scorecardresearch

Desigual suerte en la subasta

DP
-

'Bodegón' de Díaz-Caneja se adjudicó en 8.000 euros, mientras que la obra de Victorio Macho, que salió en 9.000, no se vendió

Desigual suerte en la subasta - Foto: Ansorena

Obras  de reputados artistas palentinos, Juan Manuel Díaz-Caneja (Palencia,1905-Madrid,  1988) y Victorio Macho (Palencia,  1887-Toledo, 1966) salieron a subasta en Ansorena este pasado miércoles con desigual fortuna. Y es que, mientras  Bodegón (óleo sobre lienzo de 60 por 73 centímetros, firmado en el ángulo inferior derecho) se vendió en el precio de salida, 8.000 euros, el boceto a escala reducida y realizado en terracota patinada del Cristo del Otero, con puja de partida en 9.000, se quedó en el dique, sin que a día de hoy haya  trascendido el futuro de la pieza, que puede pasar porque el propietario la retire o la vuelva a sacar a subasta a un menor precio. 

Como explica Ansorena sobre la la pieza de Victorio Macho,  la iconografía de la obra es la del Sagrado Corazón de Jesús, con la particularidad de tener las manos extendidas en actitud de bendecir a la ciudad que tiene a sus pies. En su estilo se aprecia la influencia del art decó y el cubismo, con una potente monumentalidad que recuerda las obras públicas de la Antigüedad. Esta monumentalidad y el gran tamaño de la escultura definitiva permiten su relación con otras icónicas estatuas colosales de temática cristológica como el Cristo Redentor de Río de Janeiro o el de la Concordia de Cochabamba.

Juan Manuel Díaz-Caneja nació en 1905 en Palencia, ciudad en la que pasó su infancia y juventud. En 1923, con intención de estudiar Arquitectura viaja a Madrid, donde, con la finalidad de preparar la asignatura de dibujo, decide acudir al taller de Vázquez Díaz.

Desigual suerte en la subastaDesigual suerte en la subasta - Foto: AnsorenaAl pintor, que murió en Madrid en 1988, se le otorgó en 1958 el Premio Nacional de Pintura. Con la obra Pueblo entre trigo ganó en 1960 el Premio Goya de la Villa de Madrid. En 1980 el Ministerio de Cultura le concede el Premio Nacional de las Artes Plásticas y el 1984 recibe el Premio Castilla y León de las Artes.

Recordar que la Fundación Díaz-Caneja posee la más amplia colección de pinturas del artista.Las obras expuestas muestran su evolución pictórica, desde su formación y sus primeros contactos con las vanguardias del siglo XX, hasta la definición y consolidación de un estilo singular. Díaz-Caneja nunca abandonó el paisaje, ya que cuando pintaba un bodegón o alguna figura siempre aparecen sobre fondos paisajísticos engarzados por su característica paleta de ocres, pardos, grises, rosas, azules y amarillos.