scorecardresearch

Rusia formaliza el reconocimiento del Donbás y envía tropas

Agencias
-

Lugansk y Donetsk ratifican los tratados que les permitirán recibir ayuda económica y militar de Moscú, que condiciona la intervención militar al "desarrollo de los acontecimientos" y anuncia la retirada de diplomáticos de su Embajada en Ucrania

El presidente de Rusia, Vladimir Putin - Foto: SPUTNIK

El Parlamento ruso formalizó hoy el reconocimiento de la independencia de las autoproclamadas repúblicas separatistas de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, y autorizó el envío de tropas rusas al Donbás, pese a las condenas y sanciones de Occidente.

Tanto la Duma rusa (Cámara Baja del Parlamento) como el Consejo de la Federación (Senado) aprobaron este martes por unanimidad los tratados de amistad, cooperación y asistencia mutua con los territorios separatistas, menos de 24 horas después de que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, reconociera su independencia.

Lugansk y Donetsk ratificaron poco antes en sus respectivos parlamentos los tratados, que les permitirán recibir ayuda económica y sobre todo militar de Rusia.

Este mismo martes, el Senado autorizó a petición de Putin el uso de las Fuerzas Armadas rusas en el extranjero, en un movimiento que está dirigido a "establecer la paz en el Donbás", explicó la presidenta del Senado, Valentina Matvienko.

 

Envío de tropas

Se trata de una opción que Putin incluyó en los decretos que firmó el lunes en el Kremlin con los líderes de Donetsk y Lugansk, Denís Pushilin, y Leonid Pásechnik.

Según explicó este martes el jefe del Kremlin en una rueda de prensa, el hecho de que haya recibido luz verde de los senadores para el despliegue de soldados al Donbás -donde hay una guerra desde 2014- no significa que los vaya a enviar de inmediato.

Todo dependerá del desarrollo de los acontecimientos y de la "situación en el terreno", sostuvo.

El Ministerio de Defensa de Rusia denunció este martes que la situación en el este de Ucrania tiende a empeorar y que Kiev ha concentrado 60.000 militares cerca de las fronteras con los separatistas de Donetsk y Lugansk.

El reconocimiento de los rebeldes prorrusos también implica, según los tratados de amistad y cooperación, que Rusia pueda utilizar bases militares e infraestructura militar en Donetsk y Lugansk, algo que asimismo preocupa a Occidente.

En el marco de esta cooperación militar, Moscú y los territorios prorrusos se comprometen a tomar medidas para luchar juntos "frente a actos de agresión en su contra por parte de otros países o grupos de países y prestar mutuamente la ayuda necesaria, incluida la militar".

El presidente ruso aclaró además que el reconocimiento de la independencia de las autoproclamadas repúblicas implica también reconocer sus constituciones.

"En las constituciones están inscritas las fronteras de las regiones de Donetsk y Lugansk cuando eran parte de Ucrania", afirmó Putin, quien así incluye en el reconocimiento las zonas controladas actualmente por el Ejército ucraniano.

 

Condenas y sanciones

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, acusó a Moscú de crear "las bases jurídicas para una agresión contra Ucrania" y amenazó con romper las relaciones diplomáticas con Rusia.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, consideró que ello supondría un "escenario extremadamente indeseable, que hará todo más complicado no solo para los Estados, sino también para los pueblos de los dos países".

Occidente se ha sumado a la condena de Ucrania y adoptó hoy las primeras sanciones contra Rusia y Donetsk y Lugansk.

El primer ministro británico, Boris Johnson, denunció que Putin ha "destrozado completamente el derecho internacional" y anunció sanciones contra cinco bancos rusos que operan en estas repúblicas y tres oligarcas de la misma nacionalidad.

La Unión Europea (UE) también acordó un primer paquete de sanciones contra Rusia, después de que EEUU se adelantara el lunes y prohibiera nuevas inversiones, comercio y otras transacciones económicas por parte de instituciones y ciudadanos estadounidenses en Donetsk y Lugansk.

La medida hasta ahora más dolorosa para Rusia provino de manera individual de Berlín con el anuncio del canciller alemán, Olaf Scholz, del bloqueo de la certificación del polémico gasoducto Nord Stream 2, que iba a llevar gas ruso hasta Alemania sin cruzar territorio ucraniano.

Para el Kremlin, se trata de una decisión errónea, pues este proyecto "puramente comercial", estaba "diseñado para convertirse en un elemento estabilizador para el mercado del gas en Europa", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov.

 

Retirada del personal diplomático en Ucrania

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha anunciado que evacuará a todo el personal diplomático de su Embajada en Kiev, después de que la crisis con Ucrania se haya disparado tras la reciente decisión de Moscú de reconocer la independencia de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.

"En las circunstancias actuales, nuestra primera prioridad es cuidar de los diplomáticos y empleados rusos de la Embajada y consulados generales", ha indicado. Por ello, se "ha decidido evacuar al personal de las misiones extranjeras rusas en Ucrania", una medida que se pondrá en marcha "en un futuro cercano", señala el comunicado.

En dicho texto, Moscú también ha denunciado que desde 2014, su Embajada en Kiev y los consulados en Odesa, Leópolis y Járkov, así como otros espacios culturales que Rusia mantiene en Ucrania, "han sido objeto de repetidos ataques".

Antes de que Rusia tomara esta decisión, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ya adelantó que romper las relaciones diplomáticas entre ambos países complicaría aún más la situación que es ya "extremadamente desagradable".

"Naturalmente, la ruptura de las relaciones diplomáticas sería un escenario sumamente inoportuno, que solo hará que todo sea aún más difícil no solo para los Estados si no también para sus pueblos", dijo Peskov, informa la agencia TASS.

 

Abierto al diálogo

Pese la condena internacional al paso dado por Rusia, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, defendió este martes que su país "sigue abierto al diálogo" con Occidente.

Eso sí, Putin reiteró que no reavivará los Acuerdos de Minsk, que establecieron, entre otras cosas, en 2015 un frágil alto el fuego en el Donbás, al señalar que "estaban muertos desde mucho antes".