scorecardresearch

Palencia acumula 2.046 casas nuevas sin vender

DP
-

En 2020 se dio salida a 50 viviendas. Palencia absorbió parte de los inmuebles que forman parte de la bolsa generada por la crisis derivada del boom del ladrillo

Palencia acumula 2.046 casas nuevas sin vender - Foto: Sara Muniosguren

alencia consiguió reducir el stock de casas nuevas sin vender a pesar de la pandemia del Covid-19 durante 2020 e inició 2021 con un excedente de 2.046. Aunque las restricciones afectaron al mercado inmobiliario, la provincia fue una de las que logró absorber parte de las viviendas que esperan comprador, tras la bolsa generada por la crisis derivada del boom del ladrillo. 

Según los datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, en 2019 había 2.096 viviendas nuevas a la espera de comprador, por tanto, en la comparativa internanual el stock se redujo en un 2,39%, o lo que es lo mismo, se dio salida a 50 casas en un ejercicio complicado para las compraventas debido al confinamiento, los toques de queda y las restricciones establecidas por las administraciones para combatir el virus. 

El sector, sin embargo, se vio muy afectado por la pandemia, tal y como afirma Juan Blanco, de la Inmobiliaria El Salón. «Es cierto que se vendieron casas nuevas, pero fueron pocas en comparación con otros años», apunta. El cierre durante varios meses, la inseguridad y la incertidumbre provocadas por la pandemia paralizaron, en gran medida, el mercado inmobiliario palentino.

La crisis sanitaria también repercutió en la construcción. No obstante, y pese a que Palencia cuenta con una bolsa importante de vivienda nueva en stock, son varias las promociones y reformas que se están llevando a cabo. En la capital, los empresarios exigen «mayor agilidad» en los trámites administrativos y, a principios de año, la Asociación de Empresarios de la Construcción e Industrias Afines de Palencia (Aecopa) abogó por una reducción de las tasas urbanísticas y la supresión de las relacionadas con la prestación de servicios de asistencia técnica en obras (4%) y del gasto de coordinación en materia de seguridad y salud (1,25%), entre otras medidas, para sortear la recesión.  

Volviendo al informe ministerial, por provincias, Ávila y Valladolid vieron incrementado el acumulado de casas nuevas vacías, en línea con territorios como Cataluña y Madrid. En concreto, en la primera el stock creció un 0,52%, hasta las 3.511, mientras en la segunda, el aumento fue del 2,08%, hasta las 5.988. Además, los descensos fueron escasos en Burgos y Zamora, con caídas del 0,55 y 0,36%, respectivamente, hasta las 3.785 y las 2.477.

En el lado opuesto, y junto a la provincia palentina, el excedente disminuyó un 9,41% en Soria, hasta las 1.550 viviendas, seguida de Segovia, con un 3,92% menos, hasta las 1.348; Salamanca, con un 3,8% menos, hasta las 2.610, y León, con un 1,25% menos, hasta las 8.027.

De esta forma, la provincia leonesa es la que tiene el stock más elevado, pues supone el 2,43% de su parque inmobiliario, seguida de Ávila (2,1%) y Valladolid (2,04%). Además, en Soria supone el 1,95% en Palencia, el 1,78%; en Zamora, el 1,75%; en Burgos, el 1,46%; en Salamanca, el 1,08%, y en Segovia, el 1,05%.

A nivel regional, Castilla y León también redujo el stock de casas nuevas sin vender en 2020. Concretamente, la Comunidad inició 2021 con un total de 31.342 viviendas nuevas a la espera de comprador, lo que supone un 1,14% menos de la cifra registrada un año antes, cuando era de 31.703. Por tanto, el año pasado se dio salida a un total de 361 inmuebles. 

CHALÉS. Uno de los cambios más significativos que ha traído consigo la pandemia del Covid-19 es que los chalés se han convertido en una opción que va ganando terreno frente a los pisos. De hecho, a nivel regional una de cada cuatro operaciones están ya protagonizadas por viviendas unifamiliares.

Aunque la opción del piso retrocede en la región y en la provincia ante el auge de las viviendas independientes, sigue siendo la casa mayoritaria en las transacciones inmobiliarias. Estas operaciones representan el 73,9% del total, frente al 26,1%  de las casas unifamiliares, lo que convierte a Castilla y León en una de las autonomías con mayor preferencia por los chalés.

Estas viviendas, que en su mayoría se promueven en las poblaciones metropolitanas, cercanas a los entornos urbanos, así como en el medio rural, cobran fuerza en las compraventas en la Comunidad, según reflejan los datos recabados durante el primer trimestre de este año por el Colegio de Registradores de la Propiedad, Bienes Muebles y Mercantiles de España.