La cosecha, imagen veraniega del campo

David Herrero (ICAL)
-

El presidente de la Junta Agropecuaria de Paredes de Nava, César Infante, califica de «buena» la campaña, con una producción media de 4.000 kilos por hectárea

La cosecha, imagen veraniega del verano - Foto: Brágimo

E l agricultor y presidente de la Junta Agropecuaria Local de Paredes de Nava, César Infante,  califica de «buena» la cosecha, con una una producción media de 4.000 kilos por hectárea en Tierra de Campos». En declaraciones a la Agencia Ical, explica que las altas temperaturas de la segunda quincena de mayo, cuando el campo estaba en proceso de pasar de verde al color limón de los cereales, «el calor provocó que pasara directamente a seco, por lo que mermó un 15 por ciento la producción, que se traduce en unos 500 kilos por hectárea». Aun así, afirma que no deja de ser «una buena cosecha». Por cultivos, puede que sea mejor año para la cebada que para los trigos y las avenas.
Infante, con una explotación de 1.100 hectáreas repartidas por Villalumbroso, Becerril de Campos, Paredes y Fuentes de Nava, señala que labra alfalfa, beza, girasol, avena, cebada y trigo. Todo ello para hacer una rotación y una agricultura profesional. 
sacrificio. «El campo no tiene ni puertas ni ventanas y el que se esfuerza lo consigue». Aun así, deja claro que «no es más inteligente el médico, el abogado o el periodista que el agricultor, porque cualquier persona alejada del mundo del campo no va a saber llevar a cabo las labores propias del sector, aunque se diga desde fuera que «ser agricultor es muy fácil y solo consiste en recibir ayudas». Una creencia falsa que se ha extendido al «no saber explicar bien» el funcionamiento del ámbito agroganadero y «el sacrificio que supone la actividad primaria», apostilla.
La cosecha, imagen veraniega del veranoLa cosecha, imagen veraniega del verano - Foto: BrágimoRelata que «trabajan todo el año», en contraposición de las acusaciones que se vierten hacia una ocupación de solamente tres meses al año, a lo que se suman las dificultades de la compra de maquinaria, seguros e inversiones para el funcionamiento de la explotación. Además, en su caso, al poseer rotación de cultivos, tiene «faena constante», de la mano de temporadas de cosecha, siembra y labores en las naves o mantenimiento.
La agricultura debe ser profesional y debe primar la rotación para buscar la calidad y la productividad. Motivo por el que detalla que labra tierras con alfalfa, beza, girasol, avena, cebada y trigo, ya que hay que «tener variedad». No obstante, además de la obligación de la PAC para sembrar tres cultivos diferentes, argumenta que «hay que tener un poco de todo y poder rotar».
Así tiene que ser la agricultura para poder luchar contra la «crítica feroz de la ciudad hacia este mundo, al meter a todos en el mismo saco», con el objetivo de gestionar de mejor forma las ayudas y subvenciones y poder así potenciar esa profesionalización tan buscada para el campo, que «debe ser un atractivo para las generaciones jóvenes de los pueblos», apunta.
Y es que Infante puntualiza que el tractor y la empacadora que emplea valen 300.000 euros, mientras que la tonelada de paja se paga a 30 euros. Por eso «hay que hacer un poco de todo y sacar adelante y rotar diferentes cultivos». Al final, es una cadena de producción conformada por aspectos «muy evidentes en el ámbito agrario», pero que «muchos niños y adultos obvian, mientras que solo asocian a estas labores con la entrega de ayudas y subvenciones». Una realidad «desvirtuada al no haberse sabido explicar el funcionamiento real del sector primario,  vital para la economía de la zona», recalca.
MAQUINARIA E INCENDIOS. Los tractores y las empacadoras son importantes, pero sin la presencia de una cosechadora la acción de esta época del verano no tendría sentido. De ese modo, el responsable de la cosechadora, Sergio Hoyos, traslada que este año parece que «se han dado las condiciones más adecuadas para la labor».
Antes las habituales escenas de pequeños fuegos, afirma que los conatos de incendios en las tierras de cultivo «están a la orden del día, porque las cosechadoras no dejan de ser maquinaria grande donde actúan rodamientos, cadenas y demás elementos que son los responsables de que se pueda producir una inevitable chispa».
Aun así, comenta que «cada vez son menos los incendios que tienen lugar a causa de la acción de una cosechadora, aunque está claro que los hay». Respecto a la obligatoriedad de estar dotados de mochilas contraincendios, extintores y batefuegos, deja claro que «a altas temperaturas y con la posibilidad de viento, el incendio puede saltar de un lado a otro, por lo que una mochila de 50 litros no puede evitar esa problemática».
Hoyos critica la suciedad y la maleza de los arroyos y cunetas, y es que «si los caminos y lindes estuvieran limpios actuarían de cortafuego natural y evitarían que se pudiera extender a otras zonas cercanas», asevera.
Sin dejar de lado la maquinaria y en consonancia con su compañero, Infante explica que se pueden evitar incendios con un mantenimiento, una limpieza diaria y una revisión de rodamientos y poleas viejas. En ese sentido, aclara que la empacadora también puede producir algún fuego al pillar algún canto o por causa del alguna cuchilla o elemento defectuoso. «La mejor prevención es el mantenimiento», incide.
JUNTA AGROPECUARIA. Infante, en calidad de presidente de la Junta Agropecuaria de Paredes de Nava, afirma que siete personas en el  órgano rector  representan a todos los ganaderos y agricultores del municipio. Subraya que posee patrimonio y recauda dinero para comprar maquinaria o instalar bebederos para los animales, entre otras acciones, de la que se benefician todos los socios de la misma.
Desde la Junta gestionan el coto de caza, con 10.000 hectáreas, del que se aprovechan los propios cazadores del pueblo, ya que «no se quiere sacar a subasta, aunque obtuvieran mayor número de ingresos con esa fórmula». 
La  Junta Agropecuaria se involucrar en cualquier problema o inconveniente que puedan tener los agricultores o ganaderos del pueblo, así como en gestiones relacionadas con las administraciones o diversos tramites derivados de la actividad.