scorecardresearch
Editorial

La gestión de residuos incluye reciclaje y autorreciclado

Diario Palentino
-

El CTR recuperará, al menos en parte, el marchamo de revolucionario que tuvo en 2006

No hay que remontarse muchas décadas atrás para comprobar cuánto ha cambiado la recogida y posterior gestión de los residuos, tanto los domésticos y urbanos, como los industriales, los agrícolas y los sanitarios. De los antiguos vertederos en las afueras de pueblos y ciudades se ha pasado a modernos centros de tratamiento, en los que el reciclaje juega un papel fundamental gracias, entre otras cosas, a esa filosofía de separación y clasificación que ha ido calando de manera incontestable entre los ciudadanos. Ahora disponemos de todo tipo de contenedores y la gestión tiene que ir acorde a todo ello. Ya no basta como se hacía antaño con quemar las pocas basuras que generaba una economía de subsistencia; tampoco es suficiente ir compactando capas y capas de desechos para hacerle sitio a las nuevas toneladas que llegan cada día. 

Lo que toca, dado el enorme volumen de residuos que generamos, por la necesidad de ahorro energético y por la conveniencia de acercarnos a la sostenibilidad o, cuando menos, a una utilización racional de los recursos, que son limitados, y por la absoluta urgencia de preservar el planeta de nuestras propias agresiones y frenar el impacto del cambio climático. En el CTR palentino lo saben bien. Lo supieron ya al proyectarlo, construirlo e inaugurarlo en 2006, con su abordaje revolucionario del procesado de la basura, en base a cuatro estaciones de transferencia en Guardo, Aguilar, Saldaña y Osorno, y unas instalaciones centralizadas en Palencia, que conllevó el sellado de más de un centenar de los antiguos vertederos y la selección y valorización de los residuos de cara a reciclarlos hasta donde es posible y de aprovechar su tirón energético. 

 Siguen sabiéndolo muy bien en el Centro de Tratamiento de Residuos y el Consorcio Provincial del que depende, como saben que  pese a la evolución y adaptación constante a las innovaciones que se producen en este amplísimo campo, quince años después de su puesta en marcha, la infraestructura requiere algunos cambios significativos. Y eso es lo que va a acometer en 2022 la adjudicataria de su gestión por diez años, la empresa Acciones, con un plan de modernización valorado en unos once millones de euros que contempla la automatización de la planta y la desaparición de la selección manual por parte de los operarios, la renovación de los equipos actuales, la ampliación de la zona de descarga, la construcción de nuevas naves de compostaje y la creación de una nueva línea de vidrio, entre otras mejoras. De esa forma, si el CTR palentino tuvo en su momento el marchamo de revolucionario, podrá recuperarlo cuando menos en parte, dado que a estas alturas del siglo XXI más que adelantarse a las nuevas necesidades hay que correr para alcanzarlas.