El casco histórico revive

Carlos H. Sanz
-

Los cambios introducidos hace más de dos años en el plan de protección del casco antiguo comienzan a dar sus frutos con más de una docena de proyectos constructivos

El casco histórico revive - Foto: Á“scar Navarro

Basta con dar un paseo por la calle Mayor para percatarse que las empresas de construcción han vuelto a fijarse en el casco antiguo. Las grúas y la maquinaria de derribo han regresado a la principal vía de la ciudad, a Ignacio Martínez de Azcoitia, a Balmes, a Menéndez Pelayo, a Colón, a Gil de Fuentes, a Juan de Castilla... y lo harán a más puntos en los próximos meses. Una docena de edificios y solares cerrados desde hace años darán paso a nuevas promociones de viviendas, que estarán entre las más cotizadas de la ciudad.
Este repentino furor constructivo se debe, en opinión de la concejala de Urbanismo, María Álvarez, a que la modificación del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (PERI) del Casco Antiguo «comienza a dar sus frutos».
Hace dos años y medio, el Ayuntamiento aprobó tres cambios urbanísticos que la edil considera claves para explicar por qué las constructoras han vuelto a centrar su interés en el centro capitalino.

El casco histórico revive
El casco histórico revive - Foto: Á“scar Navarro
Esos cambios fueron tres, todos de cariz técnico. El primero dejó de obligar a los constructores a «vincular el aprovechamiento bajo cubierta a la planta inmediatamente inferior para calificar este espacio como vividero» o, dicho de forma más inteligible, ya no tienen que destinar los áticos a viviendas dúplex, de dos alturas, y podrán habilitar una vivienda bajo la cubierta.
La segunda les permitió dar uso de terraza en la planta del bajo cubierta (en una superficie de hasta el 20%) en los áticos, algo que hasta entonces impedía la legislación urbanística del casco antiguo porque obligaba a que las cubiertas fuesen inclinadas.
Y  la tercera consistía en permitir mayores alturas libres de plantas de piso hasta un máximo de 2,70 metros, así como dotar a la planta baja de una altura libre de 3,60 metros, de forma que se logra una mayor atenuación del ruido que provenga de locales comerciales u oficinas. 
El casco histórico revive
El casco histórico revive - Foto: Á“scar Navarro
«Estos cambios han permitido al sector volver a construir en el centro histórico, ya que con la anterior normativa no era rentable», explica María Álvarez. Cambios que a medio plazo se sumarán a la revisión completa del PERI del Casco Antiguo.