Sirven comida caducada en las guardias médicas de Cervera

Esther Marin
-

Las primeras anomalías del servicio de catering, tanto del tipo de alimentos como de los envases, afloró el sábado en el centro norteño, extendiéndose más tarde por toda la región

Sirven comida caducada en las guardias médicas de Cervera

Después de varios años reivindicando al Sacyl el suministro de la comida de las guardias, médicos y enfermeras están «indignados» por el mal estreno del nuevo servicio. Con los recortes aplicados en 2012 por la Junta de Castilla y León se suprimieron las dietas de los profesionales sanitarios, que en  2018 lograron recuperar para la comida y cena del personal de Atención Primaria con turnos de guardia en atención continuada.
El pasado sábado, la Consejería de Sanidad estrenó el nuevo sistema de suministro de alimentación y, a tenor de las quejas, no ha sido del agrado de una gran mayoría. Comida caducada, etiquetados cambiados, envases de plástico, ausencia de vajilla y conservantes entre los ingredientes son algunas de las críticas vertidas por los sanitarios, que no entienden cómo se ha podido dar una situación así.
La alarma saltó el mismo día del inicio de este servicio y el primer lugar de la Comunidad en el que se detectaron anomalías fue en el centro de especialidades de Cervera de Pisuerga. Los profesionales comprobaron que la comida que les habían enviado estaba caducada, lo que inmediatamente se comunicó a las autoridades pertinentes.
«A partir de ese momento comenzaron a llegar alertas de otros centros de la Comunidad en los que se habían dado también este tipo de incidencias, que son realmente inexplicables y que suponen una falta de respeto hacia los médicos y enfermeras que están trabajando», argumenta Fernando Gutiérrez Casas, responsable del sindicato médico de Castilla y León (Simecal).
En su opinión, este hecho «es un ejemplo más de que se está desmontando el sistema de salud pública de prevención», sin olvidar que «esto se puede estar dando en otros sitios, pues la empresa puede estar repartiendo comida en centros escolares o de personas mayores». Por ello, desde Simecal se considera que es «motivo más que suficiente para rescindir el contrato con esta empresa».
El malestar por la situación de esta comida, que llega a 17 espacios de la capital y provincia entre centros de salud y puntos de atención continuada, ha llegado a la consejería de Sanidad, desde donde se ha reconocido el malestar que pueden causar estas incidencias y se anuncia que «se va a reforzar el seguimiento de su implantación y se van a poner todos los medios para garantizar los estándares de calidad que este servicio exige». Es más, se ha habilitado un correo electrónico para que los profesionales remitan las incidencias o quejas que puedan aparecer.
responsabilidad. Al respecto de esta situación, desde el sector de Sanidad de la FeSP de UGT Castilla y León se exige «que se depuren responsabilidades de aquellos que hicieron dejación de sus funciones en la configuración de la licitación y en el control del cumplimiento de la misma» y «que se vuelva al sistema de vales para potenciar el tejido productivo de proximidad tan necesario en la región».
Por su parte, el sindicato de enfermería Satse rechaza «que se ofrezca a estos profesionales comida procesada y realizada con productos precocinados y con un alto contenido en sal y grasas saturadas, lo que no resulta nada saludable». 
«Hay profesionales que realizan 8 guardias al mes, por lo que el impacto de esta comida en su salud no es nada desdeñable. Además, especialmente la Consejería de Sanidad, debería cuidar este asunto, tratándose de una administración sanitaria y tratándose de la salud de los profesionales que trabajan para ella», indican.
Asimismo, Podemos Castilla y León ha registrado en las Cortes varias preguntas y ha solicitado el contrato que la Consejería de Sanidad tiene con la empresa adjudicataria. «Exigimos responsabilidades ante este atropello de los derechos del personal sanitario», insisten.
Además, médicos y enfermeros de Atención Primaria se han movilizado con una recogida de firmas a través de Change.org. 
«Merecemos una dieta sana y equilibrada durante nuestro servicio de atención continuada. Todos sabemos lo importante que es evitar los alimentos procesados con ingredientes a suprimir como el aceite de palma  y con esta nueva idea de catering hemos comprobado los ingredientes poco saludables que nos envían para alimentarnos en las guardias», dicen. Por el momento ha superado las 2.500 firmas.