Vinculan la reducción de costes con la cercana negociación

J. B. I.
-

La Confederación del Trabajo y Trabajadores Unidos no entienden los recortes cuando se produce al máximo y está previsto incluso hacerlo hasta diciembre en sábados y domingos

Vinculan la reducción de costes con la cercana negociación - Foto: Juan Mellado

La Confederación General del Trabajo (CGT) y Trabajadores Unidos (TU) consideran que el anuncio de los nuevos recortes para bajar costes añadidos a los anunciados en mayo por el consejero delegado de Renault, Luca de Meo, están vinculados con la inminente negociación del nuevo plan industrial. Los sindicatos mayoritarios en la empresa, UGT y CCOO, han preferido de momento no pronunciarse al respecto.
«Creemos que puede ser una estrategia empresarial para meter miedo en la futura negociación de convenio colectivo que se tiene que efectuar antes de finalizar el año y preparar así el terreno», apunta Ricardo Vilda, responsable de la sección sindical de CGT.
Tras las noticias sobre la rentabilidad de Renault -tanto en reducir pérdidas como en recorte de plantilla que aventura el nuevo directivo de la marca francesa-  el delegado de CGT Renault Palencia indica que «el negocio no va mal como se pretende afirmar y año tras año en toda la automoción se apretan las tuercas y cuentan cosas apocalípticas y aún así las empresas siguen teniendo ganancias». 
Sobre el parón obligado en Villamuriel del jueves y viernes por falta de piezas, añade que «no es de recibo» que una empresa proveedora de Renault no pueda abastecer de materiales por una huelga de su plantilla. «Los problemas ajenos a los trabajadores y trabajadoras de Renault no les debe hipotecar en cuanto al cómputo de horas que se van a deber. No podemos ser los que paguen las malas organizaciones de fabricación y menos los de una empresa ajena con un conflicto laboral», explica.
trabajadores unidos. En opinión de Miriam Largo, responsable de la sección sindical de Trabajadores Unidos (TU) en las factorías de Valladolid y Palencia, los nuevos recortes que anuncia el Grupo Renault «son una vuelta de tuerca más para exprimir mas a los trabajadores» y el progresivo recorte de costes no viene motivado porque no haya producción. «Desde vuelta de vacaciones se está trabajando a destajo todos los días de la semana. Está así previsto incluso hasta diciembre en sábados y domingos en las dos factorías. En la de Valladolid, por poner un ejemplo, se hacen prolongaciones de jornada y se  están intensificando las contrataciones eventuales a niveles máximos, donde el trabajador no tiene estabilidad de empleo de ningún modo».
Además, Miriam Largo señala sobre la perspectiva laboral que la situación de la Covid-19 y de crisis «está siendo bien aprovechada para que se disponga de trabajadores de usar y tirar, caiga quien caiga y que nadie rechiste». En ese sentido, expone que «no resulta coherente decir que el recorte porque no se  venden coches y, sin embargo, la producción se ha activado más incluso que antes de que empezase la alerta sanitaria».
Por ello, apunta que Trabajadores Unidos lucha por la estabilización del empleo. «Las personas vivimos solo para trabajar sin conciliación familiar ni nada parecido. Se nos exprime al máximo y somos simples peones, mientras el resto de sindicatos callan, ven y miran para otro lado», concluye.