scorecardresearch

Remolques Herreros: Tradición e innovación

César Ceinos
-

La firma familiar de Santillana de Campos recibe este jueves el séptimo Premio Trayectoria Empresarial que otorga la CEOE de Palencia con la vista puesta en aumentar su presencia en otros países

Remolques Herreros: Tradición e innovación - Foto: Remolques Herreros y Sara Muniosguren

El mundo ha cambiado mucho a lo largo de las últimas ocho décadas y Remolques Herreros (anteriormente Talleres Herreros) lo ha hecho casi de forma simultánea. En los años 40 del pasado siglo, su fundador, Bernardino Herreros, construía carros agrícolas; en los 70, su hijo, Miguel Ángel Herreros, comenzó a crear remolques metálicos y, en el nuevo milenio, la tercera generación de la familia sigue apostando por la innovación y la calidad y pone su mirada más allá de nuestras fronteras. Y todo ello sin moverse de Santillana de Campos, una de las pedanías de Osorno la Mayor.

Esta labor ha sido reconocida por CEOE Empresas de Palencia, que anunció el pasado mes de septiembre la concesión del VII Premio Trayectoria Empresarial a esta industria que hunde sus raíces en la posguerra, cuando Bernardino, de Requena de Campos, se hizo cargo del taller de sus tíos en Santillana. En aquella época construía carros de madera reforzados con barras de hierro para los agricultores de la zona. «Esa forma de construcción se llamaba tejido-varilla. Era algo muy especial suyo», explican sus nietos Nuria y Ramiro. Además, recuerdan que hacía ruedas para otros fabricantes. «Había muchos carreteros, pero pocos que supieran hacer las ruedas. Las hacía con una llanta que forjaba en la tobera», rememoran.

Con el paso del tiempo empezó a contar con apoyo de su hijo Miguel Ángel, que entró en la empresa en la década de los 60 y, posteriormente, asumió todas las responsabilidades. No fue el único cambio que vivió esta factoría con el nuevo gerente, que estuvo muy bien respaldado por su esposa, Paula Ruiz, en tareas administrativas y por el empleado Rafael Collazos, al que consideró su mano derecha. Por otro lado, las necesidades del negocio provocaron que el taller, que estaba ubicado en la calle Paraíso, se trasladara a su dirección actual, en la carretera de Santander, en los 80.

Remolques Herreros: Tradición e innovaciónRemolques Herreros: Tradición e innovación - Foto: Remolques Herreros y Sara MuniosgurenTambién fue en esta etapa cuando Talleres Herreros sustituyó la madera por el hierro y los carros por los remolques. «Las vigas llegaban a la estación de ferrocarril de Las Cabañas de Castilla e iban a cogerlas como podían», comentan. De esta época data uno de los grandes hitos de la empresa: el primer remolque basculante que se presentó en las ferias de Castilla y León. «Tuvieron muchos problemas porque en esos momentos no había muchos tractores con todo lo que se necesitaba para que basculara», añaden. Asimismo, entre los 80 y 90 construyeron muchos remolques de cartolas (o laterales abatibles) que aún se ven por los caminos rurales. «Esos eran muy resistentes. Se dejaron de hacer porque su construcción era muy artesanal», comentan.

Los responsables actuales, los nietos de Bernardino y e hijos de Miguel Ángel, fueron accediendo a la compañía en los años 2000. Actualmente, el gerente es Ramiro; la responsable de Administración, Nuria; la encargada comercial, Inés, y en el taller está Miguel Ángel. «Nos hemos ido incorporando y cuando nuestro padre se jubiló, más o menos hace 15 años, ya llevábamos las riendas», manifiestan antes de comentar que, hoy en día, trabaja una veintena de personas en la empresa.

Con la llegada del nuevo siglo, Remolques Herreros reforzó su apuesta por nuevas herramientas de diseño y otras tecnologías para la fabricación. Esta decisión dio sus frutos y sirvió, entre otras cuestiones, para que viera la luz una de sus grandes aportaciones a la maquinaria agrícola, la bañera cónica. «Supuso un gran cambio para nosotros. Nos posicionó muy bien en el mercado. Fuimos los pioneros y ahora todas las empresas tienen un remolque de este estilo en sus catálogos», aseveran. A continuación llegó el remolque multifunción, que incluye un «sistema nuevo de descarga» a través de un cilindro. «Había algún fabricante extranjero que lo hacía, pero en España no», declaran.

