Cientos de personas condenan el asesinato de Pilar Cardeñoso

DP
-

La localidad de Paredes de Nava y la capital de la provincia se sumaron al dolor de la familia de la cirujana de 49 años, que perdió la vida el viernes de una manera execrable que se ha convertido en una lacra social

Cientos de personas condenan el asesinato de Pilar Cardeñoso - Foto: Jesús Sevillano

Hoy a las 12 horas se celebrará en la iglesia de Santa Eulalia de Paredes de Nava el funeral por María Pilar Cardeñoso Payo, última víctima de violencia machista, natural de la localidad, donde será enterrada junto a su padre. Ayer, a las puertas del Ayuntamiento, unas 350 personas mostraron su repulsa ante esta lacra y dejaron patente su apoyo a la familia. 
Abrió el acto el alcalde, Luis Calderón. «Otras veces lo vemos en las noticias y tenemos sensación de lejanía. Pero hoy no, hoy nos ha tocado a nosotros, le ha tocado a Paredes. Hoy todos ponemos cara a sus padres, a su hermano, a ella, ese rostro desfigurado por los golpes, por las cuchilladas. Y por esos estamos aquí, porque es necesario no estar callados, porque el silencio estimula al verdugo, activa al bestia y, juntos como estamos aquí, lanzamos un mensaje de unión frente a los asesinos, contra los asesinos». Entre los ojalás que pronunció el alcalde, los últimos fueron que no se hubiera recibido la noticia del asesinato y que «ser mujer no salga ya nunca tan caro, que ser mujer no sea tan duro, que ser huérfano nunca sea tan doloroso». 
El pleno del Ayuntamiento de Paredes se reunió el viernes de forma  extraordinaria y urgente y decretó luto oficial y de forma unánime se acordó la redacción de una declaración institucional que ayer leyó  la teniente de alcalde, Yolanda Díez. «Queremos dejar constancia y manifestar la importancia de la unidad de todas las fuerzas políticas y de la ciudadanía en general para conseguir una sociedad que repudie cualquier acto vejatorio hacia las mujeres y animar a la ciudadanía a que denuncie estos hechos, tanto para prevenirlos como para que no queden impunes». 
La violencia machista es un problema social que afecta a toda la ciudadanía y para erradicarlo «debemos trabajar de forma conjunta, en la prevención, educación, sensibilización y erradicación». En esta declaración institucional se hizo referencia a la tolerancia cero ante cualquier signo de violencia machista y a arrinconar al maltratador. «Tenemos el deber de hacer de nuestro municipio un lugar más seguro para toda la ciudadanía, creando una cultura de la igualdad donde las mujeres sean libres y ofreciendo a mujeres y hombres, a niñas y niños, espacios y relaciones donde primen valores como la justicia y la igualdad, se señaló por último. 
asistentes. Al acto asistió el vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Fracisco Igea, que habló de que «tenemos que seguir trabajando muy duro para que estas cosas no pasen, o lo menos posible, para que todo el esfuerzo del dinero público, del plan de la lucha contra la violencia de género dé resultados;  lo importante es manifestar la solidaridad pero también buscar resultados, las mejores políticas de prevención, es de lo que se trata y lo tenemos que hacer», afirmó.  «Nadie está libre del horror, no hay nadie que pueda decir que esto no me va a pasar a mí», señaló en los instantes posteriores al acto de . acompañamiento a un pueblo, a una familia que «sufre la desgracia más absoluta». A su juicio, «nunca acabaremos del todo con la violencia y la irracionalidad que a veces acompaña al ser humano, pero es un compromiso de la Junta y de todas las admistraciones públicas trabajar para redoblar esfuerzos, evaluar políticas y resultados, para intentar que este horror no se vuelva a repetir», manifestó el vicepresidente de la Comunidad.
También secundó la concentración  la vicepresidenta segunda de la Diputación, María José de la Fuente, que quiso  «compartir la tristeza por el fallecimiento de una paredeña en un crimen brutal, totalmente injustificable desde ningún punto de vista. Esperamos que en algún momento podamos hacer frente de verdad a esta lacra porque esto no se puede tolerar, no se puede tratar así a las mujeres, no se puede perder una vida de esta manera, es una cosa inhumana completamente».
El delegado territorial de la Junta, Luis Domingo González, cuya mujer es prima carnal de la víctima, quiso mostrar todo el cariño, todo el ánimo, todo el rezo para que la familia «sepa llevar con entereza este momento tan cruel», e hizo un llamamiento a la sociedad para decir que «esta violencia machista no es una plaga divina, que se puede solucionar, no hay más que una herramienta, la educación, es decir, la concienciación de que todos somos de un modo u otro cómplices de que esto suceda, porque o bien somos protagonistas o consentidores de comportamientos machistas que dan lugar luego a esta consecuencia criminal. El crimen es la punta del iceberg, pero para que eso ocurra tiene que haber unos pasos previos de los cuales la sociedad somos consentidores o protagonistas y, eso ¿cómo se soluciona?, con educación, no solo educación en la escuela, sino la educación de la sociedad -a veces fomentamos comportamientos que luego criticamos-», subrayó.
La familia de María Pilar Cardeñoso Payo estuvo representada en esta concentración por Jesús,  tío de la víctima por parte de madre. «Las palabras no salen. Somos una familia rota», señaló, y recordó que había  whatasappeado con ella hace poco, con mesajes de voz en los que contaba que había estado pasando unos días en Cervera con su niño. «Lo que  siento es no haber ido a verla». Jesús, que vive en en Burgos, recibió la noticia en Santander. «Su madre y su hermano viven en Valladolid. No venía mucho, en las fiestas de Carejas y en Los Santos», explicó. Afirmó asimismo que «ojalá que no hubiera celebrado este minuto de silencio» y comentó haberse sentido «bastante bien arropado por las instituciones y el pueblo», de «lo cual estoy muy orgulloso y así lo trasmitiré».