scorecardresearch

Medalla corporativa

DP
-

José Luis Nájera pronuncia en su ingreso en la Academia de Farmacia un discurso sobre las cuatro décadas de lucha frente al VIH/SIDA y de búsqueda de una vacuna

El farmacéutico palentino José Luis Nájera García (abajo derecha) acaba de ingresar en la Academia de Farmacia de Castilla y León. - Foto: DP

Las cuatro décadas de lucha frente al VIH/SIDA y de búsqueda de una vacuna centraron el discurso de ingreso como académico de número del palentino José Luis Nájera García en la Academia de Farmacia de Castilla y León, acto que tuvo como escenario el paraninfo del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca. Así, quien es presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Palencia, realizó un repaso cronológico de los principales acontecimientos ocurridos desde 1981-el 5 de junio fue la primera mención oficial del SIDA-, con especial énfasis en lo relativo a la búsqueda de las vacunas, para finalizar su intervención en torno a los hallazgos y logros obtenidos con la denominada vacuna española, desarrollada en el laboratorio de Mariano Esteban y en la que tuvo el «honor» y el «privilegio» de poder participar activamente, tanto en su generación como en su evaluación preclínica y clínica.

El tratamiento con antirretrovirales ha constituido una «terapia fundamental» contra el SIDA, pero estos fármacos «no suponen una curación completa, y su coste y en muchas ocasiones la complejidad de su utilización y las resistencias provocadas por el propio virus los sitúan fuera del alcance de la inmensa mayoría de las personas que lo necesitan, especialmente en los países en desarrollo», señaló. «Por lo tanto -añadió-, el desarrollo de una vacuna eficaz frente al VIH/ SIDA se ha convertido en uno de los mayores retos de este siglo para la comunidad cientifica mundial y una de las prioridades para la salud pública».

Tras recordar que en 1981 aparecieron los primeros casos  y que en 1983 tuvo lugar el descubrimiento del virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH),  hizo referencia a que en 1985, «cuando aún se consideraba que el SIDA era una enfermedad minoritaria, Estados Unidos entró en shock al conocer que uno de sus actores más reconocidos, Rock Hudson, tenía el VIH. Fue un escándalo, pero también un toque de atención para todo el mundo porque Hudson era la primera figura pública que revelaba tener la enfermedad. Tres meses después de su anuncio, fallecía. Con su revelación el actor consiguió que la pandemia se hiciese visible, que los cientificos recibieran más fondos para investigación, que la sociedad se concienciara y que las autoridades e instituciones ejecutaran políticas públicas».

En su repaso a estas cuatro décadas se refirió a la llegada del AZT (1987), la celebración del primer Día Mundial del SIDA (1988), a las muertes de estrellas globales (1991-1992), a  las medidas de prevención y los avances en la investigación (1191-1994), los nuevos tratamientos antirretrovirales (1995), la conferencia monográfica sobre VIH/SIDA en Vancouver (1996), los fármacos y vacunas que estimulan la respuesta celular (1997-1999), el fracaso en la eficacia de las primeras vacunas (2003), el  nuevo revés en los ensayos  (2006-2007), el Nobel de Medicina para Montagnier y Barré-Sinoussi (2008), el primer ensayo -RV-.144- con resultados prometedores de eficacia (2009), el nuevo diseño en la generación de vacunas (2011-2015), el primer caso de cura del VIH (2015), las vacunas terapeúticas (2013-2016) y los nuevos candidatos y futuras vacunas (2016-2020).

La denominada vacuna española (protagonizó buena parte del discurso de Nájera García. «Hasta la fecha, la respuesta generada por MVA-B es una de las mayores observadas de todas las vacunas analizadas hasta el momento, sobre todo si la comparamos con los resultados de otros candidatos en la misma fase de investigación», aseveró .