«Este año íbamos ya por la XXVII edición»

Noelia Tadeo
-

La Covid-19 ha obligado a suspender la feria del pimiento de Torquemada.

«Este año íbamos ya por la XXVII edición»

Torquemada ha tenido que suspender la feria del pimiento, pues como explica su alcalde, Jorge Martínez Antolín, lo importante es la salud de todos los vecinos. 
Este año está siendo muy complicado para todos. ¿Cómo reconforta a los torquemadenses?
Este año hemos programado rutas teatralizadas por los monumentos: el puente de 25 ojos, la iglesia, las ermitas y el museo Bustos, que concluían con una cata de la cerveza artesanal Alma del Cerrato, que se produce en nuestro pueblo. También hemos organizado visitas guiadas al barrio de bodegas declarado BIC, donde se ha podido disfrutar de esta emblemática arquitectura popular y degustar los caldos que producimos bajo la DO Arlanza, gracias a la colaboración de las bodegas Señorío de Valdesneros y Esteban Araujo. También ofrecimos pequeños espectáculos culturales, infantiles, musicales y jornadas de piragüismo. Todo en grupos reducidos y con las medidas de seguridad pertinentes.
La Covid-19 les ha obligado a suspender la feria del pimiento. ¿Qué siente al tomar esta decisión? 
Nunca tuvimos que suspender la feria del pimiento, y eso que es al aire libre y hemos tenido años en los que las lluvias amenazaban el desarrollo normal de la misma y otros en que no ha habido suficiente producción de pimientos. Pero, a pesar de todo, la celebrábamos y con gran éxito. 
Este año íbamos ya por la XXVII edición, pero la amenaza de la Covid ha hecho que tengamos que ser prudentes y más en una zona como la nuestra en la que habitan tantas personas mayores. No nos podemos arriesgar y asumimos este compromiso con la salud de nuestros vecinos, con todo el pueblo.
 ¿Qué supone suspender la feria del pimiento?
Supone el no poder disfrutar de uno de los días de mayor afluencia de gente en el municipio con lo que ello implica para nuestro comercio y nuestra hostelería. Perdemos uno de los días en que mayor promoción se hace de nuestro pueblo, de nuestra cultura y no solo de nuestros pimientos, sino también de todos nuestros productos gastronómicos.
 ¿Qué es lo que más echará en falta?
No solamente la feria del pimiento, sino también las fiestas de San Mateo, el marco en el que celebramos esta feria. Echaré en falta la romería de Valdesalce, los fuegos artificiales en el puente, el homenaje a nuestros mayores… La verdad es que son unas fiestas muy entrañables, que constituyen la verdadera despedida del verano y, con ellas, la de muchos de nuestros familiares y amigos hasta el próximo año.
El pimiento es el gran producto de la localidad. ¿Qué características tiene?
Se distingue por ser de color rojo oscuro en la maduración, con cuatro morros, el peso superior a 300 gramos, una longitud de unos 9 centímetros, la anchura superior a los 8 y el grosor de la carne mayor de 4 milímetros. Hemos tenido ejemplares de 1 kg de peso y 1 centímetro de espesor de la carne y prometo que no es ninguna exageración.
¿Cómo han logrado convertirlo en un elemento tan reconocido?
Hemos hecho fuertes campañas de promoción a lo largo de estos últimos años a través de los medios de comunicación, vídeos promocionales, espectáculos de cocina, jornadas gastronómicas por los restaurantes de la provincia que querían participar. Lo último ha sido la creación de la mascota Pimientín, con la que el año pasado estuve repartiendo programas de la feria por Palencia.
Por último, ¿qué mensaje envía a los vecinos para calmar los ánimos tras la suspensión de los festejos?
Que este año nos debemos preocupar más por la salud de nuestros vecinos, principalmente por la de las personas más mayores y más vulnerables y que el mayor homenaje que les podemos hacer es el de no ponerles en riesgo, comportándonos responsablemente respetando las medidas higiénicosanitarias por todos ya conocidas.