El Rey de Copas

Alberto Moreno
-

La victoria del DestinoPalencia sobre el Tizona le permite ganar su tercer título autonómico pase lo que pase en el duelo entre burgaleses y vallisoletanos

El Rey de Copas - Foto: Jesus Sevillano

El Destino Palencia se adjudicó la XIX Copa de Castilla y León tras derrotar al Tizona Universidad de Burgos, la tercera en sus vitrinas. El destino, precisamente, quiso que se adjudicase el título ante el mismo rival que lo hizo por primera vez en 2012 y en el mismo escenario, en Valladolid, en el polideportivo que lleva el nombre del palentino río Pisuerga. El triunfo colegial ante el Tizona provoca que la teórica final por el título programada para hoy  entre pucelanos y burgaleses quede en nada. Gran error organizativo, sin duda.
El segundo partido del torneo copero se planteaba como una final, en el caso del equipo palentino, al que un triunfo proclamaba campeón y en el del recién ascendido a LEBOro porque ganar le concedía opciones de lograr el título en la tercera jornada.
Bajo esas premisas, el equipo de Arturo Álvarez empezó dominando el partido, gracias a su acierto en el perímetro (triples de Preston Purifoy y Lucho Massarelli para el 4-10), aunque un parcial de 10-0 le daba la vuelta al marcador (14-10, con triples ahora de Iván Martínez y Ruiz de Galarreta), pasando los de Jorge Elorduy a marcar el ritmo del periodo. Pero el Tizona se atascó al llegar a la veintena (20-14) y, poco a poco, el Destino Palencia fue acercándose hasta, casi en el último suspiro, lograr el 20-20 con un triple de Massarelli.
La historia había cambiado y, pese a que al comienzo del segundo acto los burgaleses mantuvieron la iniciativa de la mano del veterano base Ricardo Uriz (30-24), los palentinos, pasando mejor el balón (habían perdido siete balones en el primer cuarto), se pusieron por delante (31-32) a cinco minutos del descanso (tiempo muerto burgalés). En ese tiempo restante los morados (ayer de blanco), marcaron otro parcial favorable para llegar al intermedio con 36-45.
En la reanudación aumentaron la diferencia los palentinos hasta una máxima de 13 puntos (49-62), marcando el ritmo del juego, dominando bajo los aros con Borovjnak (20 puntos ayer) y rematando desde el perímetro con Masarelli (18 anotados en su mejor partido en el DestinoPalencia). Tras un último intercambio de triples entre Uriz y Dani Rodríguez, se llegaba al 55-67 final. Quedaban 10 minutos en los que los de Arturo Álvarez no vieron peligrar su victoria. Y con el 68-77 se adjudicaron el título, pase lo que pase en el tercer duelo, hoy, entre vallisoletanos y burgaleses.