La ciudad y sus alcaldes

A. Benito
-

El Ateneo acoge mañana la presentación del último libro del doctor en Historia Francisco Javier de la Cruz. El acto, presentado por Carmen Cuesta, comenzará a las 20 horas

La ciudad y sus alcaldes - Foto: Á“scar Navarro

Palencia. La ciudad y sus alcaldes. 1808-1936. Así se titula el último libro del doctor en Historia Francisco Javier de la Cruz, una obra que se presentará mañana, a las 20 horas, en el Ateneo. El acto correrá a cargo de la periodista Carmen Cuesta que, huyendo de las fórmulas encorsetadas, mantendrá un diálogo con el autor. 


«La publicación es fruto de la tesis doctoral que presenté en 2012 después de siete años de trabajo», apunta De la Cruz, que en el Archivo Municipal de Palencia encontró la principal fuente de información para realizar un estudio que, por un lado, recoge las biografías de los alcaldes y, por otro, ofrece un análisis personal de cada uno de ellos, así como de su gestión de la ciudad. «También consulté elArchivo Histórico Provincial, el de la Diputación, el Eclesial, los de Valladolid y Madrid, y la prensa de la época», concreta.


Respecto a las conclusiones, De la Cruz señala que uno de sus objetivos era determinar qué tipo de burguesía ocupaba la alcaldía durante este período. «Hasta los años 40 del siglo XIX tiene un carácter más rural, pero a partir de ese momento, es eminentemente urbana, de tal forma que cuanto mayor es el arraigo del alcalde, mayor es su preocupación por la ciudad. Eso desemboca en mejoras que nacen del interés de la burguesía pero benefician a todas las clases», explica el historiador palentino.


«Por otro lado, se desmiente la idea de que los alcaldes eran personas de baja formación.  En Palencia, en esta época, ocupa el puesto gente con estudios, la élite de la ciudad,de tal forma que el alcalde se convierte en un intermediario entre el pueblo y el Gobierno, y eso genera una situación de interrelación e interdependencia», asegura De la Cruz a la vez que indica que «todo cambia en el siglo XX,con Abilio Calderón y el desarrollo de la figura del diputado nacional».


Hasta ese momento, la transformación de la ciudad y su gestión dependen del Ayuntamiento. «De hecho, es a finales del XIXcuando aparecen el asfaltado, el alumbrado, el servicio de aguas, la plaza de abastos o los parques del Salón, Los Jardinillos y la Huerta de Guadián», apunta el autor de Palencia. La ciudad y sus alcaldes. 1808-1936. 


En cuanto a los ediles más carismáticos, De la Cruz señala a Cirilo Tejerina, «un caso poco habitual teniendo en cuenta que fue alcalde republicano durante el Sexenio, un período en el que las elecciones siempre concluían con la victoria de progresistas o moderados». El historiador habla también de Ignacio Martínez de Azcoitia, «que acabó yéndose al Senado invitado por Abilio Calderón»; Pedro Romero, que destacó por su  carácter emprendedor, y Felino Fernández de Villarán, que hizo que Palencia se convirtiera en una de las primeras ciudades con luz eléctrica.


Cabe señalar, por último, que el libro cuenta con 370 páginas en las que el texto se entremezcla con las imágenes de algunos alcaldes, las firmas de todos ellos y varios gráficos. Editada por la Institución Tello Téllez de Meneses, la publicación se puede adquirir en las librerías de la capital al precio de 20 euros.