Madrid reclama a Sánchez 1.237 millones de financiación

EFE
-

La Comunidad asegura que la financiación autonómica no ha sido aún aportada por estar el Gobierno de España en funciones y con los presupuestos prorrogados

Javier Fernández-Lasquetty toma posesión como consejero de Hacienda y Función Pública de la Comunidad de Madrid - Foto: Chema Moya

El nuevo consejero de Hacienda madrileño, Javier Fernández-Lasquetty, ha dicho que Madrid ha reclamado ya por carta al presidente Sánchez los 1.237 millones de la financiación autonómica que no han llegado, y ha recomendado a las comunidades que critican a Madrid por bajar impuestos "que los bajen".
En una entrevista con esradio, declaró que Madrid "seguirá reclamando al Gobierno la financiación ordinaria que debería estar llegando a todas las CCAA", pero "no lo hará de la mano de la mano de la Generalitat de Cataluña, de quienes quieren destruir España". El consejero de Hacienda madrileño ha afeado que "los mismos independentistas que reniegan de los tribunales están ahora recurriendo a ellos para que les den su dinero". Esos fondos no han llegado a las comunidades -ni a Cataluña ni a Madrid ni a las demás- debido a que el Gobierno está en funciones y con los presupuestos prorrogados.
Sobre las acusaciones de otras regiones de "dumping fiscal" por parte de la Comunidad de Madrid, afirmó que "si les parece un inconveniente tener unos impuestos muchísimo más altos que la Comunidad de Madrid, la solución es muy sencilla, que los bajen. Para eso tienen potestad legislativa".
El Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos hará la mayor bajada fiscal en la historia de Madrid "a lo largo de la legislatura sin desequilibrar en absoluto los presupuestos", aunque hay que "estar atentos a los signos de crisis económica que se están viendo", agregó.
La bajada de la tarifa autonómica del IRPF se hará "reduciendo medio punto cada uno de los cinco tramos del segmento autonómico, elevando el mínimo personal y familiar por descendientes y ahondando en las reducciones", continuó.
Se trata de "una transformación de la mentalidad en sentido profundo" para dejar que "la gente se quede con el dinero que ellos mismos han ganado", y que cada persona y empresa "tome la decisión que crean que es la mejor para si mismo", según Lasquetty que recalcó "este es un gobierno liberal".
A su juicio, las consecuencias "son positivas, generan mayor dinamismo y mayor actividad económica", y aumenta la recaudación tributaria, "no porque se grave más a cada uno sino porque hay más base, más masa de dinero funcionando en la economía".