scorecardresearch

Nicolás Castellanos, candidato oficial al Nobel de la Paz

J.B.I./Ical
-

Presentó ayer su libro 'Memorias, vida, pensamiento e historia de un obispo del Concilio Vaticano II'

Nicolás Castellanos, candidato oficial al Nobel de la Paz - Foto: Óscar Navarro

Nicolás Castellanos ha sido nominado oficialmente al Premio Nobel de la Paz, después de que el comité  que concede los galardones en Noruega haya confirmado a través de un escrito que ha admitido la candidatura. Así se dio a conocer ayer en el acto de presentación de su libro Memorias, vida, pensamiento e historia de un obispo del Concilio Vaticano II en la Cámara de Comercio, con la presencia del propio obispo emérito, además del expresidente castellano-manchego y del Congreso de los Diputados, José Bono, y del arquitecto, escritor y humorista gráfico, José María Pérez González Peridis.

«Ha habido muchas gestiones y trabajo detrás para optar al Nobel de la Paz. El comité noruego así lo reconoce y nos ha comunicado que acepta la nominación y nos ha invitado a seguir trabajando en las adhesiones para la candidatura», indicó ayer Yolanda Domínguez, secretaria del Patronato de la Fundación Hombres Nuevos. 

Esta entidad, con sede en Palencia, promovió la postulación de Castellanos y también se impulsó en Bolivia desde el proyecto que encabeza «por toda la trayectoria» del sacerdote misionero por los pobres a través de distintos proyectos sociales y educativos. La candidatura también obtuvo el apoyo de la Diputación y el Ayuntamiento  aprobando sendas declaraciones institucionales. El comité noruego que otorga los Nobel exigía que las candidaturas estén avaladas por profesores universitarios de Derecho, Filosofía o Teología.

Nicolás Castellanos, candidato oficial al Nobel de la PazNicolás Castellanos, candidato oficial al Nobel de la Paz - Foto: Óscar NavarroPresentación del libro.

El obispo emérito de Palencia y premio Príncipe de Asturias de la Concordia, afirmó ayer que «la Iglesia es la institución con más credibilidad en Bolivia» porque en ese país está «totalmente con la gente, con los pobres, con los que peor lo pasan», lo que consideró que «no es así en España». 

Lo hizo con motivo de la presentación de su libro Memorias, vida, pensamiento e historia de un obispo del Concilio Vaticano II', donde explicó que ha querido plasmar «un latido fuerte de amor, solidaridad, fraternidad y sinolaridad». «El libro está dedicado a quien ha tenido contacto conmigo», añadió Nicolás Castellanos, un obispo del Concilio del Vaticano II que se considera «un servidor no apegado al poder, sino al evangelio, a Jesús, al servicio a los pobres». También, opinó que el actual obispo de Palencia, Manuel Herrero, está «comprometido y cercano» con el mandato del Papa para que «todos sean cercanos».

Nicolás Castellanos quiso compartir con todos sus lectores los contenidos de su pedagogía de vida diseñada y aplicada a lo largo de su existencia humana, creyente, social, cultural y evangelizadora. «Escribir mis memorias ha sido un tiempo de reflexión, de encuentro, de gratitud, de reconocimiento al Dios de la vida y del amor, que nos ama locamente y a todos los que se han cruzado en su camino, que tienen nombre y rostro en su pensamiento y en su corazón», dijo.

Con prólogo de José Bono, en el libro Castellanos comparte su itinerario y trayectoria vital, «con muchas torpezas y debilidades», como él mismo dice, pero también «mucha pasión, oración, amistad y utopía». En usn sencillo relato de las memorias se presenta «la peripecia humana de una persona normal que desea acercarse compañeros de camino, donde aprendemos todos en reciprocidad».