scorecardresearch

La Policía investiga quién disparó el martes a un autobús

Carlos H. Sanz
-

Sucedió en el paseo de la Julia, cuando el vehículo regresaba a cocheras tras finalizar su servicios. El proyectil, disparado con una pistola de aire comprimido o una carabina, pasó cerca del conductor

La Policía investiga quién disparó el martes a un autobús

El conductor de Palbús, Clementino Báscones, se dirigía el martes por la noche hacia las cocheras tras finalizar su servicio cuando un ruido le alertó. «Eran sobre las 23,10 horas y circulaba con las luces del interior de autobús apagadas por el paseo de la Julia, cuando a mitad del tramo que sube hacia la avenida de Ramón Carande, noté un estallido», relata.  

Así comienza el relato de un suceso que ya investiga la Policía Nacional, ya que el ruido que sorprendió a Clementino Báscones fue producido por la rotura de una de las lunas del autobús por un proyectil disparado, se cree, con una pistola de aire comprimido o una carabina.

En concreto, el cristal roto corresponde a una de las puertas de entrada al autobús, por lo que el proyectil -desde Subdelegación del Gobierno se cree que fue una bola de plástico- pasó muy cerca de Clementino Báscones, ya que impactó en la zona de tarifas. «Al principio, creí que el cristal había estallado por un cambio de temperatura, por el contraste entre el aire acondicionado y el calor que hacía en la calle, pero cuando vi el agujero de un proyectil, la verdad es que me asusté», comenta a este periódico.

La Policía investiga quién disparó el martes a un autobús La Policía investiga quién disparó el martes a un autobús Tras avisar a la empresa y esta a la Policía, varios agentes se desplazaron hasta la zona para intentar esclarecer quién o quiénes pudieron ser los autores del disparo. Pesquisas que, a día de ayer, aún no habían dado resultados positivos.

«A veces nos han tirado algún huevo o tomate, casi siempre coincidiendo con el Día de los Santos Inocentes, pero esto ya no es una broma. Me he llevado un buen susto, porque podía haberme dado en un ojo», explica Clementino Báscones, que confía en que la Policía dé con el autor o los autores de unos hechos que, sin duda, no tuvieron ninguna gracia.