scorecardresearch

Una apuesta ganadora

Diego Izco (SPC)
-

Vinícius y Rodrygo, '20' y '21' de un Real Madrid lanzado, han aparcado los complejos para triunfar

Una apuesta ganadora

Durante dos años consecutivos, el mundo del fútbol miró hacia Madrid con displicencia e incomprensión: ¿cómo era posible lanzarse a por dos menores de edad... pagando 45 millones de euros por ellos? Lo primero («lanzarse») es algo que hacen todos en un mundo donde el talento adolescente está controlado por escuelas, ojeadores, 'scouting', etcétera; lo segundo («pagando») fue exclusivo del Real Madrid: son cantidades que los clubes de élite, de forma habitual, gastaban cuando el jugador ya estaba 'hecho' y no 'por hacer'. De hecho, aquel Vinícius del Flamengo estaba valorado en 35 millones y el Rodrygo del Santos en 38. Un sobreprecio que, visto su rendimiento actual, poco importaba.  

Quizás las maniobras merengues para firmar a Vinícius Jose Paixao de Oliveira Junior un 12 de julio de 2018 (justo el día en que cumplía la mayoría de edad) y a Rodrygo Silva de Goes un 1 de julio de 2019 (18 años y cinco meses) cambió las reglas del mercado. Ejemplo reciente: el Bayern de Múnich, una entidad con cierta fama de austeridad, asegura haber encontrado al 'nuevo Mbappé' en Mathys Tel, un muchacho de 17 años por el que pagó 30 'kilos' al Stade Rennes. 

Es decir, el 'nuevo fútbol' incluye un alto componente de riesgo en operaciones de muy alto coste (algo que solo pueden permitirse una docena de equipos): el porcentaje de éxito de estas transacciones es lógicamente inferior al de otras ejecutadas con futbolistas contrastados. A pesar de sus 34 años, Robert Lewandowski era un seguro de gol para el Barça… que este verano pagó al Bayern los 45 millones de euros (más cinco en variables) que el Madrid invirtió en su día en sus dos perlas. 

El nuevo Ney

Esa apuesta merengue por Vinícius, sin embargo, ha acabado saliendo de perlas. En el horizonte de Florentino Pérez y su club siempre ha planeado la idea de encontrar al 'nuevo Neymar'. Aquella operación entre el Barcelona y el hoy jugador del PSG fue una espina clavada en la zona noble del Bernabéu, que no escatimó en gastos a la hora de ser el mayor pujador en el prolífico mercado brasileño. 

'Vini' fue el primero en llegar… pero no lo tuvo nada fácil. La figura del futuro, el chico de los 45 millones, recibió sus primeras patadas en el Castilla, donde Julen Lopetegui (entonces primer entrenador) prefirió que se foguease antes de dar el salto al primer equipo. Y con Zidane tampoco fue el jugador deseado: su falta de pericia en los últimos metros y ausencia de gol empujaron al francés a otorgarle papeles secundarios durante buena parte de su primera etapa como técnico merengue. 

Fue Carlo Ancelotti quien cambió la mentalidad de un futbolista pesimista a la hora de dar el último pase o disparar a puerta. El italiano pulsó la tecla adecuada para convertir al extremo en el tercero más cotizado del planeta en la actualidad: el portal especializado Transfermarkt le otorga un precio de mercado de 100 millones de, solo por debajo de Mbappé (160) y Haaland (150). La prueba de su evolución como atacante total (y no solo como un tipo veloz que regateaba) es que en sus 118 primeros partidos con el Real Madrid apenas había logrado 14 tantos... y en la mitad de tiempo ha marcado prácticamente el doble: 27 en 59 encuentros.

Su liderazgo en la banda izquierda ya no admite discusión; Ancelotti necesitaba encontrar a otro para la derecha… y Rodrygo parece el indicado. Un año más joven que su compatriota, el '21' de Chamartín añade además la irrupción casi milagrosa en los grandes momentos. Tiene duende, tiene gol... y ambos los tiene destinados a las noches especiales: así como en LaLiga ha disputado 77 citas y ha marcado nueve dianas, en la Liga de Campeones ha jugado 28 duelos... y ya suma diez. «Miré el escudo y me dije: podemos hacerlo otra vez», resumía el chico de Osasco tras su doblete en el descuento ante el City que metió al Madrid en la última final de la Champions. 

Rodrygo también se ha revalorizado desde que llegó al Bernabéu: si cuando firmó su valor de mercado no alcanzaba los 40 'kilos', hoy por hoy está establecido en 60: se trata del quinto jugador más caro de LaLiga y del segundo del mundo, según Transfermarkt, de entre los nacidos en 2001 (solo por debajo de Saka, del Arsenal).