scorecardresearch

Beca solidaria nazarena para la Asociación de Síndrome de Down

Ical
-

Las seis entidades restantes que concurrieron recibirán una cuantía adicional de 150 euros por la calidad de las propuestas presentadas y tras el apoyo unánime de los hermanos en el último cabildo

El hermano mayor de los Nazarenos, Domiciano Curiel (d), entrega la donación a la presidenta de Asdopa, Rosabel Obispo - Foto: Brágimo (Ical)

La Asociación de Síndrome de Down de Palencia (Asdopa) y su proyecto relativo a un taller de cocina para 22 usuarios se alzó con la primera edición de la Beca de Ayuda Solidaria, dotada con un montante de 1.000 euros, puesta en marcha por la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Nuestra Madre la Virgen de la Amargura de Palencia tras la valoración de todos y cada uno de los proyectos presentados por las siete entidades que concurrieron. 

Además, la Junta de Gobierno decidió conceder, de forma extraordinaria, una cuantía de 150 euros a las seis asociaciones restantes (Aspace, Acremif, Salud Mental, Cocemfe, Red Madre y Cruz Roja) debido a la calidad de las propuestas presentadas. Una acción que se tomó tras el apoyo unánime de los hermanos presentes en el cabildo celebrado el pasado 2 de octubre. 

"Es una obligación que tenemos las cofradías dentro del buzón asistencial y de caridad", ha afirmado el hermano mayor de los nazarenos, Domiciano Curiel, durante el acto de entrega, quien ha señalado que con Asdopa no había existido con anterioridad un evento o relación de colaboración solidaria con la Cofradía. 

Curiel ha apuntado que el proyecto beneficiado era diferente al resto y muy bonito, sin olvidar que, prácticamente, todas las cofradías cuentan con hermanos con síndrome de Down. En ese sentido, la beca quedará institucionalizada y el premiado en la anterior edición no podrá optar a la misma, por lo que desde los nazarenos palentinos animaron a todas las asociaciones para que participen en las siguientes ediciones de esta beca solidaria. 

Proyecto cocina 

La presidenta de Asdopa, Rosabel Obispo, explico que el taller para 22 usuarios, con edades comprendidas entre los 16 y 37 años, comienza con el desplazamiento a un supermercado cercano para realizar la compra. De vuelta al centro, se pondrán manos a la obra y repasarán los ingredientes y los pasos para comenzar con la receta. Los talleres de cocina se desarrollan todas las semanas durante tres horas con cada grupo de chicos y chicas, donde elaborarán alternativamente primeros y segundos platos, meriendas o postres. 

La financiación recibida por parte de la Cofradía se utilizará para la adquisición de los alimentos que se utilizan cada semana para cocinar y para la compra de diversos utensilios nuevos, en especial, para complementar el Aula de Cocina Fría, como puede ser una vitrocerámica portátil de uno o dos fuegos, un microondas con grill y otros útiles de cocina. 

Desde Asdopa detallaron que la cocina ayuda a las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales para desarrollar gran cantidad de habilidades y conocimientos. Todo ello gracias a la práctica y manejo de diferentes utensilios, alimentos y técnicas de cocinado, así como a mejorar su autonomía en el entorno, practicando habilidades en relación con la compra y les hace sentirse unidos trabajando en grupo. 

Entre los objetivos marcados, se promueve la higiene y se previene los riesgos en la cocina; comprender las unidades de medida y peso de líquidos y sólidos; valorar los precios de los productos; cocinar platos sencillos siguiendo las recetas; y manejar el dinero para el pago y pedir facturas de la compra realizada.