scorecardresearch

Palencia lidera el ranking nacional de contagios por tularemia

Rubén Abad
-

De los 184 casos contabilizados en el país por la plaga de topillos de 2019, 161 se registraron en la provincia, especialmente en Tierra deCampos. Asaja urge declararla enfermedad profesional

Palencia lidera el ranking nacional de contagios por tularemia - Foto: Óscar Navarro

Tres largos años han tenido que esperar los profesionales del campo palentino para conocer la incidencia real de la plaga de topillos que asoló la provincia en 2019 y que se tradujo, según ya datos oficiales de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, en 161 casos de tularemia en la provincia de los 184 que se produjeron en el conjunto nacional (180 en Castilla y León). Esto coloca a Palencia a la cabeza nacional, con nueve de cada diez contagios declarados en el conjunto de España, el 87,5 por ciento concretamente.

El de los topillos -y aparejados a ellos, la tularemia- es un problema recurrente en la provincia, como así lo demuestra la evolución histórica que ayer hizo pública Asaja Palencia [gráfico adjunto], que cifra las pérdidas a nivel provincial en 18 millones de euros «que han salido de las costillas de los agricultores de la provincia que, además, siempre son los más afectados por la tularemia», manifiesta su presidente provincial, José Luis Marcos.

Según los datos que maneja la organización agraria, en 1997 y 1998, la tularemia se manifestó en las liebres (151 casos provinciales y 589 en Castilla y León). Diez años después llegó «la mayor explosión de topillos conocida hasta ahora», que se saldó con 320 casos en Palencia (660 en Castilla y León), sumando los datos de 2007 y 2008. En 2014 volvió a producirse una elevada incidencia asociada a la presencia masiva de este pequeño reoedor, con 67 infecciones (95 a nivel autonómico).

Palencia lidera el ranking nacional de contagios por tularemiaPalencia lidera el ranking nacional de contagios por tularemia

La peor parte se la llevó Tierra de Campos. «Si se realizara dicha acotación se magnificaría el dato y, si además se tuviera en cuenta el número de agricultores y ganaderos infectados respecto del total, se vería la realidad de la dimensión del problema», afirma Marcos. Este urge la declaración de la tularemia como enfermedad profesional en el gremio agrario, acogiéndose a una investigación de Universidad de Valladolid que corrobora que los topillos son el principal transmisor de la tularemia en Palencia. «En momentos de mucha población la incidencia de la enfermedad también aumenta. Es decir, cuantos más topillos, mayor porcentaje de ellos tiene tularemia», reza el estudio.

«La tularemia tiene una dimensión importante que no se está valorando suficientemente, máxime cuando es una enfermedad que no se cura en un plazo corto. Generalmente los infectados tienen recaídas durante años con fiebre, dolores articulares y falta de fuerza en las extremidades».

ACTUACIONES

Palencia lidera el ranking nacional de contagios por tularemiaPalencia lidera el ranking nacional de contagios por tularemia

La tularemia es, a juicio de Asaja Palencia, motivo más que suficiente para que se dejen de «banalizar» las sucesivas plagas de topillos, que tarde o temprano regresarán a la provincia. «Estamos acostumbrados a lidiar con el tiempo y a que vengan cosechas mejores y peores, pero en este caso  hablamos de un problema serio de salud», manifiesta Marcos.

Frente a ello, la administración ha actuado con la colocación de cajas nido que han resultado, según Asaja, «notoriamente insuficientes», y se ha actuado en las huras. «Ahora quieren que se actúe una a una, y eso es inviable», señala Marcos, quien quiere conocer el dinero público que se ha invertido en el estudio de esta especie y en las actuaciones para contener la plaga por parte del Instituto Tecnológico Agrario deCastilla y León (Itacyl).