scorecardresearch
José María Ruiz Ortega

Estampas rurales

José María Ruiz Ortega


In memoriam, Gonzalo

10/09/2022

Me permito este latinajo en recuerdo a Gonzalo Ortega Aragón, al que se ha homenajeado después de más de dos años de su muerte, con la publicación en un libro de sus artículos Palencia Insólita, desde la Institución Tello Téllez de Meneses, como académico que fue. El legado literario de Gonzalo ha sido tan amplio y variado que está presente en hemerotecas y publicaciones en todos los medios. Aunque ejerció el periodismo, este cerrateño afincado en la capital y Tierra de Campos era, sobre todo, un filólogo, investigador del lenguaje, de los topónimos de cada lugar y poeta. Sí, un poeta con una chispa de humor inteligente que desgranaba en cualquier charla informal, en las veladas trasnoches de verano en Mazariegos.
Cuando pedí a Gonzalo que prologara Retablo agrario y rural, una recopilación de mis artículos publicados en distintos medios, muchos de los cuales entregaba personalmente cada semana cuando era redactor jefe de Diario Palentino, revisó los textos con la ilusión de una amistad forjada en el tiempo y en las coincidencias culturales del pueblo. Desde su conocimiento de la vida rural y realidad campesina, está en la presentación como «compendio-enciclopedia del mundo rural y la agricultura en los últimos siglos». El recuerdo de Gonzalo Ortega sigue permanente en la literatura de sus escritos, en sus comentarios vivos en constante vinculación con la tierra, en su humanismo contagioso de honrada y sencilla religiosidad.
Dentro de las fiestas de San Antolín, Gonzalo tuvo el homenaje de sus compañeros académicos con el mejor regalo: una publicación inédita que nos ha legado. Un reconocimiento a las letras, sin pompas altisonantes, con el respeto a una personalidad de un palentinismo llevado en el alma, desgranado en la historia de personajes y curiosidades. A Gonzalo no le gustaba el renombre ni la fama, sino la sencillez y soledad de los libros, de los textos arcaicos que nos traducía con naturalidad. Como ocurre en la literatura con los escritores, en ocasiones los homenajes llegan tarde, porque no necesitan veneración, ni vasallaje popular, ni fanatismo de masas. Su sabiduría está escrita, es eterna.