scorecardresearch

Convive semanas con el cadáver de su gemela en Salamanca

SPC
-

La vecina de la comarca de La Armuña, de 78 años, vivía en condiciones insalubres, rodeada de basura, sin luz, agua corriente ni calefacción, y tuvo que ser traslada por los servicios sanitarios antes del levantamiento del cuerpo

En la localidad salmantina de Arcediano, una mujer convive durante semanas con el cadáver de su hermana gemela. En la imagen la guardia civil en la calle de la vivienda. - Foto: David Arranz (Ical)

Una mujer de 78 años convivía desde hace semanas con el cadáver de su hermana gemela en su casa del salmantino municipio de Arcediano. Otro hermano de ambas fue quien descubrió la situación sobre las 21.30 horas de este lunes y dio aviso al Servicio de Emergencias 1-1-2 de Castilla y León. 

En la vivienda se encontró con una de ellas fallecida y la otra con signos de estar padeciendo algún trastorno mental. Hasta el lugar se desplazó una patrulla de la Guardia Civil y efectivos sanitarios de Sacyl.

Según pudo saber la Agencia Ical, la mujer vivía en condiciones insalubres en su antigua vivienda del pequeño municipio de La Armuña. Rodeada de basura, sin luz, sin agua corriente ni calefacción, y con innumerables crucifijos por las estancias, pues, según conocían los vecinos, es una ferviente creyente religiosa. A pesar de encontrarse con el cuerpo sin vida desde hace varias semanas, e incluso un par de meses, según fuentes cercanas al caso, aún no había comunicado el fallecimiento de su hermana gemela.

Unos 45 minutos después del hallazgo, sobre las 22.15 horas, los servicios sanitarios se llevaron a la mujer para revisar su estado de salud y practicar una primera evaluación psiquiátrica para determinar las causas médicas de su comportamiento. Poco más tarde, el juez procedió al levantamiento del cadáver, cuya autopsia revelará las causas exactas del hecho luctuoso.

El suceso registrado este lunes en Arcediano, de apenas un centenar de habitantes, generó cierto revuelo entre los vecinos, que se acercaron al exterior de la vivienda para conocer los detalles de lo ocurrido. Sobre las 23.30 horas, la última patrulla de la Guardia Civil abandonó el lugar de los hechos, dejando a algunos miembros de la familia en el interior de la vivienda.