Unión vecinal a favor del patrimonio

Sergio Borja
-

Un centenar de personas arregló ayer seis puntos importantes del pueblo y no descarta reparar más espacios de la localidad en el año 2021

Unión vecinal a favor del patrimonio - Foto: Óscar Navarro

La localidad de Castrillo de Onielo realizó ayer diversas actividades en varias zonas del pueblo con motivo de la Jornada de la Limpieza, su propia A Huebra particular, pero fuera de ese programa. El objetivo de estas labores fue recuperar y dar más visibilidad a su patrimonio histórico, etnográfico, cultural y natural. Solamente se realizó durante un día y reformaron un total de seis puntos clave del pueblo -limpieza de las chozas, saneamiento del pilón, descubrir la piedra del antiguo frontón, arreglo del muro del cementerio viejo, recuperación de la antigua calzada de la fragua al pilón y pintado de la valla de forja de La Barrera-.
Por segundo año consecutivo, la localidad de Castrillo acomete acciones de voluntariado en pequeños grupos con el fin de que el pueblo trabaje codo con codo para mejorar el entorno, el centro del pueblo y las instalaciones más importantes de la localidad.
Además de la restauración de estos seis puntos clave, se realizó también el saneamiento de los alrededores de la localidad, de modo similar a la realizada el año pasado con una jornada del reciclaje en la que también participó la gente del pueblo.
«El año pasado realizamos jvarias actividades en las que los vecinos se volcaron, como este año, aunque es diferente por la situación que vivimos», expresó a Diario Palentino, David Beltrán Perote, alcalde de Castrillo de Onielo.
«Es la primera actividad importante que tratamos en la localidad, ya que es mi primer año de legislatura y creo que todos están contentos conmigo», aseguró.
Una de las principales actividades que se desarrollaron fue el arreglo del muro del cementerio viejo. «Esta es una labor fundamental para su conservación», explicó Pilar Beltrán, vecina de Castrillo. «En esta zona todavía se encuentran dos cruces con sus respectivos ataúdes enterrados. Con la construcción del nuevo, se quiso conservar este sin sacar del recinto a los que ya estaban dentro», comentó Beltrán.
Seguidamente y muy cerca de ese cementerio, se encuentran las chozas. «Son una especie de bodegas rodeadas de yeso en las que vivía la gente antiguamente, aunque hace muchos años que dejaron de ejercer como viviendas en Castrillo de Onielo», aseguró Beltrán. «Hasta hace unos años se usaba como peñas para los jóvenes en fiestas», añadió. «Estamos limpiando una de estas por dentro para que la gente sepa lo que era vivir ahí antiguamente. Los niños nos están ayudando mucho», comentó. «Solo se podrá restaurar una porque las demás están derruídas», explicó.
Esta y la obra del frontón, son las únicas reformas que no se acabaron ayer. «Son proyectos de más duración por la complicación que tienen. En algunos puntos se hizo una jornada intensiva y en otros solo será el inicio de futuros proyectos. En las chozas se ha  sacado todo y se ha limpiado pero habrá que reformarlo porque tiene riesgo de derrumbe. Otro caso muy parecido es el del frontón, que está justo en una antigua muralla que tenía el pueblo y eso no se puede reformar en un solo día», comentó el alcalde.
«Además, hay una subvención de la Diputación para recuperar, a mayores, una zona de fuentes que viene por unas arcas de piedra. Estas cogían el agua del manantial y daba al pilón, que se ha vaciado y se ha limpiado muy bien», aseguró el alcalde Beltrán Perote.
obras menores. Además de estas reformas de mayor calidad, el pueblo ha querido hacer un lavado de cara a otros dos puntos clave. Entre ellos se encuentran el descubrimiento de una antigua calzada y el pintado de la valla de forja de La Barrera.
«Ayer descubrimos que existe una calzada de piedras que va de la fragua al pilón y la hemos desenterrado porque es un espacio muy importante. Un grupo de diez personas con rastrillos y escobas han ido quitando toda la tierra para que quedara al descubierto», comentó el alcalde. 
«Además, para que quede más bonito, también hemos lijado y pintado de negro la valla de forja de La Barrera que se puso en el año 1992», expresó finalmente Beltrán Perote.