y pude salir un poco de Palencia y ver el mundo desde una perspectiva diferente a la que estaba acostumbrado», expone Sansegundo.
Además de todo esto, el empresario ha creado la receta del vermut NTC, que le encargó la empresa zaragozana NTC & Sons. «Puse la pequeña condición de que  se elaborara en Palencia y se hace hoy en día en Torquemada», asevera. 
Pero dejar la hostelería le resultó difícil aunque le ayudó a «cerrar una puerta» y le permitió «abrir otras nuevas». Ahora está desarrollando el I Concurso Internacional de Patatas Bravas que se celebrará en Palencia cuando la situación lo permita. «Quería crear algo que nunca se había hecho, algo único. Quería generar el ejemplo de éxito turístico y gastronómico que tiene Betanzos con su tortilla de patata», subraya. «Este producto es barato y sencillo, en el que se tiene que invertir muy poco dinero», revela.
Además de ser una mente inquieta, participó en Ahora Caigo. «Fui porque mi madre me convenció. Por culpa de los tritones perdí 21.000 euros, pero fue una experiencia muy bonita», concluye.