Dibujos para la esperanza en el hotel Rey Sancho

Rubén Abad
-

INCLUYE VÍDEO | El vestíbulo y los pasillos se llenan de creaciones artísticas elaboradas por los alumnos de la Escuela de Danza Smile y del CP de Torquemada para dar ánimos a los sanitarios hospedados

Dejaron atrás a sus familias, amigos y seres queridos para ganar la batalla al coronavirus en primera línea de combate y lo hicieron con la fuerza y la entereza que caracteriza a esos sanitarios de Palencia reconvertidos en héroes que han hecho del hotel Rey Sancho de la capital su segundo hogar durante estos días.
Vivir lejos de casa no es fácil, y menos aún habiéndose marchado de la noche a la mañana. Por eso, en el complejo hotelero han querido agradecer el trabajo y el esfuerzo diario que están haciendo en el hospital Río Carrión. Y lo han hecho de una manera muy entrañable, empapelando el vestíbulo y parte de sus pasillos con decenas de dibujos elaborados por los alumnos de la Escuela de Danza Smile y los escolares del colegio público Héroes de la Independencia, de Torquemada.
En total, «entre 200 y 300 dibujos en apenas 48 horas» que, más allá de su valor artístico, son ricos en solidaridad, en empatía y en agradecimiento a estos profesionales.  Arcoíris, corazones, ambulancias, virus y manos entrelazadas a las que acompañan mensajes que levantan el ánimo, donde la palabra más repetida es gracias.
Dibujos para la esperanza en el hotel Rey SanchoDibujos para la esperanza en el hotel Rey Sancho - Foto: Óscar NavarroUna sorpresa que ha emocionado a las enfermeras, todas ellas muy jóvenes, instaladas en dos plantas del Rey Sancho, que tiene a su disposición un total de 32 plazas. Agradecimiento no solo por los dibujos, sino por el trato que están recibiendo en el establecimiento, donde han pasado a ser parte de la familia. «Queríamos darles apoyo y cariño ahora que están lejos de sus familias para que se sientan arropados», apunta la directora de Smile, Noelia Pastor.
Dibujos que han llegado por corre electrónico y que han impreso gracias a la buena voluntad de empresas como Librería Iglesias, que les donó los folios y el celo para preparar el mural. «La respuesta de la gente ha sido excelente, porque todos han querido ayudarnos», apunta el gerente del hotel, Javier Pastor, quien explica que, además de los dibujos en las zonas comunes, «en las habitaciones hay un pequeño detalle en la almohada, en el espejo y un mensaje de ánimo en la puerta».