El marcador del duelo de ida condicionó al Castilla

David del Olmo
-

Los de Francis Olea habían igualado la eliminatoria al descanso (3-1), pero encajaban el segundo tanto del Simancas a los cuatro minutos de la reanudación. Arriesgaron en la recta final y su rival logró empatar

El marcador del duelo de ida condicionó al Castilla - Foto: Óscar Navarro

No pudo el Castilla remontar ante el Simancas, pese a que al descanso había igualado el 3-1 de la ida, en un duelo en el que concedió demasiado atrás, sobre todo en los inicios de los periodos, donde perdió la eliminatoria. 

No comenzaba nada bien el encuentro para el Castilla, que tardaba en encontrar su sitio y eso se acababa traduciendo en la inicial desventaja. Un córner cabeceado sin oposición por Méndez significaba el 0-1.

Un jarro de agua fría en una calurosa tarde, que pareció ser lo que necesitaba el equipo de Francis Olea para despertarse. O reaccionaba o estaba perdido.

El marcador del duelo de ida condicionó al CastillaEl marcador del duelo de ida condicionó al Castilla - Foto: Óscar NavarroY reaccionó. En los siguientes 25 minutos manejó el encuentro hasta situarse, justo después de la pausa de hidratación, con el 3-1 que mostraba un nuevo panorama. Lo lograba a partir de uno de esos goles que tantas veces ha marcado Aitor. Avanzaba desde la banda buscando su mejor perfil de disparo y, ya centrado, con un fenomenal tiro colocado junto al palo, evitaba la estirada del portero (1-1 en el 17’). En el 22’ el propio Aitor provocaba una falta junto al córner. La sacaba Jair, el portero vallisoletano despejaba de puños y Marc, de cabeza, anotaba el segundo gol local.

Siguió dominando el choque el Castilla, que solo sufrió en el primer periodo en un par de córners y, pasada la media hora, Mikel era empujado cuando iba a cabecear en el área pequeña un centro desde la línea de fondo. La colegiada señalaba el penalti y el mismo Mikel lo transformaba lejos del alcance de Pablo.

Pedía cabeza Olea a sus jugadores, ya con un partido nuevo por delante. Y su equipo manejó el ritmo hasta el intermedio. Aún quedaba rematar en la reanudación. 

El marcador del duelo de ida condicionó al CastillaEl marcador del duelo de ida condicionó al Castilla - Foto: Óscar NavarroPero volvían a encajar un gol rápido. Saúl, llegando al primer palo obstaculizado por un defensa, tocaba un centro lateral, su remate se envenenaba y, con una buena dosis de fortuna, salvaba a Julio y se alojaba junto al poste.

E igual que en la primera parte, el Castilla sacaba la casta para demostrar que seguía vivo y, en una jugada de tiralíneas, Jair cambiaba el juego de banda a banda (se lesionaba en el golpeo), Abril enviaba un centro perfecto y Manu (ayer central en ausencia de Inestal), que se había sumado al ataque, remataba en plancha jugándose el físico para situar de cabeza el 4-2.

El tiempo avanzaba y, aunque los palentinos llevaron la iniciativa, no concretaban sus ocasiones, que acababan en remates altos (Marc o Manu lo intentaron) o con intervención del portero (tiro lejano de Óscar). Pudo sentenciar el Simancas, pero Alberto, con todo a su favor, enviaba alto. No falló más tarde su compañero Unai, en el 86’, apareciendo desde atrás y rematando un centro raso que prácticamente eliminaba al Castilla con el 4-3. Alberto anotó el 4-4 en el 92’, con los ánimos ya encendidos.El rifirrafe de los locales con la afición rival fue la despedida.

El marcador del duelo de ida condicionó al Castilla
El marcador del duelo de ida condicionó al Castilla - Foto: Óscar Navarro