scorecardresearch

En contra de «un daño irreparable» a la ribera

Carlos H. Sanz
-

La Plataforma en Defensa del Arbolado reúne a un centenar de personas contra el proyecto del Ayuntamiento para la regeneración de la orilla del río por ser demasiado agresivo e inútil

La Plataforma cree que el proyecto, previo a los caminos biosaludables, conlleva «un daño irreparable a los hábitats y una alteración grave de este ecosistema». - Foto: Sara Muniosguren

Más de un centenar de personas se concentró ayer a orillas del río Carrión convocadas por la Plataforma en Defensa del Arbolado de Palencia para protestar contra el proyecto de «regeneración de la vegetación ribereña» que pretende acometer el Ayuntamiento. «Es contradictorio pretender restaurar la vegetación y acometer la tala de 66 pies, el desbroce de los arbustos y la retirada de las especies herbáceas de ribera con el fin de crear un camino en el borde del río con el riesgo de que se inunde por posibles desbordamientos», aseveraron desde el colectivo.

El Ayuntamiento aprobó a finales de noviembre este proyecto para la zona de la ribera izquierda comprendida entre Puentecillas y la pasarela de Isla Dos Aguas, el cual tendrá un coste de 203.685,33 euros y que ejecutará la Diputación a través de la empresa pública Tragsa. 

Tal y como informó DP en su día, el proyecto opta por «una actuación de baja intensidad» donde únicamente se talarán «aquellos árboles que por su estado sanitario/estructural puedan suponer un riesgo para los usuarios o para la vegetación próxima».

Para determinar su situación, el Ayuntamiento asegura que se ha llevado a cabo «un exhaustivo análisis dividido» que ha permitido clasificar el arbolado en función de su estado sanitario (pudrición, enfermedad, faltas de vigor, edad, capacidad de recuperación, etc.) y estructural (ubicación, diana en caso de colapso, inclinación...). 

A partir de dicho informe, se propone «apear -talar- en todo el tramo de actuación 64 unidades, menos del 17% de los árboles presentes». Además, se llevará a cabo el desbroce de 10.718 metros cuadrados en una y otra orilla, y la poda y saneamiento de 71 árboles que presentan alguna parte seca en su ramaje.

En cuanto a las actuaciones en el cauce, se retirará la vegetación macrófita, es decir, aquellas que  pueden vivir en terrenos inundados, en 1.947 metros cuadrados, y se limpiará y acondicionará el entronque del desagüe.

La actuación se completará con «la plantación de ejemplares arbóreos como alisos, fresnos, saucos, cornejos y olmos en los diferentes tramos de la actuación». Solo de los dos primeros está previsto repoblar la ribera con 111 ejemplares, según consta en el proyecto. 

críticas. Sin embargo, la plataforma recuerda que la legislación municipal no permite actuar en la ribera, «y aunque lo permitiera, la intensidad de la actuación podría ser demasiado elevada para que la sociedad palentina viera con buenos ojos el proyecto, según el propio informe del Ayuntamiento».

«Esta intervención selectiva lleva a la desestructuración de la estratificación del bosque de ribera y trae consigo la desaparición de una buena parte del estrato arbustivo, cuyo mantenimiento resulta imprescindible para el hábitat y el alimento de la fauna de la ribera. De hecho, se cavará una zanja de 1,5 metros en la orilla retirando todas las especies de plantas a su paso», sostiene este colectivo integrado por asociaciones, partidos políticos y particulares.

Estas actuaciones, y así lo denunciaron ayer, implican «un daño irreparable a los hábitats y zonas de reproducción tanto de las aves como de los anfibios y los peces, incrementa exponencialmente los riesgos de erosión y supone una alteración grave de este ecosistema». 

«Además, entendemos que se realiza un gasto que la propia dinámica fluvial volverá inútil, puesto que se producirán nuevos depósitos aluviales que favorecerán el reasentamiento de las especies macrófitas (especies naturales de las riberas fluviales), y que, según la Directiva Marco del Agua son bioindicadores de la calidad de las aguas», añaden.

De hecho, el colectivo cita el manual de Buenas prácticas en actuaciones de conservación, mantenimiento y mejora de cauces del Ministerio de la Transición Ecológica y Tragsa para recordar al equipo de Gobierno de PP y Cs que «deben priorizarse aquellas actuaciones que vayan a perdurar en el tiempo de forma indefinida o con una larga vida útil, no debiendo ejecutarse aquellas actuaciones que tengan una vida útil muy reducida». La plataforma anunció que volverá a concentrarse en febrero.

Cabe recordar que este proyecto en esencial para llevar a cabo otro más ambicioso y que fue aprobado el pasado viernes por la Junta de Gobierno Local, el de construcción de caminos biosaludables en la margen izquierda del río Carrión, concretamente en el tramo comprendido entre el puente Mayor y la avenida de Santiago Amón. Una actuación que no cuenta con el apoyo de la oposición.