scorecardresearch

Luis Piedrahita: "En Palencia el público es muy exigente"

Julia Rodríguez
-

El cómico y humorista visitará Palencia mañana para presentar su show 'Es mi palabra, contra la mía', un espectáculo que habla de que nadie está conforme con lo que le ha tocado, de los descontentos cotidianos y domésticos

Luis Pierdraita: "En Palencia el público es muy exigente"

Mañana se estrena en el Teatro Ortega, a las 19 horas, el show Es mi palabra, contra la mía de Luis Piedrahita. Este conocido humorista nos cuenta su trabajo y algún adelanto del espectáculo y  avanza que ya está preparando su próximo trabajo.

¿Cuáles fueron sus inicios en el mundo del humor?

Estudié periodismo y me especialicé en guion. Todo lo que escribía tenía una tendencia irrefrenable a la comedia. Cuando terminé la carrera empecé a trabajar en un programa de televisión rarísimo, en el que se emitía una cosa que nadie sabía lo que era, los monólogos.  El programa estaba empezando y nadie lo conocía, era la primera temporada de El club de la Comedia. 

A mí me contrató un señor muy trabajador e ingenioso, bajito y pelirrojo llamado Pablo Motos. Sucedió hace 23 años, desde ahí, junto a él, empezamos a escribir con algunos guionistas más el programa que harían actores y personajes conocidos del  momento y eso hizo que los monólogos, que en España no se conocían, se empezaran a poner de moda. Luego empecé a escribir para mí y me convertí en mi mejor cliente.

¿Qué le dijeron sus padres cuando les habló de que quería dedicarse a esto?

Llega un momento, en la infancia, en el que uno tiene que decidir quéestudiar. Mi padre me dijo: «Mira Luis tu estudia lo que quieras, lo que te apetezca, de verdad, económicas o empresariales, de esas dos la que tú quieras»; yo pensé que tenía que haber alguna otra opción. En aquella época estaba muy de moda un periodista y empresario muy famoso, Pedro J. Ramírez, y lo bueno que tenía es que era periodista pero parecía un banquero , siempre vestía con tirantes y camisas de rayas y cuello blanco, la verdad  es que parecía un broker de bolsa. Yo le dije a mi padre: «Quiero ser periodista como PJ», y yme respondió: «pues sí porque eso es casi como un señor de banca».

¿Qué sensaciones tiene al subirse a un escenario?

Al principio tengo la expectación de ver qué público me ha tocado hoy. En Palencia yo sé que el público es muy exigente pero muy agradecido, les gusta mucho la gamberrada pero también el chiste ingenioso, entonces voy tranquilo porqué se que lo vamos a pasar muy bien. Además es mi show favorito de todos lo que he  hecho en Palencia y  los que he hecho en mi vida.

¿Es un trabajo sacrificado?

Es más sacrificado de lo que parece pero menos sacrificado que otros trabajos. Tienes que estar durante muchísimas horas, meses y años escribiendo lo que vas a contar y viajar por el mundo para contarlo. Mucha gente se sorprende y me pregunta cómo puedes aprenderte todo eso de memoria¡. Hombre saberme un texto de hora y media de memoria es lo menos difícil de lo que se va a ver, el hecho de estar hablando sin callarte durante todo ese tiempo es un reto físico interesante, ahí está lo complicado.

Sus shows suelen tener nombres muy ingeniosos.¿Por alguna razón en particular?

Me gusta que el nombre funcione, no como en las películas que es una descripción de la narración. Si esa frase te hace cosquillitas en el cerebro, te despierta curiosidad, te hace sonreír o reflexionar, que sepas que es una biopsia de lo que vas a encontrar en el show.

¿Alguna anécdota graciosa en algún show?

Recuerdo una vez que una señora muy embarazada entró al teatro, muy muy embarazada, todos la vimos porque estaba tremendamente embarazada, se sentó en la butaca y en medio del show vi que había como un revuelo y es que debió romper aguas por la risa, no vimos al niño nacer pero fue muy divertido porque yo siempre digo que en mis shows la gente se muere de risa, pues esta fue la primera vez que alguien nacía de risa.

¿Le gusta improvisar o es más de seguir el texto?

Soy un humorista muy de guión, de llevarlo todo escrito pero siempre hay que tener un plan para abandonarlo a la primera de cambio con la improvisación. 

 

¿Nos puede adelantar algo?

El show habla de que nadie está contento con lo que le ha tocado, nadie está contento con su edad, su aspecto, su sueldo, su suerte, pero a pesar de esto es el show más optimista que he escrito en mi vida porque descubrimos un botón que si lo pulsas desactivas todos los descontentos cotidianos, ese botón es el humor.

¿Qué les diría a la gente para  animarles a ir?

No les diría nada. A mí me parece que el humor es como el amor,; se trata deuna llamada silenciosa a la que uno tiene que acudir sin que se lo exijan, uno no debe andar exigiendo un beso o una palabra bonita, tiene que suceder. Lo que sí puedo dar es un conseo; tienen que venir orinados de casa para no tener un incidente en las butacas.