«Si fuese regidora, mantendría Becerril cómo está»

Carlos H. Sanz
-
«Si fuese regidora, mantendría Becerril cómo está» - Foto: Sara Muniosguren

Las mujeres de Becerril arroparon a la alcaldesa, María Isabel Andrés, que recibió del primer edil, Mario Granda, la vara de la justicia. La imagen de santa Águeda procesionó como es tradición

Para María Isabel Andrés ayer fue un día muy especial. Después de 25 años presidiendo la Asociación de Amas de Casa Santa María, le correspondió el honor de ser alcaldesa de Becerril de Campos con motivo de la festividad de Las Águedas. «Después de 25 años me ha tocado ser alcaldesa y eso que soy de las más mayores de la asociación, ya que tengo 75 años. La verdad es que me ha hecho muchísima ilusión», comentaba mientras posaba orgullosa con la vara de la justicia y la tradicional banda conmemorativa.
María Isabel Andrés nació, creció y se casó en Becerril, motivo por el que quizá reconoce que «a nivel personal», el de ayer fue un día «muy importante». «Ahora tengo a mis hijas que me arropan más, y tengo más tiempo, así que me ha hecho mucha ilusión dar el relevo a Carmen Pérez», añade.
Tener el destino de su pueblo en las manos, pese a ser de forma simbólica, es una gran responsabilidad. «Si pudiese ser alcaldesa solo durante un día... pero las mujeres somos tan listas que escogemos celebrar este día en un sábado, cuando las oficinas del Ayuntamiento están cerradas y no podemos hacer nada»,  bromea.
De poder ser primer edil, María Isabel Andrés reconoce que tampoco llevaría a cabo muchos cambios. «Tenemos un alcalde -en referencia a Mario Granda- que ha hecho mucho por el pueblo, así que lo único que haría sería mantener Becerril tal y como está», asegura. Dado que descarta presentarse a las próximas elecciones, la que ayer fue alcaldesa de Becerril solo tiene una petición: «Solo deseo al nuevo alcalde que entre este año tras las elecciones, que mantenga el pueblo», añade.
Lo que María Isabel Andrés sí que cambiaría si pudiese, sería la entrada de sangre nueva en la Asociación de Amas de Casa Santa María, que en la actualidad suma más de un centenar de mujeres de la localidad. «Ahora mismo, la asociación está compuesta por 130 mujeres, aproximadamente y, a pesar de lo que se pueda pensar, hay más jóvenes que mayores, lo cual es una buena noticia», comenta.
«Es la hora de que den un paso adelante y lleven la asociación como la hemos llevado nosotros durante 25 años», asegura Andrés, a la que le gustaría que una nueva junta directiva retomase las actividades que durante años organizó la asociación para todo el pueblo.
«Antes hacíamos muchos cursos, pero ahora, nosotros somos tan mayores y hemos hecho tanto que ya no podemos. Los jóvenes están ocupados con la crianza de los hijos, así que apenas se hacen cosas. Por eso nos tienen que relevar», sostiene la regidora por un día.
María Isabel Andrés también opina que la renovación de la directiva también permitirá dar un aire más actual a la asociación. «El papel de las mujeres ha cambiado durante los últimos años; ahora se hacen las cosas de otras maneras y nosotros estamos chapadas a la antigua, hace falta sangre nueva», advierte.