scorecardresearch

Santander, un banco responsable, social y también comprometido

Redacción
-

Es pionero en acciones como convertir las tarjetas de crédito caducadas en piezas de mobiliario urbano

Santander, un banco responsable, social y también comprometido

Santander quiere ser un banco cada vez más responsable, integrando los criterios ASG (ambientales, sociales y de buen gobierno) en las prioridades estratégicas del grupo y asegurándose de que su actividad e inversiones contribuyen de forma directa a varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible fijados por Naciones Unidas y la consecución del Acuerdo de París.

Desde el punto de vista ambiental, impulsando una estrategia climática con la que alcanzar las cero emisiones netas en 2050, apoyando a sus clientes en su transición hacia una economía baja en carbono y reduciendo su propia huella. Aunque el Grupo es 100% neutro en carbono en su propia actividad desde 2020, continúa dando pasos hacia adelante para reducir impactos; por ejemplo, en España, además de otras iniciativas y proyectos, la entidad empieza a facilitar a sus clientes el reciclaje de sus tarjetas de débito y crédito caducadas en los cajeros automáticos, que pasarán directamente a un proceso de reciclado en el que se reutilizarán para la fabricación de distintos elementos de mobiliario urbano.

En el campo de la divulgación, ha lanzado una funcionalidad pionera en la app y web del banco para que sus clientes conozcan su propia huella de carbono y tengan la posibilidad de compensarla, colaborando de forma voluntaria en distintos proyectos que tratan de evitar nuevas emisiones, o absorber las ya emitidas, como la reforestación de una zona degradada en Teruel.

Imagen de una acción de recogida de residuos en una playa de Palma de Mallorca.Imagen de una acción de recogida de residuos en una playa de Palma de Mallorca.Las medidas aplicadas también alcanzan al ámbito social. Así, Santander está trabajando para crear un lugar de trabajo que atraiga y retenga un talento diverso, impulsa de manera decidida la inclusión financiera a través de numerosas iniciativas y programas en todos los países en los que opera dirigidos a los colectivos financieramente más vulnerables, y ayuda a progresar a las personas impulsando un gran variedad de proyectos sociales.

En el marco de su estrategia de inclusión financiera, solo el año pasado, Santander ayudó a más de 800.000 personas a acceder y usar servicios financieros básicos a través de plataformas de pago y servicios de caja en comunidades remotas o con baja densidad de población; proporcionó financiación a medida a 1,1 millones de personas, -particulares y pymes- con mayores dificultades para obtener crédito o sometidas a dificultades financieras y ayudó a 1,3 millones de personas a mejorar sus conocimientos financieros, haciendo los conceptos económicos más comprensibles para que sean capaces de tomar decisiones informadas.

Un banco sencillo y justo

En cuanto al criterio de buen gobierno, el objetivo de Santander es construir un banco cada vez más sencillo, personal y justo, garantizando un gobierno de grupo y una gestión de riesgos adecuada y actuando de forma responsable con los clientes y proveedores.

A día de hoy, Santander, que se posiciona como líder en banca responsable, ha cumplido sus compromisos ASG. En 2019, el Grupo se fijó 11 objetivos clave para 2021 que reflejaban sus principales ambiciones, alineadas con los ODS de Naciones Unidas y el Acuerdo de París sobre cambio climático, e incorporaban los criterios ASG en su gestión; compromisos alcanzados, como por ejemplo, contar con al menos un 40% de mujeres en el consejo de administración, lograr la neutralidad en carbono en la actividad propia del grupo, eliminar los plásticos innecesarios de un solo uso o ayudar a más de 4 millones de personas con programas de inversión en la comunidad.

Las tarjetas de créditos caducadas pueden tener otros usos. Las tarjetas de créditos caducadas pueden tener otros usos. Al mismo tiempo, Santander continúa avanzando en los compromisos adquiridos para 2025 – 120.000 millones de euros destinados a financiación verde desde 2019, 100% de la electricidad consumida procedente de fuentes renovables o 10 millones de personas financieramente empoderadas - y en su compromiso de emisiones netas 0 en 2050.

En esta línea, el banco ya ha dado sus primeros pasos en el camino de la descarbonización y se ha comprometido a reducir su exposición al carbón térmico a cero y alinear su cartera de generación de energía eléctrica con el Acuerdo de París en 2030. Además, Santander publicará sus nuevos objetivos de descarbonización para los sectores del petróleo y gas, minería y metales y aviación antes de final de año y para hipotecas, sector inmobiliario o fabricación de automóviles en el primer trimestre de 2024.

Y es que combatir el cambio climático es un objetivo clave para Santander, al tiempo que acompañar a sus clientes en su transición a una economía baja en carbono, ofreciendo soluciones de descarbonización para ayudarlos a cumplir sus propios objetivos climáticos.

Santander, un banco responsable, social y también comprometido
Santander, un banco responsable, social y también comprometido