Remolques Herreros: Tradición e innovaciónRemolques Herreros: Tradición e innovación - Foto: Remolques Herreros y Sara MuniosgurenEstos avances llegaron de manera paralela a las ampliaciones del taller. La primera nave, de unos 600 metros cuadrados, se utiliza hoy como lugar de exposición, ya que se fueron levantando otros espacios para el almacén y la construcción de remolques. La última elevó la superficie de la factoría hasta los 8.000 metros cuadrados. «El cambio más radical, además del primero, fue el más reciente, hace unos cinco años. Duplicamos los metros construidos», aseveran.

DE TIERRA DE CAMPOS A OTROS PAÍSES. En los inicios, la producción se limitaba a lugares cercanos, pero con el paso de los años fueron llegando compradores procedentes de España y de otros puntos del globo terráqueo. Países como Rumanía, Francia, Portugal, Dinamarca, Marruecos, Cuba y Australia tienen maquinaria con la marca de Remolques Herreros. Las exportaciones suponen, en la actualidad, entre un 10% y un 15% de su producción.

Su principal objetivo es seguir creciendo más allá de las fronteras nacionales. «Se está intentando potenciar nuestra presencia en el extranjero. Tenemos distintos viajes programados para buscar importadores y para estudiar el tipo de producto que se necesita en otros lugares y poder diseñar algo acorde al mercado», comentan. En el pasado se dedicaron a crear remolques básicos y diferentes aperos, como las palas, pero decidieron descartar los instrumentos auxiliares para centrarse en el remolque, bien agrícola, bien destinado a otros menesteres, como los dirigidos al transporte interno en las fábricas.

Como era de esperar, los clientes también han variado en estas ocho décadas. Del agricultor que reclamaba un carro en los albores de la marca se ha pasado a empresas de servicios, profesionales fuertes del campo y personas que piden remolques orientados a la ganadería. «Las ganaderías mueven a todos los fabricantes de maquinaria agrícola porque son las que utilizan los remolques y el resto de maquinaria», señalan. De hecho, admiten que la mala situación del sector ganadero y el descenso de explotaciones puede suponer un problema para su empresa. 

Remolques Herreros: Tradición e innovaciónRemolques Herreros: Tradición e innovación - Foto: Remolques Herreros y Sara MuniosgurenPor otro lado, reclaman una mejora de las telecomunicaciones para poder ofrecer el mejor servicio a sus clientes. A Santillana de Campos aún no ha llegado la fibra óptica y eso, en estos tiempos que corren, «es un problemón». «Desde el móvil te puedes conectar a la empresa para enseñar diseños al cliente, pero realmente no puedes hacerlo. El 4G es muy variable y se pierde la conexión», declaran.

Pese a este problema, y a todas las dificultades que sus responsables han tenido que afrontar a lo largo de 80 años, Remolques Herreros destaca «por haber conseguido un remolque de la más alta calidad del mercado» y por haber apostado por la innovación, lo que la ha hecho ser «una firma referente a nivel nacional». 

CEOE Empresas de Palencia consideró que era la marca que este año debía ganar el premio a la trayectoria profesional, una distinción «que supone un orgullo y un honor» a la tercera generación de la familia Herreros. Esta distinción se suma a la medalla de plata de la Cámara de Comercio e Industria de Palencia que recibieron en 2014.

PALMARÉS DEL PREMIO. La entrega del premio tendrá lugar el próximo jueves, 24 de noviembre, en un almuerzo organizado por la patronal palentina. De esta manera, los de Santillana de Campos se unirán a un palmarés que incluye a los empresarios María Teresa Rodríguez, de Galletas Gullón; Heliodoro Calvo, fundador de la empresa de maquinaria Ovlac; el expresidente y exvicepresidenta de Grupo Siro, Juan Manuel González Serna y Lucía Urbán López; el fundador de Viveros Merimar, Conrado Merino; José Antonio Heras, de productos Virgen del Brezo y Manuel Quintana, de Campanas Quintana.

Remolques Herreros: Tradición e innovación
Remolques Herreros: Tradición e innovación - Foto: Remolques Herreros y Sara Muniosguren