scorecardresearch

Palencia contabiliza 103 muertes laborales desde el 2000

Alberto Abascal
-

Dos trabajadores fallecen en los dos primeros meses de este año, uno en el sector de la construcción y otro in itínere

Imagen de archivo de la evacuación de un herido en un accidente laboral ocurrido recientemente en la capital. - Foto: DP

La celebración hoy del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo debe servir para recordar que la accidentalidad laboral y las enfermedades profesionales aparecen porque en un buen número de ocasiones no se cumple con la normativa ni con la propia Ley de Prevención de Riesgos Laborales. 

El sindicato Comisiones Obreras ha elaborado una estadística completa en cuanto a la mortalidad en el puesto de trabajo en la provincia de Palencia. Según las cifras que maneja, desde el año 2000 (primer año con estadísticas registradas) han fallecido en la provincia 103 personas por accidente laboral (13 in itínere), lo que hace una media de 4,68 víctimas por año. Los años 2000 y 2021 han sido los peores años (nueve víctimas cada uno) en este particular ránking negro; en 2008 hubo ocho víctimas mortales (cuatro in itínere), en 2020 siete (dos in itínere) y en 2004 otras siete.

Entretanto la actualidad indica, según los datos oficiales, que en los dos primeros meses de este año (solo se conocen los registros de enero y febrero) en Palencia han fallecido dos personas por accidente laboral. El primero se produjo el 22 de noviembre de 2021 después de que un trabajador sufriera una indisposición al llegar a su puesto de trabajo en Villamuriel de Cerrato. Sin embargo, el fallecimiento del operario se produjo ya dentro de 2022, por lo que entra en la estadística de este año como siniestro in itínere. 

El segundo accidente laboral mortal se registró el 16 de febrero en una construcción en Venta de Baños después de que un trabajador se desvaneciera al concluir la jornada laboral, según confirmó a este periódico el secretario de Organización y Salud Laboral de Comisiones Obreras, Juan Carlos González.

Por lo demás, los datos oficiales indican que en los dos primeros meses del año, además de los dos fallecimientos registrados, se produjeron 276 accidentes en distintas actividades, de los que 274 fueron leves y uno grave. 

Asimismo, de los 276 accidentes, 153 se registraron en el sector servicios, 75 en industria, 36 en la construcción y 12 en el agrario, a los que habría que sumar los 32 accidentes en itínere con baja, para totalizar 308 siniestros laborales. A esta cifra habría que añadir otros 353 accidentes contabilizados que no necesitaron la baja.

IN ITÍNERE. Según Juan Carlos González,  a tenor de los datos correspondientes a los dos primeros meses del año, los accidentes de trabajo con baja han aumentado un 13,11% respecto al mismo período del año anterior y este aumento de la siniestralidad, la mayor del cómputo de la región, se ha notado en todos los sectores salvo en industria, así como en la siniestralidad in itínere (aumento del 6,67%). El secretario de Organización y Salud Laboral de CCOO, Juan Carlos González, indicó que estas cifras evidencian una siniestralidad que tiene su origen «en la ineficacia o inexistencia de unas mínimas condiciones de seguridad. Por ello, debe existir un compromiso firme por parte de los empresarios con la seguridad y la salud, así como con una adecuada y estricta vigilancia del cumplimiento de la normativa por parte de las diferentes administraciones y organismos con competencias en prevención de riesgos laborales».

A juicio de CCOO, «estos datos muestran una vuelta a los niveles de siniestralidad previos a la pandemia, destacando negativamente el incremento en los sectores de construcción y servicios, que son aquellos en los que se concentran los mayores índices de temporalidad, rotación y precariedad y consecuentemente una mayor exposición al riesgo por temor a la no renovación del contrato». 

«Además, esta elevada temporalidad dificulta la vinculación con la formación de las personas trabajadoras en esta materia. En definitiva, un alto porcentaje de este segmento de la población trabajadora se encuentran en una situación de extrema vulnerabilidad», añade.

Cabe recordar que durante el pasado, en Palencia se produjeron  un total de 4.373 accidentes de trabajo, de los cuales 2.389 fueron sin baja, un 3,04% menos que en 2020 y 1.835 con baja, siendo 149 in itínere, lo que supone un incremento con respecto al año 2020 del 17,33%.

De los 52 accidentes mortales registrados en Castilla y León, el 15,38% correspondieron a Palencia. Asimismo, se registraron 47 enfermedades profesionales, siendo 19 con baja y 28 sin baja.

Solo el 13% de los sanitarios contagiados por covid tienen reconocido el accidente laboral

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) denuncia que solo el 13,27% de los contagios de covid-19 entre los profesionales sanitarios de España, es decir 28.240 (hasta febrero de 2022), se consideran accidentes de trabajo.

Asimismo, alerta de que el 10% de los sanitarios contagiados son casos de covid persistente, de un total que sumaba 217.988 confirmados a 11 de marzo de 2022.

CSIF da a conocer estos datos, coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, que se celebra en la jornada de hoy.

En este momento, en Castilla y León son cerca de un millar -concretamente 936- los profesionales de Sacyl que están infectados por el covid-19 y de baja laboral. La Junta cifra en más de 17.200 trabajadores de Sacyl que se han contagiado, confirmados con prueba diagnóstica. No obstante, CSIF estima que más de 40.000 profesionales de Sacyl han estado contagiados por covid desde marzo de 2020, ya que en muchos casos no se han hecho pruebas. Del millar actual, 327 de los trabajadores de Sacyl contagiados es personal de enfermería, 179 facultativos o 143 TCAEs.

Por provincias, en Ávila hay 41 contagios, en Burgos 107, en León 240, en Palencia 78, en Salamanca 110, en Segovia 22, en Soria 40, en Valladolid 213 y en Zamora 85.

Por otra parte, CSIF reitera la importancia que tiene la seguridad y salud de las personas trabajadoras a cualquier edad.

«El trabajo es un derecho y un deber social, pero no debería de ser un peligro o foco de enfermedad por las condiciones de trabajo precarias», señala el manifiesto del sindicato independiente.

Los altos índices de siniestralidad laboral, a juicio de CSIF, revelan una deficiente gestión preventiva, ya que el año 2021 se cerró en España con 572.448 accidentes con baja, lo que supone un aumento del 17,9%, de los cuales 3.702 accidentes fueron graves y 575 accidentes fueron mortales. Por sexo, un 72% de los accidentes en jornada con baja afectó a varones y un 28% a mujeres.