«No podemos ahora dar marcha atrás»

E. MARÍN
-

Carlos Fernández Carriedo afronta el que considera un momento clave con ilusión, esfuerzo y dedicación. Cree firmemente en esta tierra y pide la colaboración de todos

«No podemos ahora dar marcha atrás» - Foto: Á“scar Navarro

Dar continuidad al proyecto comenzado y avanzar en lo construido. Ese es su principal propósito de cara a las próximas elecciones, una cita en la que tiene claro que Palencia no puede retroceder en todo lo conseguido. En 1995 fue nombrado director general de la Junta y en 1999 consejero. Desde 2003 ocupa un escaño en las Cortes.
Repite como número uno a las Cortes de Castilla y León en la lista del PP por Palencia. ¿Qué sensaciones tiene después de llevar dieciséis años en el escaño?
La de avanzar sobre la base de lo ya construido. Hay partidos políticos que nos hablan continuamente de cambio y de derribar lo ya hecho, pero olvidan que Castilla y León tiene una tasa de paro menor que la nacional y es la comunidad en la que menos impuestos pagan las familias. Además somos los primeros en calidad de educación y dependencia, los segundos en servicios sociales y los terceros en sanidad.
Centrados en tu futuro es el lema con el que el Partido Popular de Palencia afronta las próximas Elecciones Municipales, Autonómicas y Europeas. ¿Cuál es ese futuro?
El futuro que queremos para Castilla y León es un futuro con más empleo, se han creado 70.000 empleos en los últimos años; con unos servicios públicos de calidad y con un compromiso por el mundo rural, que tiene que tener la mejor calidad de vida posible.
Ha presentado al PP como «el partido del empleo, los emprendedores, los mayores y el medio rural». Si le pregunto por los principales problemas de la provincia y la comunidad, quizá me haga el mismo listado...
Precisamente porque el PP es el partido que soluciona problemas. Durante los gobiernos del PSOE ha subido el paro y son los gobiernos del PP los que crean empleo. En la región, cuando gobernó el Partido Socialista en España, el paro subió del 8% al 22%; cuando cambió la política nacional y, en conjunción con la autonómica, el paro ha bajado del 22% al 12%. Sigue siendo el principal problema de Castilla y León, pero está claro que los gobiernos populares contribuyen a crear empleo.
Ha destacado que comienzan la campaña desde la «máxima humildad», intentando mantener la confianza y recuperar a quienes un día no les apoyaron. ¿Cree que el electorado está descontento?
Hay muchas personas que siguen confiando en el PP, pero otras muchas que han dejado de hacerlo y seguro que tienen motivos para ello. Nuestra obligación es reconocer lo que hemos hecho mal, hablarles con humildad y procurar que entiendan que el PP es el que mejor puede avanzar hacia el futuro sobre la base ya construida y que es el que mejor puede garantizar que Pedro Sánchez no entienda que puede hacer las políticas que desee, otra vez más, con el apoyo de los palentinos y los castellanos y leoneses.
Según la encuesta del CIS, el PP conseguiría entre 28 y 29 escaños en las Cortes, siendo superado por el PSOE, que ganaría las elecciones con entre 30 y 31 escaños, por lo que Ciudadanos se convertiría en la llave para el Gobierno de la Junta
Los últimos resultados nacionales han sido muy malos para el PP, por lo que tenemos que aprender la lección. En primer lugar reconociendo lo que hemos hecho mal, pero también lanzando el mensaje de que, si los partidos que no somos de izquierdas dividimos el voto, quien se beneficia es el PSOE y Pedro Sánchez. Esto es lo que está en juego. Lo que quiere el Partido Socialista es una división del electorado que no es de izquierdas para poder gobernar en Castilla y León y poner la comunidad al servicio de los intereses de Pedro Sánchez. Me preocupa que estamos ya con la campaña electoral iniciada y no se sabe si el voto de Ciudadanos va a servir para que gobierne un discípulo de Sánchez en la región o para todo lo contrario. Animo a los palentinos a saber que la única forma de parar un gobierno de un discípulo de Pedro Sánchez es votar al Partido Popular.
Esta situación parece que no se daría solo en la región, pues el barómetro preelectoral del CIS revela que el PSOE ganaría en todas las comunidades, salvo en Cantabria
Eso sería una desastre, pues habilitaría a Sánchez para entender que cuenta con el respaldo mayoritario para hacer sus políticas, que se basan en subir más impuestos, hacer cesiones a los nacionalistas y postergar los intereses, en este caso de Castilla y León. Creo que es el momento de que le digamos que los intereses de Palencia y de la región tienen que contar y eso lo tenemos que hacer en las urnas.
Los resultados de las elecciones nacionales pueden ser una pista para lo que está por venir. ¿Qué cree que le ha pasado al partido liderado por el palentino Pablo Casado en los últimos comicios?
Pues que no hemos sido capaces de transmitir el mensaje de que la única forma de parar al Partido Socialista es concentrar el voto en el P artido Popular. 
¿La corrupción ha tenido algo que ver?
Cuando el resultado es tan malo, influyen muchos motivos. Todos esos y muchos más seguramente hayan influido en esta ocasión.
¿Qué radiografía hace de Palencia en estos momentos?
Estamos creando empleo, creciendo económicamente, con unos servicios públicos superiores a la media española en educación, sanidad, dependencia e igualdad. Eso lo revelan los análisis internacionales, pero tenemos muchos retos y desafíos y nos jugamos mucho en este momento. Ha costado mucho reconducir la situación, pues veníamos de unas políticas socialistas que acabaron en paro, subida de impuestos y pérdida de salario para los trabajadores. Ahora no podemos dar marcha atrás después de todo lo andado.
Estas elecciones suponen el fin de una etapa histórica, ya que son el adiós definitivo del actual presidente, Juan Vicente Herrera, tras más de 18 años al frente de la Junta. ¿Con qué se queda después de casi dos décadas de mandato?
Una comunidad referente en diálogo social, en calidad de servicios públicos, en impuestos bajos, en cumplir el déficit público y en tener menos tasa de paro que la media española. Es, sin duda, un gran referente para la España autonómica.
Personalmente, imagino que en otras elecciones estaba más tranquilo y confiado. ¿Cómo se siente en esta ocasión?
A veces pensamos que el PP se juega mucho en estas elecciones, pero quien más se juega es Palencia y Castilla y León. Lo que pase el día 26 será el origen de lo que suceda los próximos cuatro años. Ya estamos viendo algunas decisiones del gobierno de Sánchez donde entiende que tiene el respaldo suficiente para optar por cuestiones que empiezan a ser negativas para la provincia y la comunidad. Palencia se juega mucho.