scorecardresearch

El 112 recibe casi 2 millones de llamadas en 20 años

Jesús Hoyos
-

El Centro de Emergencias gestionó el año pasado 18.481 incidentes en Palencia; uno de cada cuatro, atenciones sanitarias en domicilios. 2005 fue el ejercicio con más avisos (129.000)

Sede del Centro de Emergencias 1-1-2 en Valladolid, instalación que recibe las llamadas que se realizan en Castilla y León. - Foto: Rubén Cacho (ICAL)

Casi dos millones de llamadas atendidas en la provincia o, lo que es lo mismo, unas 274 llamadas diarias. Ese es el balance que dejan los primeros 20 años de historia del Centro de Emergencias 1-1-2 Castilla y León en Palencia. Un servicio puntero y especializado que, si bien atiende sobre todo incidentes de carácter sanitario, también actúa en accidentes de tráfico, ante ruidos y molestias, frente a incumplimientos de las medidas covid y ante agresiones o amenazas.

La estadística de estos años deja una evolución irregular. Las casi 71.000 llamadas recibidas por el centro desde Palencia en su primer año pronto se convirtieron en casi 129.000. Y es que 2005 aún mantiene el récord de llamadas atendidas. No faltó durante esos años su actuación en dos de los episodios más graves que ha vivido la provincia, como fueron el accidente ferroviario de Villada en 2006 y la explosión de gas en la calle Gaspar Arroyo en 2007.

Desde 2008 (128.000 llamadas), el número fue descendiendo progresivamente hasta 2013, año en que se registraron 98.000. Una nueva subida llevó la cifra a más de 110.000 en 2014 y 2015. Entonces comenzó una caída en picado hasta las 79.000 de 2019. 

La pandemia del covid no tuvo un gran impacto en los números. De hecho, el descenso anual fue de apenas un 1,7 por ciento. En el mes de marzo, por ejemplo, se atendió un 25 por ciento más. A lo largo de estos 20 años queda una cosa clara, y es que el verano es la época en las que se genera un mayor número de llamadas. Julio y agosto son, cada ejercicio, los meses en que los palentinos más acuden a los servicios de emergencia para tratar, por ejemplo, golpes de calor.

El balance de 2021 presentado recientemente hace referencia a más de 71.000 llamadas atendidas, el segundo dato más bajo de su historia, solo por delante del de 2002, primer año de existencia del servicio. 

El informe detalla asimismo la gestión de casi 18.500 incidentes el pasado año, casi 51 al día. El 27,8 por ciento de ellos, 5.137 para ser exactos, fueron de tipo sanitario en domicilio. Otro 10 por ciento correspondió al mismo tipo de incidente, pero en lugar público. Los accidentes viales en los que no hay heridos son la tercera causa de actuación, con 1.126, seguidos de otros peligros de circulación y ruidos y molestias.

Obstáculos en la calzada, consultas médicas y servicios básicos ocupan las siguientes posiciones en el ranking de incidentes con 727, 548 y 476 atenciones. Solicitudes de grúa y amenazas generaron más de 350 llamadas. La pandemia de coronavirus trajo consigo nuevos tipos de incidentes, como los relativos a incumplimientos de las medidas anti-covid promulgadas por las autoridades sanitarias que, ya en 2021, generaron 317 llamadas en la provincia. Además, se pidió información sobre el coronavirus en 320 ocasiones.

En el balance del año también se recogen 305 avisos por conducción negligente, 160 por abandono de animal doméstico, 154 por intentos de suicidio, 144 por violencia de género, 85 por actos vandálicos y 4 por agresión sexual.

 

En Castilla y León. Una llamada atendida cada 33 segundos y un aviso a algún organismo de emergencias cada 74 segundos. Un tiempo medio de respuesta a una llamada de 5,74 segundos y 63,7 segundos de media en su gestión. Esos son algunos de los datos más relevantes de la actividad del Servicio de Emergencias 1-1-2 Castilla y León en el año 2021, en el que se atendió un total de 956.085 llamadas y se gestionaron avisos para 307.242 incidentes. Esas cifras suponen la atención diaria de 2.619 llamadas y la gestión de 842 incidentes al día.

Durante sus 20 años de existencia, el servicio ha atendido cerca de 30 millones de llamadas y dado aviso por más de cinco millones de incidentes en la región, así como ha visto modernizar su tecnología para la gestión de emergencias.

 

Futuro. El Centro de Emergencias sigue teniendo grandes retos que afrontar para servir a los castellanos y leoneses en las mejores condiciones, retos en los que los avances tecnológicos que ya se vislumbran tendrán un protagonismo máximo.

Así, se trabaja en un proyecto para implantar un sistema de avisos por mensajería a la población en caso de grandes emergencias o catástrofes, como pueden ser ciberataques, terrorismo o fenómenos naturales. Otro reto tecnológico será la mejora de la accesibilidad al Servicio 1-1-2 utilizando videollamadas en la atención de emergencias.

Y en un horizonte no tan lejano se encuentra el reto de la integración del big data y los desarrollos de inteligencia artificial aplicados a la gestión de emergencias, de manera que la combinación de los cientos de miles de datos permita diseñar modelos predictivos que adelanten la posibilidad de que ocurra una emergencia o reduzcan los tiempos de gestión.