Lopetegui rompe su silencio

SPC
-
Lopetegui rompe su silencio - Foto: Javier Lizón

El técnico vasco califica de injusto su despido como seleccionador y lamenta no haber tenido tiempo para reconducir el mal inicio liguero del Real Madrid

El último semestre de 2018 fue una pesadilla para Julen Lopetegui. En apenas cuatro meses fue despedido dos veces. La primera, en junio, cuando fue apartado del cargo de entrenador de la selección española a dos días de iniciarse el Mundial después de que se hiciera pública su contratación con el Real Madrid. La segunda, a finales de octubre, tras un mal inicio liguero del conjunto merengue que fue ‘rematada’ por una abultada derrota en el Camp Nou ante el Barça.
 Más de 100 días después de su fulminante cese del combinado blanco, el técnico vasco rompió ayer su silencio para hablar de aquellos meses vertiginosos. «Tuvimos un buen inicio -cuando estaba al frente de los merengues- y el equipo estaba jugando bien, pero, de repente, tuvimos tres malas semanas. Esperaba tener tiempo para encontrar la solución, porque esas cosas suelen pasar durante una temporada. Estábamos seguros de que superaríamos la mala racha. Pero no tuve tiempo para encontrar la solución y reconducir la situación. Esa la mejor forma que puedo explicarlo», narró el guipuzcoano sobre su corto período en el banquillo del Madrid.
A pesar de todo, remarcó que no guarda rencor a nadie de la institución de Concha Espina: «A los jugadores les adoro, tuvieron una fantástica actitud conmigo. Nunca diré una mala palabra del Real Madrid. Entrenar en ese club es una fantástica experiencia para cualquier técnico. Esperaba haber tenido más tiempo, pero ahora tengo que mirar al futuro».
En cuanto a su repentina destitución como seleccionador a escasas horas de que España debutase en el Mundial de Rusia y después de hacerse público su fichaje por el bloque merengue, Lopetegui reconoció que no fue «fácil». «Habíamos trabajado muy duro durante dos años y sentía que estábamos listos para hacer un fantástico campeonato. No lo olvidaré porque fue una sorpresa. Sentí que fue injusto. Fue una experiencia muy difícil», explicó el técnico.
Días después de anunciar que entrenaría al Madrid al término del Mundial, el vasco fue destituido e inmediatamente tuvo que coger un avión desde Moscú a España, para comenzar a dirigir a su nuevo equipo. «No dormí. No sabía ni dónde estaba. Un día estaba en Rusia entrenando para el Mundial y al siguiente estaba en el Santiago Bernabéu con un nuevo equipo. Fue duro», reflexionó.