scorecardresearch
José Javier Terán

El rincón palentino

José Javier Terán


Nuestras tradiciones

30/03/2022

Hay tradiciones que pudiéramos llamar centenarias, porque tienen cien o más años de existencia entre nosotros y que, cuando se reviven en nuestros días, se busca que sigan guardando toda la esencia de aquel entonces. Y las hay también de más corta vida, pero que pueden conservar también todo su carácter de una manera fiel.
Pero que haya tradiciones que aún hoy se conmemoran y que datan de varios siglos atrás, la cosa no resulta ya de tan fácil comprensión. Y de ahí que, para que el paso del tiempo no las destruya o las eche en el olvido, tengan que remarcarse y preservarse, convirtiéndolas, por ejemplo, en bien de interés cultural de carácter inmaterial.
Que es, sin ir más lejos, lo que se busca ahora con una tradición de nuestra montaña palentina, tras haberse iniciado el expediente de declaración de esta circunstancia para la misma.
Estamos hablando de La Mojonera de Brañosera y el Valle de los Redondos (localidades palentinas de San Juan de Redondo y Santa María de Redondo).
Una tradición que viene, nada más y nada menos, que de 1575. Y que nos habla del acuerdo firmado en aquel entonces entre estas localidades para llegar a buen término en el uso del agua y de los pastos de la zona como recursos naturales que propiciasen la riqueza de las gentes de estos territorios provinciales.
Y es que los continuos conflictos que existían en el lugar motivados por el uso del agua y de los pastos, eran causa de casi perpetuos pleitos entre sus habitantes; hasta que, por fin, en aquel año de gracia de 1575 lograra firmarse el acuerdo por el que se establecían los límites de aquellos dos elementos de la naturaleza tan preciados.
Y desde aquel entonces –y ahí viene el motivo de esta declaración que se busca-, cada nueve años y en los primeros días de septiembre, tiene lugar una fiesta familiar en este enclave de nuestra Montaña Palentina para conmemorar este acuerdo que tanto bien trajo a la comarca. Fiesta que tiene como objeto comprobar que los mojones que delimitan este acuerdo siguen en sus emplazamientos, escenificándose luego, con una comida de hermandad, un brindis y un apretón de manos.

ARCHIVADO EN: Tradiciones, Naturaleza